Nose Art

Durante toda la historia de la humanidad, los guerreros, particularmente los de origen noble, han decorado sus instrumentos de combate, desde tallar sus armas hasta comprar armaduras especialmente diseñadas. Esto era muchas veces para asustar a sus enemigos.

A principios del Siglo XX, al aparecer los aviones en el campo de batalla, esta tradición llegó a extremos como pintarlos de rojo u otros colores chillones. Pero una de estas prácticas perduró más allá de ese y otros conflictos: lo que en inglés se conoce como nose art, o "arte de nariz". Es decir, pintar con diversos motivos los morros de los aeroplanos de combate.

Sin embargo, no fueron los estadounidenses los primeros en hacerlo, aunque luego lo hayan hecho famoso. Según se sabe, fueron los alemanes y los italianos los primeros en hacerlo. Las primeras pruebas de esto datan de 1913: un monstruo pintado en la nariz de un hidroavión italiano. Los alemanes, por otra parte, a finales de la Gran Guerra comenzaron a pintar bocas con dientes en los morros. La costumbre se extendió de país en país, y luego nadie pudo parar.

 

Dos ejemplos de la Gran Guerra: bimotores belgas en septiembre de 1917. El primero lleva a Chaplin, en un curioso contraste. El segundo carga una cabeza de Medusa. En esas épocas de combates cerrados, el noseart y otros tipos de decorados realmente decían mucho, ya que eran muy visibles por el oponente: podían amenazar, servir para identificar aces, etc. etc.

 

Sin embargo, no hay duda de que la edad de oro del nose art fue la Segunda Guerra Mundial, y que los estadounidenses fueron los más prolíficos. Sin embargo estas ganas de expresarse por parte de pilotos y personal de mantenimiento llegó a casos muy subidos de tono. Lo que comenzó pintando leyendas ofensivas hacia el enemigo, las mascotas de la unidad o algún lema o motivo gracioso o irónico terminó llegando a la realización de verdaderas obras eróticas. Al comienzo los oficiales toleraron estos dibujos algo obsenos y provocativos, ya que suponían un aumento para la moral de muchos pilotos que no tenían un futuro muy prometedor (como los de los bombarderos).

Hay que tener en cuenta que el nose art de los aviones de la entonces USAAF es tan conocido porque los otros dos servicios, la Marina y Marine Corps, no permitían pintar las narices de sus aviones. En agosto de 1944, la USAAF emitió la regulación 35-22 que trataba de "bajar los humos", permitiendo el nose art pero intentando hacerlo más decente.

Finalmente prohibidos, por mucho tiempo el nose art desapareció, hasta que en fechas más recientes, otras naciones, además de los Estados Unidos, han permitido que sus pilotos, mecánicos y demás personal involucrado dejen a veces sus marcas en los aviones que utilizan.

Aquí podremos ver algunas muestras de dicho arte.



Volver a Varios

Secciones
La historia de las bocas de tiburón en la Segunda Guerra Mundial
Las bocas de tiburón en la actualidad
Las bocas de tiburón en el A-10

Share |