Fusil de asalto AUG

Usuarios internacionales

No solamente Austria usa el AUG dentro de sus fuerzas armadas y de seguridad. Esta familia de armas se ha extendido a las partes más insospechadas del mundo.

La producción del AUG comenzó en 1978 y desde esta fecha la línea de fabricación de Steyr se ha mantenido ocupada con el suministro del arma a muchas naciones del mundo. La fabricación continúa en la actualidad sin signos aparentes de disminución del mercado, por lo que el AUG parece tener un largo futuro previsible.
La cuidada ergonomía del diseño permite que el soldado no solo sostenga su fusil mientras ocupa una mano en otros menesteres, sino que en caso de emergencia puede usarlo con relativa facilidad con una sola mano. A esto contribuye grandemente el balance del arma.

Ya en 1978 fue adoptado por Túnez, y dos años después, fue elegido como fusil reglamentario por el Ejército de Arabia Saudita. En 1981 comenzó a prestar servicio en la Guardia Real del Sultanato de Omán, para un año después pasar a servir en todas las fuerzas armadas de ese país.

En 1984 fue comprado para su ejército por Camerún, y en 1985 se comenzó a fabricar bajo licencia en Nueva Gales del Sur por la empresa Australian Defense Industries Ltd, para las FFAA de Australia. Un año más tarde fue elegido por Nueva Zelanda, y en 1987 tanto Ecuador como Irlanda decidieron adquirir el AUG para sus ejércitos. Finalizando la década de 1980, Malasia puso una orden por 100.000 ejemplares, para luego comenzar a fabricarlo bajo licencia.

Ese mismo año, tanto Indonesia como Pakistán, al finalizar concursos oficiales, lo pusieron en la cima de las clasificaciones. Mucho más tarde, a mediados de la década de 1990, Luxemburgo lo adquirió para su fuerzas armadas. Portugal también lo encontró más que aceptable. En España, participó de las pruebas para reemplazar al CETME, pero a pesar de su excelente performance, en este país fue elegido el G36 de H&K.

Sin embargo, no solamente como fusil reglamentario ha encontrado el AUG una fuerte expansión. Diversos cuerpos especiales lo utilizan, aunque el resto del ejército no lo haga. Es el caso de las Fuerzas Especiales Italianas y de sus paracaidistas. También los SEAL estadounidenses suelen usarlo, así como la Fuerza de Defensa de las Islas Malvinas. Se lo ha utilizado en Dinamarca, Marruecos, Noruega y Venezuela. Incluso hay fuentes que afirman que el Ejército Argentino utilizó algunos ejemplares durante la Guerra de Malvinas de 1982.

Finalmente, el AUG ha encontrado espacio en muchos cuerpos policiales y de seguridad interna de todo el mundo. Es muy apreciado por los equipos SWAT de EE.UU., que han comprado muchos ejemplares. También puede vérselo prestando servicio en la policía de frontera de este país, que colabora con la DEA y el FBI en la captura de narcotraficantes, entre otros asuntos. Prácticamente todos los países que lo compraron para sus ejércitos, terminaron comprándolos también para sus unidades policiales.

Desde el inicio de su producción, el AUG no ha dejado de ensamblarse en ninguna parte del mundo. Es muy probable, por lo tanto, que este futurista sistema de armas siga prestando servicio en todos estos países por mucho tiempo, y tal vez en algunos más en el futuro cercano.

Un ejemplo del mercado de exportación: Australia

Australia fue uno de los primeros estados importantes en adoptar el AUG como fusil de asalto reglamentario para su ejército. Sin embargo, no fue algo sencillo para el diseño.

Cuando las primeras pruebas comenzaron, mucha gente era escéptica acerca de la performance de este fusil de plástico. Se dice que el costo de testear el arma para el Ejército Australiano fue tan grande como el del desarrollo del arma en sí. Fue, según parece, el primer testeo sistemático "de tortura", exponiendo al arma a condiciones realmente infernales.

Durante este período, los fusiles fueron disparados estando sumergidos en agua. Se los enterró en barro por días, para luego sacarlos y dispararlos sin previa limpieza, probándolos así en las condiciones más terribles de servicio. Se llegó a extremos tales como colocarlos en hornos por días enteros, para luego dispararlos con el fin de descubrir las fallas de cualquier pieza individual. Se utilizó munición con doble carga de pólvora, para probar la fortaleza interna del mecanismo de disparo. Brutalmente, hasta se clavaron varillas de metal en el cañón, pero el AUG, incólume, siguió disparando.

Tal vez la prueba más representativa del proceso, y la más pragmática y directa, fue la de presión. Se suele decir que a un AK-47 puede pasarle un tanque por encima, y que el arma seguirá funcionando. Pues bien, para probar la fortaleza del AUG, un Unimog (conocido camión utilitario militar) pasó por encima de un prototipo unas 30 veces. Según se dice, en ese momento una pieza chasqueó o se rompió. Sin embargo, para sorpresa de muchos, el fusil siguió disparando como siempre.

Finalmente el AUG fue probado en uno de los climas más duros de la Tierra: el desierto australiano. Es por eso que se habla tan a favor de la confiabilidad del AUG, que muchos comparan, no sin razón, con la de los fusiles Kalashnikov. Habiendo probado esto, el AUG se comenzó a producir bajo licencia en Australia, para abastecer a su ejército. Allí se lo conoce con el nombre F-88 y está fabricado bajo licencia por la compañía Australian Defense Industries Ltd.

Las grandes ventajas del AUG

Ya podemos percatarnos de que el AUG es un fusil de asalto de los mejores del mundo. Detrás de su línea futurista, que a más de uno puede sugerirle un fiasco, hay en realidad un arma soberbia.

El AUG ha superado cualquier prueba conocida en el campo de las armas automáticas, de manera que su fama de frágil debería desaparecer, o por lo menos continuar solamente dentro de las series y películas de bajo presupuesto o mal argumento. Nos encontramos ante un arma supercompacta pero fácil de manejar y disparar. Liviana, pero al mismo tiempo confiable, que maneja en sus escasas dimensiones muchos detalles, como por ejemplo el kit de limpieza integrado a la culata.

Sin embargo hay una ventaja que trasciende a todas las demás, como el cargador transparente o los pequeños detalles de fabricación. Y esa ventaja básica es el diseño modular, que desde el principio elimina muchos problemas de logística y de entrenamiento. El ingenio de sus creadores está principalmente en este punto: saber pensar un arma no desde sus partes sueltas, sino desde un punto anterior, que son las necesidades del soldado y de las mismas FF.AA. Todo lo demás, es el resultado lógico de ingenieros y diseñadores astutos y eficientes en su trabajo.

En la actualidad, se puede argumentar sobre si el AUG es o no el mejor fusil de asalto del mundo. Otros modelos, como el G36 o el SiG 550, tienen una excelente reputación de confiabilidad y precisión. Pero no podemos olvidarnos nunca que el AUG fue un pionero, surgiendo a finales de los ‘70s en un campo en el cual todavía se pensaba si los polímeros eran o no la solución; el diseño austríaco lanzó una gran afirmativa, que pronto demostró con hechos.

Es por eso que se puede decir que el AUG fue, hace ya muchos años, el fusil de asalto que todo el mundo quiere tener hoy, o incluso, mañana.

<< página 1
< página 2 >
< página 3 >
página 4 >>

 

Búsqueda personalizada

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto

<< página 1
< página 2 >
< página 3 >
página 4 >>