Misil balístico soviético SS-9 "Scarp"

El mayor misil ICBM del mundo no podía dejar de ser soviético. Comenzó a entrar en servicio (en su versión más primitiva) en 1965, dejándose su control a las Fuerzas de Cohetes Estratégicos de la URSS. Tenía tres etapas, utilizaba propelente líquido y control inercial.

Los soviéticos diseñaron y fabricaron tres versiones de este poderosísimo aparato, que podía arrasar países completos. Sin embargo, solamente el Modelo 4 entró en servicio efectivo en 1971, e incluso así, estuvo limitado a pocos ejemplares.

La forma general y aproximada del SS-9 es el de una botella. La primera etapa cuenta con seis toberas de impulsión y cuatro de corrección.

El SS-9 Modelo 1 tenía una sola ojiva de 25 megatones, una de las más grandes del mundo (los soviéticos llegaron a fabricar y detonar una de 60 megatones, pero nunca la pusieron en servicio).

El Modelo 2 entró en servicio al poco tiempo, pero solamente por un breve período. Su cabeza de guerra tenía una potencia de 20 megatones.

El Modelo 4, sin embargo, al ser un modelo más avanzado, tenía mejores prestaciones en general (alcance y CEP, principalmente), y además tenía un sistema de ataque con MIRVs de 3,5 megatones.

El Modelo 3 no es un modelo de ataque, sino que se trata de un vehículo experimental para pruebas. Con él se probaron sistemas de bombardeo orbital fraccionado (FOBS en inglés). El primer lanzamiento de un aparato de este tipo se realizó en 1966. En ese experimento, la etapa superior era una cuarta etapa, que funcionaba como vector suborbital de cabeza de guerra. Esta etapa extra se ponía temporalmente en una órbita cercana a la superficie terrestre. Sin embargo, luego de un tiempo de caída, un poderoso retrocohete se activaba, lanzando nuevamente a la cabeza de guerra al espacio.

La idea era utilizar este sistema para burlar e interferir los sistemas de defensa enemigos. En teoría, un misil de este tipo podía ser lanzado sin apuntar directamente a su objetivo, en una dirección cercana. Rebotando por la atmósfera, un ataque general de este tipo desorientaría al enemigo, no permitiéndole conocer el blanco de cada misil hasta el último momento.

El único problema era que se perdía gran parte de la precisión, pero esto podía solucionarse con la típica pragmática ruso/soviética: hacer más grande y potente la cabeza de guerra. Las pruebas para el FOBS duraron hasta 1971, pero no se sabe a ciencia cierta qué resultó de ellas.

El Modelo 3 también se conoce como F-1-r. Esta fue la principal arma antisatélites soviética de la época. La etapa final de maniobra podía, quemando cualquier tipo de combustible, atacar a los satélites estadounidenses (de comunicaciones o reconocimiento fotográfico), y destruir su red logística en el espacio.

Las cifras de SS-9 fueron bastante altas para tratarse de un arma tan masiva y poderosa. Su máximo fue de 308, entre los años 1972 y 1974. Luego fueron desapareciendo, y entre 1980 y 1981 fueron reemplazados por armas mejores, a razón de un SS-18 por cada SS-9. Sin embargo, algunos años más tarde todavía quedaban en el centro espacial de Tjuratam unas 18 plataformas operativas para el lanzamiento de los F-1-r.

 

Largo 34, 5 m (Mod 1 y 2); 35 m (Mod 4)
Diámetro 3,05 m
Peso (lanzamiento) 200 toneladas
Propulsor un cohete de combustible líquido
Alcance

11.000 km (Mod 1 y 2); 12.000 km (Mod 4)

CEP 2.740 m (Mod 1 y 2); 1.850 (Mod 4)
Cabeza de guerra un RV termonuclear de 25 megatones (Mod 1); un RV termonuclear de 20 megatones (Mod 2); MIRVs de 3,5 megatones (Mod 3 y 4)
Guía inercial
Propelente líquido
Lanzamiento silo reforzado, en caliente

 

 

 

Búsqueda personalizada

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto
Enlaces útiles
SS-3
SS-4
SS-5
SS-6
SS-11
SS-13
SS-14
SS-15
SS-16
SS-17
SS-18
SS-19
SS-20
SS-24
SS-25