Misil balístico táctico "Scud" (R-11/R-17)

El Scud es un misil táctico balístico de una sola etapa y de corto alcance. Utiliza propelente líquido. Es transportado y disparado por un TEL basado en un chasis MAZ-543 8x8. Este vehículo le da al misil una gran movilidad en carretera, además de reducir el número de vehículos de apoyo que suelen requerir estos sistemas. Por otra parte, su tracción le permite elegir posiciones de disparo que otros vehículos encontrarían difíciles.

El Scud fue diseñado para blancos como áreas ferroviarias de transporte, lugares de almacenamiento y campos de aviación. Tiene un alcance máximo de 300 km, y ha sido desarrollado en tres variantes: Scud A (S-1b), Scud B (SS-1c) y Scud D. La primera gran diferencia entre ellas es su sistema de guía y por lo tanto también su CEP.

El Scud A y B tienen un sistema de guía inercial rudimentario que usa tres giroscopios que resultan en un CEP de 450 metros. El Scud D tiene una terminal buscadora de radar activo para refinar el punto de ataque aproximado al blanco. Por lo tanto, el CEP se reduce drásticamente a unos 50 metros. La cabeza de guerra se separa del motor y los tanques de combustibles cuando el motor se apaga, lo que incremente su estabilidad y por lo tanto su puntería. Todas las variantes del Scud son capaces de llevar las mismas cabezas de guerra: HE, químicas y nucleares.

 

Un Scud B siendo cargado en su vehículo de lanzamiento.

Desarrollo

Hacia la mitad de la década de 1950, en la URSS se diseñaron algunos super cañones capaces de disparar proyectiles atómicos, como el Kondensator 2P, de 406 mm de calibre, o el Oka, calibre 420 mm. Ambos eran respuesta a programas similares de EEUU, cuyo cañón tenía un calibre de 280 mm. Sin embargo, estos gigantescos aparatos eran lentos y difíciles de transportar, a pesar de su peso relativamente pequeño (55 toneladas). Fue por eso que en 1954 la oficina de proyectos Korolev OKB-1 desarrolló el R-11, el primer misil balístico táctico soviético, capaz de llevar una cabeza nuclear.

El SS-1A "Scunner" fue introducido en 1957 como el modelo operacional original de la serie Scud, pero en la actualidad no está en servicio de primera línea en los países del antiguo Pacto de Varsovia, ya que es obsoleto. Era un arma muy poco capaz, comparada con los modelos actuales. Pesaba 4.400 kg. y podía llevar una cabeza de 40 kilotones (luego HE) a un alcance de 130 km. Su TEL era el chasis modificado de un tanque pesado Josef Stalin III, diseñado por la oficina Kirov, denominado 8K11.

El SS-1B "Scud A" fue introducido en servicio en 1965, y era un arma mucho más capaz de realizar su trabajo. Estaba originalmente diseñado para llevar una cabeza nuclear de 100 kilotones o una cabeza convencional de 1 tonelada de HE, al igual que el siguiente Scud B. Su principal amenaza era la posibilidad añadida de portar gran cantidad de agentes químicos o biológicos. Era un descendiente directo de las bombas voladoras V-2, desarrolladas en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Como su cabeza estaba unida al cuerpo del misil, al caer la aceleración era mayor y por lo tanto su velocidad de impacto era muy grande, dando relativamente poco tiempo para la alerta.

El SS-1C Scud B entró en servicio en 1970. Tiene un largo de 11,4 metros y pesa 6,370 kilogramos. Su propulsión, de un cohete de propelente líquido, le permite un alcance de entre 80 y 180 km con una cabeza nuclear, o entre 80 y 280 km con una cabeza de explosivo convencional o química. Su CEP es de 450 metros cuando se lanza al máximo de su alcance, pero disminuye si el blanco es más cercano; puede llevar cabezas nucleares de entre 40 y 100 kilotones o 1 toneladas de HE.

 

Su uso en combate y las versiones iraquíes

Los países árabes, grandes compradores de material soviético durante la Guerra Fría, no dejaron de comprar el Scud. Sin embargo fue Irak quien, con mucha diferencia, se hizo más famoso por su uso intensivo.

El primer uso en combate del Scud ocurrió en 1973, durante la guerra del Yom Kippur. Luego fue utilizado durante la guerra Irán-Irak de 1980-88. Durante este conflicto se lanzaron más de 360 Scud con diferentes niveles de imprecisión. Su actuación fue fiel a su reputación de ser altamente impreciso, con un CEP de 450 m. Las versiones iraquíes del Scud eran dos veces más imprecisas y en cinco pruebas seguidas por las fuerzas aliadas, no lograron un CEP inferior a 1.000 metros. El Scud y sus versiones iraquíes demostraron ser una útil arma de terror en la guerra Irán-Irak.

Saddam Hussein dedicó muchos esfuerzos a contruir una fuerza notable de misiles balísticos. Esto se debe a que era un atajo: le era difícil crear una fuerza aérea capaz de penetrar profundamente el territorio enemigo, al menos en poco tiempo. También se dedicó mucho a la artillería, pero los misiles le daban más alcance, justo el que quería para poder alcanzar Israel e Irán, naciones nada fáciles de atacar debido a su distancia y superioridad numérica, respectivamente.

Para mantener y expandir su stock de misiles, Hussein ordenó la producción de misiles de diseño propio, así como de infraestructura para el caso. Cuando invadió Kuwait en agosto de 1990, Irak era capaz de lanzar grandes cantidades de versiones modificadas del R-17 o SS-1C Scud B. La Unión Soviética le había vendido a Irak unos 36 MAZ así como 650 misiles Scud. De esta manera no era difícil encontrar los materiales apropiados.

Los iraquíes pusieron mucho empeño en aumentar los 300 km de alcance de los misiles Scud-B soviéticos. La estrategia usada fue reducir el peso de la cabeza de guerra y aumentar la capacidad de sus tanques de combustible. Además, el propelente se quemaba completamente durante la primera fase del vuelo, en vez de continuamente, como lo hacía el Scud soviético. Lo malo de esto era que, al quemar todo su combustible, la estructura se hacía inestable: la cabeza de guerra, relativamente pesada, y el pesado motor, no se equilibraban con los tanques vacíos, que quedaban en el medio. Es por eso que muchas veces se rompían en la atmósfera superior, lo que arruinaba su precisión a la hora de golpear el blanco. Por otra parte, lo hacía más difícil de interceptar, ya que su patrón de vuelo resultaba inestable. Irónicamente, parece ser que los misiles enviados a destruirlos en vuelo muchas veces fallaban a causa de que el bamboleo del misil era tan fuerte que lo hacía moverse de costado.

Los iraquíes tenían cuatro versiones: el Scud básico soviético (con 180 kilómetros de alcance), Scud de mayor alcance (con cabeza de guerra de la mitad del peso normal y alcance aumentado por el quemado rápido del combustible luego del despegue), la versión "Al-Hussein" (con alcance de 650 km, logrados al reducir la cabeza de guerra a 250 kg y aumentando la capacidad de combustible en un 15%), y la versión "Al-Abbas" (con un alcance de 800 km, logrados al reducir la cabeza de guerra a 125 kg y aumentando el combustible en un 30%). Esta última versión debido seguramente a su gran tamaño, solamente podía ser lanzada desde posiciones estáticas. Las demás, sin embargo, podían seguir utilizando lanzaderas móviles.

Varios Scud tuvieron que ser canibalizados para proporcionar los depósitos adicionales de combustible y otras piezas necesarias para construir las versiones iraquíes del misil. Debido a la mayor longitud de los misiles "Al-Hussein", éstos no podían transportarse sobre el vehículo transportador-erector-lanzador MAZ-543 del Scud, por lo que hubo de fabricar uno nuevo. Con el nombre de "Al-Waleed", era empujado por una unidad tractora Saab Scania y recordaba a un trailer con plataforma de carga baja. Los soviéticos suministraron a los iraquíes 36 TEL Maz-543, pero se fabricó un número no conocido de "Al-Waleed".

Sin embargo, sólo las versiones originales del Scud y las que sufrieron modificaciones mínimas fueron particularmente exitosas.

 



 

Su uso en la Guerra del Golfo de 1991

De acuerdo con el Departamento de Defensa de EEUU, los iraquíes habían construido cinco lugares fijos de lanzamiento con 28 lanzadores en Irak occidental, lo cual amenazaba gravemente a Israel ya hacia 1990. Pero, más importante, habían desarrollado una fuerza de TEL móviles usando transportes de carga civiles, llamados Al Waleeds y Al Nidals. Otros vehículos, incluyendo tanqueros y vehículos de misiles de repuesto estaban disfrazados como autobuses civiles. Las unidades de lanzamiento móviles habían ganado mucha experiencia en la guerra con Irán y eran capaces de preparar y lanzar sus misiles en menos de 30 minutos, mucho menos de los 90 minutos que, supuestamente, tardaban los soviéticos con sus unidades. Se habían desarrollado cabezas químicas para la versión Al Hussein. Las unidades lanzadoras regularmente se cambiaban de lugar, operando desde zonas urbanas, forestales o desde refugios acorazados en bases aéreas.

Un Scud siendo preparado para su lanzamiento.

Ni antes ni durante la guerra de 1990-91 pudo la inteligencia aliada obtener datos sobre las posiciones de lanzamiento iraquíes. Solamente se podían conseguir fotos de satélite que, incluso con la rapidez del sistema, se hacían obsoletas al poco tiempo, si los lanzadores eran móviles. Ni siquiera los inspectores que llegaron luego de la guerra pudieron encontrar documentos que dijeran algo sobre esos lugares.

Las partes importantes del arsenal no fueron encontrados hasta el 17 de enero de 1991: se trataba de los lugares más utilizados por los lanzadores móviles. Incluso en ese momento, éstos demostraron ser demasiado elusivos y sobrevivientes a la cacería. Aunque el promedio iraquí de lanzamientos semanales de Scuds modificados durante la Tormenta del Desierto (14,7 misiles por semana) era menor que la de la guerra Irán-Irak, y aunque los lanzamientos eran cada vez más raros hacia el final de la Guerra del Golfo, la destrucción verdadera de cualquier lanzador móvil iraquí, al menos por fuerzas aéreas aliadas de ala fija, es imposible de confirmar. Los aviadores de la Coalición reportaron haber destruido cerca de 80 lanzadores móviles, mientras que un número similar fue reclamado por las Fuerzas de Operaciones Especiales. Muchos de estos reportes sin duda son estimados en base a ataques que en realidad destruyeron objetivos situados en el área de lanzamiento, pero no necesariamente lanzadores. Pero muchos, si no todos, parecen haber sido señuelos, vehículos como por ejemplo tanqueros que tienen firmas de radar e infrarrojos que son imposibles de distinguir de las de los lanzadores móviles y sus vehículos de apoyo asociados.

Durante los 43 días de Tormenta del Desierto, cerca de 1.500 ataques fueron llevados a cabo contra objetivos asociados con la capacidad de fabricar y/o lanzar misiles balísticos. Cerca del 80% de los lanzamientos de Scuds durante ese período fueron hechos de noche. De esta manera, incluso un F-15E volando cerca de un blanco posible, del tamaño de un MAZ-543, tenía pocas chances de identificar y adquirir en su sistema de armas al vehículo antes de que encontrara un escondite. La evidencia más clara sobre esto se puede extraer de los datos de las 42 veces en las cuales los lanzadores de Scuds fueron observados visualmente por aeronaves que orbitaban cerca. Solamente en 8 casos de los anteriores fueron capaces los pilotos de adquirir visualmente el objetivo lo suficientemente bien como para lanzar sus municiones. Incluso teniendo en cuenta las largas distancias a las que los lanzamientos de Scuds podían observarse de noche, las naves como los F-15E y los F-16L (equipados con FLIR) experimentaron grandes limitaciones en sus sensores, lo que borraron literalmente sus posibilidades de encontrar lanzadores móviles iraquíes.

Aunque nadie parece saber cual fue el número exacto de Scuds disparados durante la Guerra del Golfo de 1991, el estudio más confiable, el del General Merril McPeak, de la USAF, indica que entre el 18 de enero y el 26 de febrero se dispararon unos 40 contra objetivos en Israel y 46 contra Arabia Saudita.

Aunque algunos misiles encontraron su blanco, las baterías de misiles antimisiles Patriot generalmente hacían el trabajo que no podían hacer los pilotos. Pocos Scuds lograron escapar a este sistema de defensa casi impenetrable. El gran temor de que llevaran cabezas de guerra nucleares o químico/biológicas no se hizo realidad, afortunadamente para la Coalición.

 

 

Búsqueda personalizada

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto