Lanzagranadas soviético RPG-7

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e7/RPG2_and_PG2_TBiU_37.jpg/300px-RPG2_and_PG2_TBiU_37.jpg
Un RPG-2. Se observa la simpleza del diseño así como también la munición. También es evidente la similitud con el Panzerfaust.

Un RPG-7, más evolucionado.

Descripción

Originalmente, tanto el RPG-2, el RPG-4 (un diseño intermedio entre ambos) y el RPG-7 fueron diseñados por la Unión Soviética y manufacturados por la compañía Bazalt.

Como ya hemos mencionado, el RPG-7 es un arma antitanque descendiente de una línea de lanzadores soviéticos derivados del Panzerfaust, disparada desde el hombro, de un solo disparo casi sin retroceso, recargable y de avancarga (la munición se carga por la boca del arma). Esta característica pudiera parecer desfavorable; sin embargo no lleva mas de 14 segundos poder recargar y apuntar de nuevo. El sistema de ignición es mecánico, con un martillo activado externamente y un gatillo de acción simple.

El RPG-7 hereda del Panzerfaust la denominada "sobrecalibración". El problema de los lanzagrananadas y lanzacohetes es que tienen que comprometer la portabilidad con la potencia explosiva. Si se agranda la munición, se debe agrandar el tubo lanzador, haciéndolo más pesado y aparatoso. Pero si se mantiene la granada grande, montada sobre la boca de un tubo más pequeño, ésta contendrá más poder, con el defecto de que la velocidad de salida y la precisión tenderán a ser menores, ya que los gases de la combustión del cohete no lo impulsan desde el fondo del tubo. El RPG-7 se mantiene, así, como un arma de corto alcance y no muy precisa, pero sí poderosa.

 

El lanzador

La pieza principal del mismo es un tubo de acero de 40 mm de diámetro, en el cual se monta la munición. El lanzador es recargable, pesando en total unos 7 kg. y midiendo 953 mm de largo, sin contar el proyectil, llegando a unos 1340 mm cargado.

El lanzador tiene dos empuñaduras, de manera de aumentar el control del arma, dando más precisión. Justo antes del final del tubo hay una larga mirilla óptica de acero que permite hacer puntería básica, combinándola con la otra mirilla que está entre las dos empuñaduras. Estas mirillas pueden ser sustituidas con la mira de 2.7x de magnificación designada como PGO-7 o la telescópica UP-7V, la cual se monta sobre la segunda empuñadura. Finalmente, el lanzador se completa con un escudo de calor hecho de madera, que es donde se apoya el arma en el hombro del tirador. Esto impide que la llamarada se transmita al metal y de allí al tirador, produciendo quemaduras. Más atrás, un deflector de tipo embudo, diseñado para dirigir la llamarada provocada por la ignición en la parte trasera, no impide que el arma genere una peligrosa área de impacto de varios metros: como muchas otras armas, el RPG-7 no es adecuada para lucha urbana en ambientes cerrados.

Miembro de la Fuerza de Seguridad Iraquí armado con un RPG-7.
Dos RPG comparados, uno de ellos con una mirilla convencional abierta de acero el siguiente con la mira PGO-7.

De entre las muchas versiones, modelos y características adquiridas que esta arma puede ofrecer, he aquí los más comunes:

 

La munición

Si bien el arma es buena, su uso y efectividad depende también de la munición empleada. Las hay para todo tipo de blancos, pero más allá de las diferencias del caso, su estructura es muy similar.

El RPG-7 puede emplear una gran variedad de tipos de munición, como por ejemplo HEAT (High Explosive Anti-Tank, Alto explosivo antitanque [en ruso, PG-Protivotankovaya Granata]), antipersonal HE (Alto explosivo, en ruso OG-Oskolochnaya Granata) o termobárica/FAE de entre 40, 70 hasta 105 mm de calibre que suele rondar entre los 2.5 y 4.5kg de peso (dependiendo del modelo).

Entre los diferentes tipos de munición disponibles para esta arma se encuentran los siguientes:

Todas ellas poseen un alcance efectivo de 300 metros para blancos móviles y 500 metros contra objetivos estáticos. El alcance máximo de la munición es de casi un kilómetro, pero por cuestiones de seguridad, una espoleta hace que exploten automáticamente a los 920 metros.

Vista interna de un proyectil para el RPG-7. Consta de tres partes perfectamente identificables: la cabeza de guerra, a la izquierda; el motor cohete, que se mantiene encendido durante el vuelo, en el centro; el motor de ignición, que es el que lanza el proyectil fuera del tubo, acelerándolo inicialmente. Puede observarse la estructura interna de la cabeza de guerra.

La munición del RPG tiene 2 secciones básicas: una sección impulsora y una sección que puede subdividirse a su vez en la cabeza explosiva y motor cohete. Como puede verse en las fotografías, la munición del RPG-7 es un largo dispositivo de 40mm de calibre, que se inserta en el lanzador desde la boca. La granada en sí contiene la cabeza de guerra y el motor cohete, al cual debe insertársele la sección impulsora cuando se quiera tener la munición lista para el uso.

Este impulsor consiste de una pequeña carga de pólvora negra introducida dentro de un contenedor de combustible y dispuesto detrás de la granada, que sirve para propulsar a la granada fuera del tubo. Al ser lanzado, este impulsor crea una pequeña nube de humo bastante identificable, llevando a la granada a los 115 m/s.

La tobera del cohete se localiza delante del motor, cerca de la cabeza explosiva que detona e impulsa aún más a la granada por algunos pocos segundos alcanzando una velocidad de 295 m/s. Finalmente el cuerpo de la cola (que es de donde se introduce el proyectil al lanzador) está compuesta entre otras cosas con aletas estabilizadoras plegadas que se extienden cuando el proyectil abandona el cañón.

 

Cuadro explicativo de las características del RPG-7 y sus partes. Puede observarse que el escudo de madera, que se apoya sobre el hombro del tirador, está diseñado para protegerlo del calor generado por el lanzamiento de la granada. En la parte trasera, otra pieza en forma de embudo canaliza la llamarada del motor de ignición, y tiene una tapa para evitar que, al ser transportado el lanzador, puedan introducirse elementos extraños y peligrosos. Apréciense también las aletas en la granada en vuelo.

 

Como se mencionaba antes, la "sobrecalibración" implica que el proyectil será bastante grande, pero no le da una gran velocidad al salir de la boca del arma, ya que será acelerada menos tiempo. En el RPG-7, esta velocidad del proyectil de casi 300 m/s (es decir, más lento que ciertas balas) causa algunos problemas de estabilidad. Si bien las aletas ayudan a girar el proyectil y darle más precisión, la escasa velocidad de rotación implica que el proyectil es bastante susceptible a factores ambientales.

Debido a la configuración de la cabeza explosiva, la espiga (donde se inserta la granada en el lanzador y de donde se despliegan las aletas estabilizadoras) es muy sensible a las corrientes de aire. Una corriente puede ejercer presión sobre las aletas provocando que el proyectil siga la dirección del aire, cambiando la propia. Una simple corriente de 12 km/h puede complicar la estimación y reducir la de por si complicada probabilidad de 50% de que el primer impacto sea exitoso en rangos mas allá de los 180 metros.

Esto hace que sea bastante difícil apuntar a objetivos móviles a cierta distancia si existen corrientes de aire en el trayecto. Se requiere pues, un usuario bien entrenado para estimar rangos y calcular distancias para blancos en movimiento. En realidad, el RPG es muy difícil de apuntar a 300 metros, y por lo general todos sus usuarios lo han hecho a distancias mucho menores, llegando a unos 80 metros.

Como sucede con muchos otros diseños similares, el RPG-7 también es difícil de usar en ambientes cerrados. Esto se debe a que el fogonazo de la salida del proyectil es bastante grande, y puede rebotar en las paredes de un recinto. En combate urbano cerrado, el arma es casi imposible de usar, salvo que el tirador quiera correr muchos riesgos o sea ignorante de este detalle. Se calcula que se necesitan más o menos dos metros entre la parte trasera del arma y una pared u obstáculo para que la llamarada no afecte al tirador, lo cual no es posible en muchos ambientes urbanos.

Estos son los dos principales defectos del arma, derivados de su diseño y aceptados por sus usuarios, ya que surgen de compromisos necesarios en este tipo de armas.

Oficial de la Policía Nacional Afgana durante un ejercicio con un RPG-7 en un sitio de entrenamiento. Resulta irónico que el US Army tenga que entrenar a otros soldados con las mismas armas que fueron usadas contra ellos por años.

Obsérvese la llamarada trasera que provoca el disparo del arma. Aunque no sea mortal, puede derribar a cualquier soldado, lanzándolo un par de metros y produciéndole quemaduras. Es por eso que tanto el lanzador como las tropas amigas cercanas tienen que estar atentos para no cruzarse en el camino.

<< página 1
< página 2 >
< página 3 >
< página 4 >
página 5 >>

 

Búsqueda personalizada

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto

<< página 1
< página 2 >
< página 3 >
< página 4 >
página 5 >>

 

 


Muchas gracias a Sergio Silva Castañeda, el autor principal de este artículo.

 

Enlaces útiles
AK-74