Humvee

Un vehículo muy particular sobresalió durante la Segunda Guerra Mundial. No era un tanque, ni un vehículo de artillería, pero lo hacía la vida mucho más fácil a mucho soldados. Era un pequeño aparato todoterreno, que permitía a la infantería moverse relativamente fácil por el barro, terrenos montañosos o difíciles, a una buena velocidad y con la protección adecuada. Para realizar misiones de reconocimiento, para arrastrar cañones, llevar heridos, provisiones, municiones o lo que fuera necesario, en cualquier momento y terreno. Era un vehículo que se hizo tan famoso que la sigla que lo identificaba militarmente, GP (por "General Purpuse", Propósito General) rápidamente se convirtió en una palabra nueva: Jeep. Tan conocido se hizo este nombre que incluso, aunque había sido registrado como marca en 1940, cinco años más tarde fue dado de baja por considerarlo de dominio público.

El Jeep llenó un espacio muy particular y necesario dentro de las fuerzas armadas estadounidenses. Era liviano pero potente, tenía doble tracción, lo cual le permitía transitar por casi cualquier tipo de terreno, y podía ser adaptado para arrastrar o llevar en su interior cualquier cosa. Durante y luego de la guerra, fue producido en grandes cantidades y puesto en servicio en gran cantidad de países, gracias a su aguante y practicidad.

Pero hacia la década del 80 el tan popular Jeep se estaba haciendo viejo. Incluso, se dio el caso de que su versión más moderna, la M151, se había tenido que dejar de producir porque su motor de gasolina no cumplía con las nuevas normas anticontaminantes del gobierno estadounidense. Por eso se comenzó a pensar en un sustituto. Pero no cualquier vehículo podía sustituir al Jeep.
Un HMMWV M1097A2 de las Fuerzas Especiales con blindaje suplementario y torno.

Además de reemplazar al "Jeep" M151 de 1/4 tonelada, también debía ser capaz de cumplir las labores del camión Gama Goat M561/792 y a la serie M880. Todos estos vehículos databan de la década del 50 o del sesenta, por lo que ya estaban amortizados. Todos, además, cumplían una gran cantidad de labores tanto en el Ejército como en la Infantería de Marina. En definitiva, se necesitaba un vehículo todoterreno, liviano y pequeño, pero al mismo tiempo muy potente, resistente y confiable. No era un pedido sencillo.

Varias empresas presentaron sus modelos de manera informal, pero ninguno fue aceptado por los organismos de defensa. Finalmente, cuando el Ejército descubrió que el reemplazo del jeep debía aparecer lo más rápido posible para llenar la brecha que estaba apareciendo; evidentemente, si tantas empresas presentaban sus propuestas era porque pensaban que podían llenarla. Por eso dictaron sus especificaciones básicas bajo el nombre genérico de HMMWV, por High Movility Multi-purpose Wheeled Vehicle (Vehículo de Ruedas Polivalente de Alta Movilidad).

De las tres firmas que concursaron para obtener el premio, la AM General fue la triunfadora. Había presentado su prototipo en 1981, y el Pentágono decidió que era el mejor. Se firmó así el final del Jeep y ocupó su lugar el nuevo diseño. Y como sucedió con el Jeep, cuyo nombre fue una deformación causada por el uso frecuente, en este caso las enigmáticas e impronunciables siglas HMMWV se convirtieron en Humvee o Hummer, como se comenzó a llamar al vehículo.

Un último problema se presentó cuando el Congreso de EEUU dispuso nuevos recortes en el campo de la defensa. AM General fue absorvida por la LTV Aerospace an Defence Company en 1983, pero finalmente todo se solucionó y la nueva planta establecida en la ciudad de Mishawaka, Indiana, fundada específicamente para fabricar Humvees, comenzó su actividad. Debía construir un pedido de 2.000 unidades para diferentes dependencias de la defensa.

A pesar de un cierto parecido con el Jeep, el Humvee es bastabte más grande y pesado que su antecesor. Pero la diferencia más importante, aunque tal vez no tan visible, es su diseño y forma de construcción. Totalmente modular, el reemplazo de unas cuantas piezas le permite transformarse en varias versiones básicas (A, B y C). Cada una de ellas puede derivar en cuatro o cinco más, llegando a abastecer necesidades de cualquier tipo. Además, muchos de sus componentes proceden de las cadenas de fabricación de vehículos comerciales. Esto bajó su costo (de producción y de mantenimiento), lo cual puso evidentemente contentos a muchos militares.

El motor, un GM Chevrolet Diesel V8, es un clásico, capaz de desarrollar 130 caballos de fuerzas a 3.600 revoluciones. El que usa el Humvee es una variante ya utilizada por otros camiones 4X4 comerciales que el ejército había comprado para el servicio en segunda línea. Le permite al Humvee alcanzar una velocidad máxima de 105 km/h (en su configuración standard, la M998), con una autonomía de 482 km utilizando un depósito de 94, 9 litros.

La transmición es automática, una General Motor Hydramatic THM 400 de 3 marchas y convertidor de par. También se utiliza en el mercado civil, en algunos automóviles europeos comercializados en EEUU (como Rolls Royce, Jaguar y Ferrari). La decisión de utilizar una transmición automática se debió a unos estudios realizados por el Ejército y la Infantería de Marina, que concluyeron que sería un enorme gasto y una gran pérdida de tiempo el tener que enseñar a conducir un automóvil con cambio manual a millares de soldados y reclutas que ni siquiera sabían que ese tipo de vehículos existía.

Para ahorrar en peso, se tuvo que modificar su diseño. El chasis tenía que soportar mucha presión, torsión y peso, por lo que los largueros se hicieron de acero con bajo contenido en carbono. La caja tuvo que fabricarse con aluminio, pero para eso tuvieron que usarte piezas especiales en zonas de mucha tensión.
Un Humvee sale de la bodega de carga de un avión del US Army.

La suspensión es del tipo 4X4, con amortiguadores hidráulicos y muelles limitadores de carrera. Las ruedas, además, son antipinchazos: si por cualquier causa revientan, sus neumáticos le permiten al Humvee recorrer más de 50 kilómetros a una velocidad máxima de 60 km/h sin ningún inconveniente.

Todo esto le permite al Humvee transitar por terrenos muy accidentados, algunos casi imposibles para otro tipo de vehículos, inclusos para el famoso Jeep. En su diseño convencional puede vadear corrientes de hasta 75 centímetros de profundidad, y con una versión especial equipada con snórquel, este límite se duplica. A toda esta versatilidad se le añade el hecho de que es totalmente aerotansportable e incluso lanzable desde el aire. Un Hercules C-130 puede llevar 3, un C-141 Starlifter 6, un Galaxy C-5 15 y 2 los helicópteros CH-47 Chinook y CH-53 Sea Stallion. Además, puede blindarse fácilmente e incluso acorazarse, y su tanque de combustible está totalmente acorazado, lo cual representa un gran avance sobre el Jeep, que era mucho más vulnerable a las armas convencionales.

Pero como se dijo antes, la característisca principal del Humvee es la posibilidad de adaptarse a cualquier circunstancia mediante la construcción de diversos tipos de versiones. Un total de 16 abastecen al US Army, el USMC y la US Navy.

A estas versiones se le han ido agregando muchas otras, por ejemplo, versiones equipadas con sistemas portátiles de defensa antiaérea, nuevos sistemas antitanque, con lanzadores de granadas o cañones rápidos de 23 mm, vehículos de mando y comunicaciones, etc. La lista se hace interminable.
Humvee equipado con un sistema de misiles antiáreos.

El éxito del Humvee a nivel militar llevó a la compañía a pensar en su comercio civil. Apoyado por el anterior, la propuesta resultó un gran éxito. Muchos aficionados a los vehículos militares pronto comenzaron a comprarlos, además de las personas que simplemente estaban buscando un buen vehículo todoterreno. (Por ejemplo, en la película "La Roca" se puede ver a Sean Connery manejando un Humvee por las calles de Los Angeles.)

Esto llevó también a su adaptación a otros fines civiles, como camión de bomberos, por ejemplo. Se separó también la denominación, aunque de manera no oficial: a los HMMWV militares se los suele llamar Humvees mientras que las versiones civiles son Hummers.

Las diferencias entre los vehículos civiles y militares son bastante pequeñas. Incluso los ganchos para ser transportados por helicópteros están presentes en los Hummers, lo cual sorprende a muchas personas que no saben para qué sirven. En realidad, la línea de producción para Humvees y Hummers son iguales, y se separan al llegar a los últimos pasos. El mecanismo de inflado y desinflado de las cubiertas, por ejemplo, también está presenten en ambos. Las diferencias más notables son a nivel comercial: los Hummers no van ni acorazados ni blindados, por lo que pueden llevar una velocidad un poco más grande. Además incorporan mejores asientos y otras comodidades que no se hacen necesarias en un vehículo militar. Por último, los Hummers poseen un motor con más componentes electrónicos, lo que solamente le permite vadear cursos de agua de hasta poco menos de un metro.

A pesar de su alto precio por unidad, los Humvees se han convertido rápidamente en la espina dorsal del US Army. Y no es para menos. Han demostrado, al igual que el Jeep, una eficacia y confiabilidad única, y al igual que su antecesor, han pasado desapercibidos. Ni el la Guerra del Golfo de 1991, ni en Kosovo, ni en ningún otro conflicto bélico en donde fue desplegado, el Humvee fue portada de los diarios, o la noticia de la semana, pero ciertamente ayudó con su potencia, su robustez y su inigualable capacidad todoterreno a muchos soldados a realizar perfectamente sus misiones. Y eso, al fin y al cabo, es lo que cuenta.

Comparativa Jeep Humvee
Motor 4 cilindros gasolina, 2.199 CC Diesel V8, 6.194 CC
Potencia 60 HP 130 HP
Largo 3, 51 m 4, 57 m
Ancho 1, 58 m 2, 10 m
Alto 1, 8 m 1, 75
Carga útil 544 kg 1.135 kg
Precio US$ 16.000 desde US$ 55.000 hasta US$100.000

 

 

Búsqueda personalizada

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto