Tanque estadounidense M1 Abrams

Diseñado en la década de 1970, no fue un hijo fácil de parir para el ejército. Todo comenzó cuando el US Army sacó a la luz los requerimientos del programa MBT-70, que planeaba reemplazar a los tanques M-60 y otros más antiguos que todavía eran utilizados.
El M1 Abrams es uno de los mejores tanques del mundo. Sus despliegues en el desierto iraquí lo han hecho famoso en la Guerra del Golfo de 1991, a pesar de que estaba listo ya a mediados de la década de 1980.

Debido a la situación internacional del momento, se acordó que el proyecto fuera llevado a cabo junto con el de Alemania Occidental, que tenía una enorme experiencia en construir los mejores tanques del mundo. En ese momento, Alemania tenía en uso el Leopard I, pero esperaba reemplazarlo por un diseño mejor en poco tiempo.

Luego de muchos años de trabajo conjunto, las diferencias llevaron a que, finalmente, los dos gobiernos decidieran seguir sus proyectos por separado. Este detalle es olvidado por muchos analistas estadounidenses, en parte tal vez por orgullo: lo mucho que se aprendió fue por la colaboración, y tal vez el vehículo no hubiera sido tan bueno sin los socios alemanes. Después de todo, los tanques estadounidenses hasta el momento no habían sido de los mejores en todo.

El primer M1 salió de la línea de ensamblaje de la División de Sistemas Terrestres de la Corporación General Dynamics en 1978. El proceso, nuevamente, no fue sencillo. Los enormes errores en programas anteriores, como el del Sheridan, habían costado muchísimo dinero en vehículos luego inútiles. Los congresistas, recelosos, tuvieron que ser firmemente convencidos para que aceptaran el hecho de que el Abrams era realmente mejor que los otros.

Después de dos años de pruebas, comenzaron las entregas al US Army el 28 de febrero de 1980. Cinco años más tarde, estos modelos iniciales habían enseñado muchas cosas. Fue así como, mejoras mediante, se cambió la producción al M1A1, que comenzaron a salir de la línea de ensamblaje en agosto de 1985.

Una de las mejoras más patentes fue el cambio del cañón. Producto de una época anterior, el M1 usaba un cañón de 105 mm de ánima rayada, igual al del M60. Se trataba del diseño británico que habían aceptado las versiones finales del M48, un tanque de la época de Vietnam. Era obvio que en mitad de los 80s un tanque de primera línea no podía seguir usando un arma de ese calibre, cosa que también habían entendido los alemanes para su Leopard 2.

 

Configuración básica

No por nada el desarrollo del M1 revolucionó el diseño de tanques en EEUU. Una de sus características más impresionantes y únicas es el uso de un blindaje denominado "sandwich", concepto novedoso para su época. Éste implica el uso de diferentes placas de materiales, cada uno de los cuales sirve para defender al vehículo de un ataque especial. Este tipo de blindaje se ha revelado muy bueno contra proyectiles HEAT y KE.

Por otra parte, el uso de la aleación ultrasecreta denominada Chobham (que solamente conocen EEUU, Inglaterra y Alemania) hacen a este vehículo muy duro de perforar.

Igualmente, el M1 es más difícil de encontrar: los diseños anteriores de EEUU tendían a ser un poco aparatosos. Sin embargo, el Abrams es más rápido y maniobrable, teniendo además una silueta más baja y pequeña. Como puede verse en las fotografías, su torre es un prisma perfecto cuyos ángulos ayudan en mucho a desviar los ataques.

Para la industria estadounidense, esto representó muchos desafíos. Al manejar nuevos materiales, se hizo necesario dejar atrás los vehículos de fundición, que eran los acostumbrados. Los M1 se construyeron de piezas soldadas.

El arma principal del M1 actual es el cañón alemán Rheinmetall de 120 mm y ánima lisa, que permite disparar proyectiles de muchos tipos. Se trata sin duda alguna de uno de los mejores cañones de su calibre en el mundo.

Sin embargo, uno de los aspectos más revolucionarios del M1 Abrams es su motor. A diferencia de los modelos de tanques estadounidenses anteriores, como el M48 y el M60, éste no utiliza motores diesel. En cambio, se creó un motor de turbina. Esto representa un pro y un contra: por un lado, el vehículo es mucho más silencioso que el resto de los tanques del mundo (los soldados que se lo encontraban en los entrenamientos lo llamaron "la muerte susurrante"). Pero, por otra parte, el motor de turbina consume mucho más combustible que un motor convencional, hecho que probablemente ha relegado al Abrams como producto de exportación.

 

El M1 está ya irrevocablemente asociado a la guerra en el desierto. No solamente por las Guerras del Golfo de 1991 y 2003, sino también porque sus tres compradores extranjeros son Egipto, Arabia Saudita y Kuwait, a través de programas de ayuda armamentísticos de EEUU.

El Abrams en la actualidad

El modelo más moderno de este tanque es el M1A2, al cual han sido convertidos al menos 368 M1. Igualmente, en 1996 se actualizaron a ese nivel otros 580 M1, y en 1999 el ejército comenzó a mejorar otros M1 al M1A2 SEP (System Enhancemente Program). El SEP incorpora capacidades de electrónica digital en lo más profundo del aparato, haciendo innecesarios los parches o apliques parciales en los sistemas.

Ya no queda en servicio ninguno de los primeros M1; el último modelo fue retirado de servicio en septiembre de 1996. Era usado en Fort Knox para adiestramiento de reservistas y personal de la Guardia Nacional. Todos los demás fueron reconvertidos a M1A2, modelo que ahora llega directamente de las fábricas a las unidades.

Se han construido hasta la fecha unas 9.000 unidades del Abrams, que sirven en el US Army (1.174 M1A2 y 4.393 M1A1), el Cuerpo de Marines (403 M1A1), y las FFAA de Arabia Saudita, Egipto, Kuwait y Australia.

Una de las últimas mejoras que se ha incorporado a este tanque es un APU (Auxiliary Power Unit, Unidad de Poder Auxiliar). A veces los tanques tienen que mantenerse detenidos, pero con los sistemas andando, ya que pueden ser necesarios muy rápidamente, sobre todo si están en combate. Los tanques con motores diesel pueden reducir las revoluciones del motor, dejándolo encendido con lo mínimo (lo que se conoce como al ralenti): de esta manera no gastan baterías ni tampoco excesivo combustible. Sin embargo, los motores de turbina no pueden hacer esto, de manera que muchas veces gastan combustible estando parados.

La APU permite que el Abrams apague su motor de turbina, y mantiene encendidos todos los sistemas, dejando listo al tanque para el combate sin tener que gastar inutilmente tanto carburante. Esta mejora ha sido un aprendizaje directo de la campaña en Afganistán e Irak.

 

El TUSK

Con la creciente necesidad de mejorar la protección en ambientes urbanos, como los presentes en las largas guerras de Irak y Afganistán (aunque en este caso los ambientes urbanos son menos frecuentes), los militares EEUU se vieron obligados, como los de otros países del mundo, a plantear alternativas para el Abrams.

El resultado fue el TUSK (Tank Urban Survival Kit, Kit de Supervivencia Urbana para Tanque). Este plus de protección incorpora otros sistemas, todos los cuales pueden añadirse al M1 en el campo de batalla, sin necesidad de mecánicos especializados o el envío del vehículo a un mantenimiento profundo.

En el combate urbano, los tanques pierden la enorme ventaja de su fuerte blindaje frontal: el enemigo puede atacar y acercarse desde todas partes, principalmente desde atrás, haciéndose más vulnerables los puntos débiles de cualquier tanque: las orugas, la unión de la torre y el casco, etc.

Por primera vez presente en un vehículo estadounidense a gran escala, el blindaje reactivo es parte de este kit, ubicándose a los costados del tanque. También se agrega en la parte posterior una armadura de reja, similar a la ya añadida al vehículo de infantería Striker. En ambos casos, el enemigo a vencer son las granadas propulsadas por cohetes, como el RPG-7.

Además se ha mejorado la protección de la tripulación al momento de usar las armas de apoyo. Para evitar que los tiradores de ametralladora fueran expuestos al tiro enemigo, se instalan escudos de vidrio blindado y un sistema de visión térmica a la ametralladora del cargador, pudiendo este protegerse e identificar mejor a sus enemigos. Por si fuera poco, ahora el comandante de carro puede disparar desde dentro del mismo gracias a un sistema de control remoto para su ametralladora correspondiente. La coordinación con la infantería, todavía más importante en el terreno urbano que en el campo abierto, se facilita con la instalación de un teléfono externo, por medio del cual pueden dialogar los oficiales a pie con los comandantes de cada unidad acorazada.

Todas estas mejoras están siendo añadidas lentamente al parque actual del M1A2, a excepción del blindaje reactivo, ya que a veces este no hace falta. Se ha pedido una gran cantidad de estos dispositivos, los cuales se instalan solo en caso de necesidad.

 

Los precisos sistemas de abordo del M1 le permiten disparar con enorme precisión, a mucha distancia del enemigo y a pesar de las molestias visuales como el humo, la niebla o el polvo.

 

Usuarios fuera de EEUU

Lentamente, el Abrams se ha abierto paso en el arsenal de algunos países, a pesar de no tener el nivel de éxito comercial del Leopard 2. Sin duda sus logros en el campo de combate, además de la tradición de compra de algunos países, que prefieron productos estadounidenses, ha ayudado a este nivel de ventas.

Los Abrams vendidos al extrajero son de diferentes tipos, siendo algunos del modelo A1 que luego fueron actualizados. En todos ellos, la única gran diferencia con el modelo estadounidense básico es que no poseen una malla de uranio empobrecido que es parte del blindaje de capas. Este hecho se debe a que por políticas de exportación, ciertas tecnologías y materiales no pueden ser vendidas a países extranjeros.

Los actuales usuarios del Abrams incluyen a:

 

Defectos y virtudes

El británico Challenger, el estadounidense Abrams y el alemán Leopard 2 son, para muchos analistas, los mejores tanques del mundo. No es raro, entonces, que se hayan enfrentado no en el terreno militar, pero sí en el del mercado de armas.

Muchos países buscan en los últimos años reemplazar definitivamente vehículos de combate que, incluso actualizados, ya estaban desfasados. Fue el caso, por ejemplo, de Suecia. En esta competencia se enfrentaron los tres mencionados antes, además del francés Leclerc, a modo de prueba, ya que el mismo fabricante reconocía que el modelo todavía no estaba listo para todo. [ver análisis]

Fue en ese momento en el cual se mostraron los defectos y virtudes del Abrams en todos sus detalles. Las pruebas suecas no tenían ninguna preferencia ni ganador previo, como suele pasar con otros gobiernos que compran material estadounidense por tradición o por presiones diplomáticas o financieras.

Desde el principio, el Abrams y el Leopard 2 acapararon los primeros puestos. En materia de precisión y casos similares, las diferencias eran mínimas, una vez ganaba uno, y luego el otro. Así se notó que los "primos" querían dar una dura lucha.

Sin embargo, al poco tiempo comenzaron a decantarse los resultados. En lo físico, las grandes diferencias de diseño llevaban a que el M1 fuera mucho más pesado que el Leopard 2, que solamente llega a las 55 toneladas, contra las 60 de los primeros M1 y las casi 70 de los M1A2.

En materia motriz, los alemanes demostraron una vez más su evidente superioridad. Los motores del Abrams y del Leopard 2 son igual de potentes a nivel general, pero tienen una gran diferencia: el alemán es más diesel y consume mucho menos conbustible. La diferencia no es mínima: en las pruebas llevadas a cabo en Suecia, un M1A2 gastó 56.488 litros de combustible para recorrer 3.820 km, mientras que un Leopard 2 necesitó solamente 26.874 litros para andar 3.730 km.

Los resultados finales fueron contundentes: el Abrams satisfacía las necesidades del Ejército Sueco en un 86% , mientras que el Leopard 2 lo hacían en un 90%. Si bien no se puede decir, con sólo esto, que el tanque alemán sea mejor que el Abrams, el primer lugar queda firmemente cuestionado por el Leopard 2, que tiene todas sus ventajas en protección, precisión, velocidad y rendimiento general, pero pesa menos (trayendo problemas logísticos menores) y además ahorra toneladas de combustible.

Sin embargo, hay que hacer notar que el US Army ha tenido otra gran razón para elegir los motores de turbina, además de su potencia y su nivel de ruido muy reducido. Y es que las turbinas son muy fáciles de reparar y mantener, a diferencia de los motores diesel convencionales. La gran tradición automovilística estadounidense hace que existan enormes cantidades de mecánicos ofertando sus servicios; sin embargo, estos mecánicos suelen conseguir buenos trabajos en el mercado laboral privado, y es difícil atraerlos dentro de la estructura militar del ejército. El motor de turbina, en cambio, puede ser reparado por personas relativamente poco calificadas, que entonces se dedican al mantenimiento del Abrams mientras los demás mecánicos se destinan a las unidades con motores de combustión interna.

 

El M1 Abrams es sin duda un excelente tanque, digno competidor junto al Leopard 2 alemán, del título del mejor del mundo. Vehículos que, irónicamente, descienden de la misma rama común, ya que el programa MBT-70 que condujo a ambos fue una iniciativa germano-estadounidense.

Especificaciones técnicas

M1 M1A1 M1A2
Fabricante General Dynamics (Land Systems Division)
Tripulación Comandante, Tirador, Cargador y Conductor
Peso 60 toneladas 63 toneladas 69,54 toneladas
Largo (con el cañón hacia adelante) 9,77 metros 9,83 metros
Altura 2,38 metros
Anchura
3,65 metros
Luz sobre el suelo 0,48 m
Presión sobre el suelo 13,1 PSI 13,8 PSI 15,4 PSI
Cruce de obstáculos 1,25 metros 1,07 metros
Cruce de trinchera 2,74 metros
Planta motriz motor de turbina AGT-1500
Potencia del motor 1.500 HP
Proporción potencia/peso 25 hp/tonelada 23,8 hp/tonelada 21,6 hp/tonelada
Transmisión Hidrokinética 4 velocidades para adelante y 2 para reversa
Velocidad máxima 71,41 km/h 67,6 km/h
Velocidad a campo traviesa 48,27 km/h
Velocidad (pendiente de 10%) 32,18 km/h 27,35 km/h
Velocidad (pendiente de 60%) 7,25 km/h 6,6 km/h
Aceleración (0 a 32,18 km/h) 7 segundos 7,2 segundos
Radio de alcance 442,5 km 426,4 km
Armamento principal Cañón rayado de 105mm M68A1
Cañón de ánima lisa de 120mm M256
Armamento secundario Ametralladora calibre .50 M2 para el comandante, ametralladora 7.62 M240 (coaxial al cañón) y otra ametralladora 7.62 M240 para el cargador en una montura de la torre
Sistema NBQ Aire purificado
Costo por unidad 4,3 millones de dólares

 

 

Búsqueda personalizada

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto
Enlaces útiles
T-90
Leopard 2
Leclerc
Merkava
Comparación de los MBT actuales
Proceso de selección del Leopard 2 en Suecia