Cañones antiaéreos de 128 mm FlaK 40

En 1936, Rheinmetall Borsig recibió un contrato para la producción de un cañón antiaéreo que sería el de mayor calibre del mundo: 128 mm. Su antecesor directo era el famoso cañón de 88 mm, que había comenzado a desarrollarse hacia finales de la década del 20 y comienzos de la década del 30 (en diversas versiones). Durante el conflicto siguiente, este arma se haría famosa más como cañón antitanque que como antiaéreo. De todas maneras, el hecho de que los aviones eran cada vez más grandes y podían volar más rápido y más alto prevenía a los diseñadores y militares que un arma todavía más grande podía ser necesaria en el campo de batalla del futuro.

De esta manera el calibre 128 mm fue elegido, y se comenzaron las pruebas. A finales de 1937 se presentó el primer prototipo. Pesando 12 toneladas en el momento del disparo, era demasiado grande para ser considerado un arma de campaña: de hecho, su cañón tenía que ser desmontado para el transporte. Solamente se produjeron seis unidades de este tipo en su forma móvil: el FlaK 41 de 88 mm, más pequeño y liviano, se podía desplazar mejor y por lo tanto no era necesario reemplazarlo.

Un FlaK 40 en su versión estática. Nótese las disposición en H de las patas, que debían ser firmemente sujetadas al suelo.

Para 1938 la solución era obvia: hacer que el cañón fuera estático. Se reducía mucho el peso y el tamaño al crear una plataforma de tiro fija, que se aseguraría sólidamente a una gran plancha de concreto reforzado. De todas maneras, el peso total del arma alcanzaba las 17 toneladas, lo cual hacía todavía más difícil su uso a nivel ofensivo, en una guerra de maniobras.

El desarrollo del arma se alargó, posiblemente debido a problemas técnicos y logísticos: Alemania, al entrar en guerra, privilegió la producción de armas ofensivas que ya estaban en uso. Por si fuera poco, hacia 1942 se prohibió la construcción de cañones móviles de un calibre mayor al de 105 mm, lo cual pareció sellar la suerte del FlaK 40.

Sin embargo, para esta fecha el arma había entrado en la línea de producción. La industria pesada alemana se las arregló para producir unas 450 unidades hasta agosto de 1944. Cifra pequeña, pero no tanto, considerando su tamaño y peso. Esto produjo una contradicción: el arma no podía ser movida ni usada en combate, y no había tantos lugares que ameritaran o permitieran el uso de semejante arma de defensa aérea.

Se dieron dos soluciones para este problema. Unas 200 unidades fueron montadas en cureñas ferroviarias, lo cual les daba una movilidad limitada, pero también muy necesaria. El resto se usaron estáticamente, para defender lugares de gran valor estratégico.

Los más conocidos fueron, sin duda, las torres antiaéreas de Berlín y de otras importantes ciudades alemanas. Éstas eran fortines inexpugnables, hechas con una cantidad obscena de acero y cemento; resultaron los principales refugios de muchos civiles en esos duros años. Más tarde, al caer el telón del conflicto, se los usó también para guardar muchas obras de arte saqueadas por los nazis en todos los países ocupados.

Previamente se había ordenado el diseño y fabricación de cañones antiaéreos de 150 mm, pero el desarrollo de estas armas fue tan lento y complicado que finalmente fue cancelado. Cuando se construyeron las torres, se decidió aprovechar al FlaK 40, montándose dos cañones en una plataforma rediseñada, creándose así un cañón doble todavía más temible. Se construyeron muy pocos de estos equipos; solamente las torres más grandes hacían uso de una batería de cuatro de estos cañones dobles.

El FlaK 40 Zwilling era un arma formidable, que hacía que los bombarderos evitaran acercarse a las torres antiaéreas de Berlín y otras zonas. Las construcciones más grandes incorporaban hasta cuatro de estos cañones dobles. Aquí vemos uno de los pocos ejemplares sobrevivientes, actualmente en el US Army Ordnance Museum, en EEUU. Nótese que la cureña era fija, e iba asegurada al piso de la fortificación; aquí sólo se la ha montado sobre una plataforma móvil para facilitar su exhibición y mantenimiento.

Detalles técnicos

El FlaK 40 de 128 mm utilizaba una combinación de controles eléctricos, pues su tamaño y peso era tan grande que se requerían motores para poder movilizar el arma de manera rápida y eficiente.

El enorme cañón de 61 calibres (7,808 metros de largo) resultaba la parte más difícil de manipular, de manera que en sus primeras versiones móviles, debía ser desmontado. Un sistema hidroneumático controlaba el enorme retroceso del arma al ser disparada.

El cartucho utilizado no se quedaba atrás: el proyectil tenía 27,9 kg de explosivo, y era lanzado a 880 m/s, alcanzando una altura máxima de 10,700 metros (unos 35.000 pies). Esto lo hacía capaz de alcanzar a cualquier bombardero aliado, incluso los más grandes cuatrimotores que volaban a gran altura en formaciones cerradas, creando un tremendo caos.

A pesar de ser tan gigantesco, se cree que era lo suficientemente rápido como para apuntar con razonable eficacia. Un proyectil de ese tamaño creaba una gran zona en la cual la metralla podía herir o matar a los ocupantes, así como dañar seriamente a cualquier aeronave. Otros factores sumaban a esto. En primer lugar, el hecho de que la batería estaba diseñada para recibir datos de disparo a gran distancia, de manera que un apuntador podía corregir el tiro desde lejos. En segundo lugar, una carga de pólvora muy grande (cuatro veces la de un cañón de 88 mm) mantenía alta la velocidad del proyectil (siendo de un tercio de la del proyectil de 88 mm), haciendo que el avión tuviera menos tiempo para evitarlo.

Solamente hubo dos versiones de este arma: el FlaK 40 y el FlaK 40 Zwilling, la versión doble instalada en las fortificaciones antiaéreas de Berlín y otras ciudades. Esta versión tenía una gran tasa de disparo, de 20 proyectiles por minuto.

Las torres antiaéreas de las principales ciudades alemanas fueron construidas a partir de 1940, luego de los primeros bombardeos aliados. Las más grandes permitían que hasta 10.000 civiles se refugiaran dentro, y contaban con una enorme dotación de armas antiaéreas. Esta, del tipo G, sobrevive en Hamburgo; en cada esquina había un FlaK 40 Zwilling, apoyado por gran número de armas de menor calibre. Luego de la guerra, su demolición resultó ser tan costosa y problemática, a causa de su enorme resistencia, que la mayoría sobrevive y es usada para otros fines.

Especificaciones
técnicas
FlaK 40Flakzwilling 40
CañónL/61L/61 (x2)
ProyectilHE de 26 kgHE de 26 kg
Velocidad inicial880 m/s880 m/s
Peso17.000 kg27.000 kg
Largo7,835 m7,835 m
Elevación-3 a +88 grados0 a +88 grados
Transversal360 grados360 grados
Techo10.700 metros10.700 metros
Sirvientes10?

Mina teledirigida Goliath

Muchas armas alemanas de la Segunda Guerra Mundial se hicieron famosas e icónicas por diversas razones. Otras, aunque eran muy innovadoras, no tuvieron resultados tan llamativos y han quedado algo olvidadas. El «tanque» Goliath, como algunos lo han dado a conocer, es una de ellas.

Se trataba de un pequeño vehículo ligeramente blindado y movido por orugas, no tripulado y dirigido a distancia, cargado de gran cantidad de explosivos. Su objetivo consistía en la destrucción de obstáculos para la infantería, entre otros. Era un elemento importante de apoyo directo a la infantería en su avance por las ciudades ocupadas.

Conocidos por los aliados como «tanques escarabajos», se ganaron una reputación de peligrosidad. Pero aunque su verdadero impacto en la guerra fue menor, se trataba de un arma muy adelantada a su época, que, actualizada, podría pasar a ser parte del arsenal de futuros conflictos bélicos.

Desarrollo y características

Durante la Primera Guerra Mundial, muchos inventores trataron de inventar armas que pudieran romper el estancamiento. Uno de los conceptos era el del tanque-mina, o torpedo terrestre, que pudiera entrar en la tierra de nadie, sobrevivir a los disparos o pasar desapercibido, para caer en las trincheras enemigas y detonar allí. En esos años, los franceses diseñaron dos de estos prototipos de torpedos terrestres, algunos de los cuales entraron en servicio aunque no fueron muy efectivos.

Un Goliath siendo preparado para el combate, durante los enfrentamientos en Varsovia.

Después de la guerra, en la década de 1930, uno de los diseñadores de vehículos más importantes de Francia, Adolphe Kégresse, desarrolló un nuevo modelo de esta misma idea. Sin embargo, no entró en producción.

Esta tecnología podría haber quedado olvidada sino hubiera sido porque, a fines de 1940, con Francia bajo el dominio nazi, el prototipo de Kégresse fue descubierto por los alemanes. Las autoridades de armamentos del Ejército Alemán le pidieron a una empresa automovilística de Bremen el desarrollo de un vehículo similar a ese prototipo, capaz de cargar un mínimo de 50 kilogramos de explosivos.

Así surgió el Sonderkraftfahrzeug 302, o vehículo de propósito especial, abreviado SdKfz. 302. Sin embargo esta denominación tan críptica no le iba y también se lo llamó Leichter Ladungsträger (transporte de carga pequeño) Goliath. El SdKfz. 302 llevaba una carga de 60 kilos de explosivos, y podía ser conducido a distancia por una caja de control con un joystick. Esta caja estaba conectada al aparato gracias a un cable de 650 metros, hecho de tres cables diferentes enroscados entre sí. Este cable, que entraba en el aparato por su parte trasera, era usado tanto para darle electricidad al motor, como para controlar el vehículo: dos de los cables servían específicamente para esto último, mientras el tercero se utilizaba para dar la orden de detonación.

Cada Goliath era descartable y de un solo uso: se destruía totalmente al volar junto al objetivo. Los primeros modelos utilizaron un motor eléctrico. Sin embargo, estos resultaron ser muy caros de fabricar, gastándose unos 3.000 marcos en un arma que luego no podía ser reutilizada. Además, eran difíciles de repararse cerca del frente, por lo que los modelos posteriores, denominados SdKfz. 303, cambiaron el motor eléctrico por uno de gasolina, mucho más confiable y económico.

De este modelo existieron dos versiones: la a y la b, que aparentemente diferían en la cantidad de explosivos que cargaban (algunas versiones tenían cargas de 100 kilos, para blancos más fuertes). Esto se debía a que los objetivos y usos del Goliath eran muchos: destruir tanques, generar caos y destrucción en formaciones densas de infantería, y sobre todo la demolición de obstáculos (como barricadas, alambradas) e incluso dañar o destruir puentes.

Su blindaje frontal era de unos 30 mm, y de 22 en los laterales. La rueda motriz estaba adelante, y en las orugas había cuatro rodillos de apoyo, estando la rueda tensora en la parte posterior. Sus motores, tanto eléctricos como de combustible, producían una velocidad muy baja, que quedaba justo por debajo de los 10 km/h. El cable estaba diseñado para desenrollarse solo mientras el vehículo avanzaba, para evitar que se atascara o que el aparato lo pisara o se enredara en él. Tenía unos 1,6 metros de largo por 1,2 de ancho.

Uso en combate

Como ya se dijo, su diseño comenzó aproximadamente en 1940, aparentemente se lo terminó de diseñar al año siguiente y a comienzos de 1942 ya estaba disponible. La Wehrmacht lo utilizó en todos los frentes desde ese año; sin embargo su uso estaba especialmente enfocado en las unidades de ingenieros de combate y de tanques. Se trataba por lo tanto de equipo de demolición que, por su costo, no estaba disponible fácilmente para cualquier tipo de unidad.

A pesar de su uso y producción relativamente amplia, se hicieron famosos en dos combates que sucedieron muchos meses después de su entrada en servicio: en los desembarcos de Anzio, en Italia, en abril de 1944, y en el Levantamiento del guetto de Varsovia, cuando sus habitantes intentaron quitarle a los alemanes el control de la ciudad.

Esto se dio porque ambos eran escenarios especiales, en donde las capacidades del Goliath eran perfectas para la ocasión. En Anzio fue utilizado para la voladura de depósitos de municiones, ya que en este caso muchos de ellos estaban sobre la superficie. Mientras tanto, en la lucha callejera de Varsovia, se los utilizó para destruir las barricadas que erigían los defensores. Su uso puso a salvo a muchos soldados, que de otra manera hubieran tenido que montar asaltos para proteger a los ingenieros de combate necesarios como para colocar y detonar las cargas en dichas barricadas.

También se los vio en otras batallas muy famosas, como la que tuvo lugar en las playas de Normandía en el Día D. Sin embargo, en este caso no pudieron realizar su trabajo muy efectivamente, ya que la mayoría quedó inoperativo debido a las enormes barreras de artillería que los aliados: los estallidos cortaban los cables o los sacudían tanto que dejaban de funcionar. Los Aliados también encontraron un pequeño número de estas minas autopropulsadas durante la invasión del sur de Francia, pocas semanas después, y se conoce al menos un caso exitoso para el bando alemán, en el cual se destruyó un vehículo aliado.

Su uso, relativamente extenso, hizo que se fabricaran en gran cantidad, totalizando 7.564 unidades. Sin embargo, ciertas características hicieron que no fuera tan exitoso, y que su efectividad en el campo de batalla no fuera muy grande.

En primer lugar, era caro, algo que se solucionó con el modelo con motor de combustible, pero que siguió siendo un problema cuando la guerra empezó a decantarse por el bando aliado. Siendo un arma que solo se usaba una vez y que no podía recuperarse ni siquiera en parte, debía ser utilizada solo en ciertos casos muy particulares.

En segundo lugar, era lenta: moviéndose a apenas unos 10 km/h, en muchos casos era fácil de ver y escuchar por los defensores, haciendo relativamente fácil apuntarle y destruirlo con fuego de armas portátiles, ya que su blindaje no era muy fuerte. Su cable era otro punto débil: las explosiones podían cortarlo e incluso un buen francotirador podía hacer lo mismo si tenía tiempo suficiente.

Tampoco ayudaba que fuera relativamente grande, lo que lo hacía más visible y también imposible de transportar por una sola persona. Se requería un equipo especializado, porque era un arma especializada: si bien su efecto era muy grande al alcanzar el blanco, la mayoría de las veces no lo hacía por alguna de las causas ya mencionadas.

Esto hizo que muchos fueran capturados por los Aliados, por eso hay varios en diversos museos militares. Luego de ser examinados minuciosamente, la inteligencia militar no les dio mucho valor, y a nadie se le ocurrió copiarlos o desarrollar una alternativa mejor, lo cual hubiera sido tal vez la mejor idea. Muy lejos de esto, algunos todavía operativos fueron utilizados por la Fuerza Aérea del Ejército de EEUU para remolcar aviones (obviamente sin su carga explosiva). Sin embargo, este uso improvisado se terminó rápidamente, cuando los Goliath comenzaron a romperse: habían sido diseñados para ser usados una sola vez, y no para el uso constante.

Desestimar este arma tal vez fue un error: los misiles antiaéreos alemanes no eran perfectos pero eran el tipo de armas que, al estar en sus inicios, todavía tenían mucho potencial. Actualmente, vemos en el campo de batalla una creciente robotización, que está generando todo tipo de drones: el Goliath es el abuelo de todos ellos, siendo tal vez el padre de muchos otros aparatos similares que, irónicamente, se vienen utilizando desde hace años para manipular y desactivar aparatos explosivos a control remoto, desde distancias seguras.

Así como algunos grupos terroristas han intentado utilizar este tipo de aparatos explosivos manejados a distancia, algunos gobiernos piensan utilizarlos como vehículos de exploración, ligeramente armados. Es razonable pensar que, si el Goliath no hubiera sido desestimado, durante la Guerra Fría se podrían haber adelantado muchas investigaciones que recientemente se están retomando.

Fortificaciones Panther Ostwallturm

Al conquistar diversos países europeos, el ejército alemán trató de aprovechar de la mejor manera el botín de guerra. Así, recicló y reparó, modificó y reacondicionó innumerable cantidad de modelos de cañones, tanques, camiones, fusiles, etc. A veces se decidía no utilizarlos, pero se los desguazaba para aprovechar su blindaje, motores, etc.

Esta fue una opción particularmente utilizada para los tanques. Cuando la guerra se estancó, y Alemania no pudo avanzar más, comenzó a pensar defensivamente. En ese punto, en su arsenal había gran cantidad de tanques extranjeros que ya no tenía ningún sentido conservar, ya fuera porque eran inadecuados para el servicio, porque estaban al borde de su vida útil, o porque era económicamente improductivo repararlos o mejorarlos. A veces, también, porque solo quedaba un puñado de ellos. En ese momento se hizo cada vez más común la práctica de desguazarlos pero conservar sus torres para convertirlas en casamatas giratorias en las diversas líneas de defensa estáticas que comenzaron a edificarse.

Sin embargo, este tipo de arreglo tenía su punto débil: estas torres a veces tenían cañones pequeños, o su munición era escasa porque no era standard, o estaban escasamente blindadas ya que venían de vehículos obsoletos.

Fue así que, hacia 1943, se comenzó a pensar en una forma de estandarizar esta práctica, utilizando para eso torres de tanques alemanes ya probados y eficaces. Así surgieron las Panther Ostwallturm.

A partir de finales de 1943, se comenzó a utilizar torres de tanques Panther en fortificaciones fijas a lo largo de muchas líneas defensivas. Algunas eran torres de serie, pero la mayoría estaban diseñadas específicamente para esa función, teniendo diferencias más o menos marcadas. La cúpula fue reemplazada por una escotilla plana, y el techo de la torre fue reforzado con un blindaje de 40 mm de espesor. Así se podían soportar impactos de proyectiles de artillería de hasta 150 mm.

Panther Ostwallturm perteneciente a la Línea Hitler, en Italia, emplazada cerca de Monte Cassino. Es una torre normal de Panther sobre un montaje de acero (Stahluntersatz). A lo lejos pueden verse dos tanques Churchill destruidos, que muestran su eficacia.

Dortmund Hoerder Hüttenverein (un fabricante de piezas blindadas) había completado, para finales de febrero de 1944, los componentes para 112 de estas torres. Se hizo además un segundo pedido a Ruhrstahl por los componentes blindados de 115 unidades más, que debían estar terminados en agosto de 1944. Las torres eran montadas como unidades funcionales en Demag-Falkansee. Se entregaron 98 unidades a finales de mayo de 1944; estaba previsto seguir la producción a un ritmo de 15 Panther Ostwallturm mensuales.

Había dos tipos de emplazamientos para estar torres. Uno, conocido como Pantherturm I (Stahluntersatz), consistía en una caja de acero soldado. La segunda, llamada Pantherturm III (Betonsockel), tenía una base de hormigón armado. Además, la Oficina de Diseño de Fortificaciones del Departamento de Armamento y Material del Ejército emitió un esquema, fechado el 30 de noviembre de 1944, para la Panther-Turm A (Schnelleibau), en donde se mostraba cómo montar una Panther Ostwallturm en una caja de madera. Para ese momento de la guerra, el acero y el cemento eran materiales estratégicos cada vez más escasos de conseguir.

El emplazamiento de la Pantherturm I se hacía en dos partes. La sección superior, de 96 cm de profundidad, era equivalente en tamaño a la cámara de combate de un tanque; la torre estaba montada en el techo, que tenía 100 mm de espesor. La munición se almacenaba alrededor del anillo de la torre. A los lados había paredes de 80 m de espesor, de acero soldado. Sin embargo, no tenía suelo. Esta caja superior estaba fabricada por Krauss-Maffei en Munich.

La caja inferior estaba pensada para el alojamiento de los servidores de la torre. Tenía literas plegables, una estufa y un motor DKW que movía un generador eléctrico. Tenía además una ancha puerta protegida por un pasadizo en el interior del emplazamiento. Había también una pequeña trampilla de emergencia. Las paredes de acero tenían 70 mm de espesor, y el suelo unos 40 mm. Esta caja inferior no tenía techo, ya que se aseguraba con pernos a la caja superior una vez que se enterraba. Incluso había una estufa cuya chimenea podía quitarse cuando no se usaba.

Hacia marzo de 1945, se habían instalado 268 torres Ostwallturm Panther de la siguiente manera:


Muro del Atlántico y Línea
Sigfrido
Italia
Frente
Este
Escuelas o experimentales
Total
Pantherturm I1191860143
Pantherturm III6330302125

Como puede verse, estas instalaciones defensivas tuvieron más importancia en los teatros occidentales, en donde a veces había poco margen de maniobra (como el territorio montañoso de Italia), mientras que en el Frente Este casi no estuvieron presentes. Sin embargo, aunque no tuvieran una gran importancia estratégica, sí eran importantes tácticamente, porque multiplicaban por mucho la capacidad ofensiva del cañón del Panther. Las torres fortificadas Ostwallturm resultaron ser muy eficaces en el cometido de detener las avanzadas acorazadas de los aliados. Un informe del teatro mediterráneo relata lo siguiente (las letras en negrita son propias):

Las torres de Panther fueron encontradas por primera vez en la línea Hitler y eran, de hecho, los elementos sobresalientes alrededor de los que se construían las demás defensas. Son realmente torres de tanques, aunque quizás de una época ligeramente anterior a la de los tanques actuales. Están montadas en un anillo de la torre instalado en una caja acorazada, hecha de plancha soldada de unos 65 mm de espesor. Toda la caja estaba hundida en el suelo y se amontona tierra hasta cerca de la torre, de forma que deje el espacio justo para el cañón en depresión máxima, ofreciendo una cierta protección adicional a la base de la torre. El giro es sólo manual, no asistido. Se accede a la torre por las escotillas de acceso a la misma, o bien por debajo de la caja acorazada, por medio de una escalera de acero que comunica con una profunda zanja. Es evidente que los servidores viven en la torre y están permanentemente atrincherados, ya que hay suministro de luz eléctrica y otros signos de ocupación continuada.

Este sistema de defensa estática estaba respaldado por material autopropulsado y cañones antitanque terrestres ordinarios. Enfrente de cada posición había un cementerio de tanques Churchill y algunos Sherman; tal vez ocho tanques por cañón, y todos a menos de 180 m del mismo. Éste es, actualmente, el coste de reducir una torre de Panther, lo que parece ser una excelente inversión por parte de Hitler. Evidentemente, estas torres representan un obstáculo formidable a menos que sobre cada una de ellas se efectúe un ataque cuidadosamente preparado y coordinado.

Las torres son casi invisibles hasta que abren fuego y, una vez localizadas, hay muy poca cosa a la que disparar; a menos que la torre esté apuntando hacia otro lado, no puede ser penetrada por cañones de 75 mm ni por los de 6 libras. El fuego con HE es obviamente inútil. En todos los casos en que quedó lo suficiente de la torre para diagnosticar el método de destrucción, había sido por penetración lateral de la misma.

Una tripulación de Churchill, que destruyó una de ellas con su cañón de 6 libras, dice que la torre estalló inmediatamente al ser alcanzada. Esto se debió probablemente a la munición, ya que se almacena una gran cantidad de ella. Ciertamente, los componentes del ejemplo en cuestión quedaron al parecer reducidos a escombros y el tubo del cañón todavía puede verse enhiesto como un poste de telégrafos, a cierta distancia del emplazamiento. Si la defensa antitanque ha de consistir en el futuro en estas torres, no puede sino destacarse la necesidad de que una proporción de tanques lleve un arma de penetración de blindaje realmente efectiva, aunque no está de ningún modo aceptado que el ataque con tanques sea el método mejor o más correcto de tratarlas.

Como se ve, se trataba de una gran táctica, similar a la empleada por los soviéticos cuando enterraban sus tanques hasta la torre. Se perdía totalmente la movilidad, pero al mismo tiempo se ganaba en sorpresa y en protección. Lamentablemente para Alemania, no se pudieron producir más de estas torres que, extendidas en las famosas líneas defensivas ya mencionadas, pudieron haberle dado un poco más de tiempo a la guerra.

Tanque PzKfpw B2

Al caer Francia bajo el dominio alemán, gran cantidad de tanques Char B1 fueron capturados. Como sucedió muchas veces, la enorme necesidad de vehículos acorazados que tenían las fuerzas terrestres alemanas hizo que estos vehículos fueran adoptados y puestos en servicio bajo el nombre PanzerKampfwagen B2. Con el tiempo, muchos fueron modificados y utilizados en tareas totalmente diferentes para las que habían sido creados.

Según se sabe, los alemanes crearon cuatro variantes principales de este tanque francés:

  • Panzerkampfwagen B-2 740(f): era el tanque original sin muchas modificaciones, solamente un nuevo nombre.
  • Panzerkampfwagen B-2 740(f) als Schulfahrzeug: variante sin torre, destinada al entrenamiento de conductores de tanques.
  • Flammwagen auf Panzerkampfwagen B-2(f): conversión del tanque original a tanque lanzallamas. Se mantuvo la torre con cañón de 47mm, pero el cañón de 75 mm del casco se reemplazó por un lanzallamas en un montaje de bola. Se fabricaron al menos 60 en varias series, y la mayoría se usó en el Frente Este, en donde fueron muy efectivos atacando fortificaciones debido al espesor de su blindaje frontal.
  • 10.5 cm leFH18/3 (Sf) auf Geschützwagen B-2(f): variante de artillería autopropulsada, que utilizaba un howitzer de 105mm. Se convirtieron 16 en las instalaciones de Rheinmetall-Borsig en 1942 y tampoco tenían el cañón de 75 mm en el casco. Se los utilizó principalmente en el Frente Este.

Panzerkampfwagen B-2 740(f)

Aunque de diseño anticuado, estos tanques franceses eran útiles para los alemanes, en gran medida gracias a su cañón de 75mm, que podía funcionar como artillería o como arma antitanque. Es por eso que no todos fueron reconvertidos a otras funciones de segunda línea, y de hecho, mejorados todo lo posible, fueron utilizados en unidades de primera línea en coordinación con unidades alemanas.

Estas modificaciones incluían, principalmente, blindaje adicional sobre el cañón de casco (uno de sus puntos débiles), así como un guinche detrás de la torreta.

Tal vez el caso más documentado de uso de este modelo es el
Panzer-Abteilung 213, el cual fue equipado en gran parte con estos Char B1 modificados y enviados a invadir el Reino Unido. Esta unidad de hecho conquistó las Islas del Canal en 1941, el único territorio de las islas inglesas capturado por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. Allí permanecieron hasta 1945, cuando esta guarnición se rindió. Uno de estos tanques descansa ahora en el Museo de Tanques de Bovington, aunque fue repintado con colores franceses para remarcar su verdadero origen.

El Char B1 bis, con modificaciones alemanas «B2», que fuera recapturado en las Islas del Canal. Con colores franceses, actualmente se exhibe en un museo de la isla de Jersey.

Irónicamente, muchos de estos tanques fueron recapturados por tropas francesas en 1944, cuando los Aliados regresaron a este país, ayudando a formar nuevas unidades acorazadas para este país. Los primeros B1 recapturados comenzaron a servir en pequeños grupos de resistencia, utilizándose de manera aislada. Sin embargo, al ir consolidándose las unidades militares francesas en territorio nacional (luego de la invasión aliada al territorio francés), estos tanques volvieron a ser utilizados dentro de unidades más organizadas, pasando a formar parte oficialmente del nuevo ejército. El 7 de octubre de 1944, el Gobierno Provisional de la República de Francia formó el 13º Regimiento de Dragoons de las Fuerzas de la Francia Libre: aunque la mayoría del regimiento utilizaba tanques SOMUA S35, una compañía, la del capitán Edmond Voillamaue, fue equipada con diecinueve tanques B1 bis (incluyendo tanques franceses standard y algunos B2 modificados por los alemanes).

Esta unidad estuvo estacionada en Orleans hasta el 2 de abril de 1945, cuando fueron movilizados para entrar luego en acción.

En el ataque a Royan, el 15 de ese mes, mostraron su eficacia al dar apoyo con sus armas de 75 mm, mientras atacaban nidos de ametralladoras con sus cañones de 47 mm. Más adelante, la 2º compañía del capitán Voillamaue acompañó un ataque de infantería sobre Pontaillac el 17, y luego en un asalto a la fortaleza alemana en La Rochelle entre el 29 de abril y el 8 de mayo. Voillaume fue premiado con la Cruz al Servicio Distinguido por estas labores, que se supone no habrían sido posibles con tanques obsoletos: lo más probable es que, habiendo aprendido de los errores del pasado, estas tropas hayan podido extraer el máximo potencial de estos tanques que, si bien tenían un diseño obsoleto, no eran totalmente inútiles.

Al finalizar la guerra, el 13º Regimiento de Dragoons tomó posiciones en la zona de ocupación francesa de la Alemania ocupada, como parte de la 3º División Acorazada Francesa. Esta unidad, con muchos de sus B1 todavía en servicio, fue desbandada recién en abril de 1946.

El Char B1 bis Ouragan (sin número), capturado por fuerzas alemanas en 1940. Muchos de estos tanques fueron encontrados por las fuerzas enemigas en relativas buenas condiciones, por lo que pudieron ser recuperados, reparados y puestos nuevamente en servicio como tanques convencionales.

Flammwagen auf Panzerkampfwagen B-2(f)

Los alemanes ya tenían cierta experiencia de diseño y uso con los Flammpanzers, tanques lanzallamas, que se utilizaban para atacar fortificaciones, inundándolas de combustible y fuego por las troneras, así como para causar pánico en formaciones de infantería. Por lo general este uso se reservaba a tanques ya obsoletos, por lo que no resulta raro que se pensara en los Char B1 capturados para este propósito: una ventaja adicional era que este modelo, al tener dos cañones, podía seguir usando el convencional para defenderse del ataque de otros tanques.

En una reunión del 26 de mayo de 1941, Hitler discutió con diversas personas la efectividad de los tanques lanzallamas y se conversó acerca de los progresos en la conversión de los PzKfpw B2 capturados a los franceses en aparatos lanzallamas.

Se le informó a Hitler que se proyectaban dos compañías, cada una de ellas con 12 B2 Flamm-Wagen, para el 20 de junio de 1941; el Führer dijo que ese plazo era satisfactorio.

Esta serie inicial de 24 B2 (F) estaba equipada con el mismo sistema rociador que el PzKpfw II (F) y utilizaba también nitrógeno comprimido como propelente. Después de suprimir el cañón de 75 mm que estaba montado en la parte frontal derecha del tanque, se instaló el cabezal rociador del lanzallamas en el espacio libre.

PanzerKampfwagen B2 (F) de la primera serie, operando en el Panzer-Abteilung 102 en el frente este, al comienzo de la Operación «Barbarroja».

Los 24 PzKpfw B2 (F) fueron entregados al Panzerabteilung (F) 102. Dicha unidad fue creada el 20 de junio de 1941. Tenía dos Flamm-Kompanie organizadas según papeles firmados el 30 de mayo de 1941. En ese momento, además, había en cada compañía, además de los B2 convertidos en lanzallamas, tres más que todavía tenían el cañón de 75 mm en el casco.

El Pz.Abt (F) 102 llegó al frente el 23 de junio de 1941, al día siguiente del inicio de la Operación Barbarroja. Bajo el Armee-Oberkomando 17, el 102 quedó asignado a la 24º División de Infantería el 24 de junio, y a la 296º División de Infantería el 26 de junio, para apoyar a los ataques a la fortaleza fronteriza de Wielki Dzial. El 24 de junio se informó que el 102 había reducido con éxito una casamata de dicho complejo defensivo. Según parece, parte de las tropas soviéticas se habían retirado a posiciones en campo abierto.

A las 1300 del 29 de junio, el comandante de la 296º División de Infantería informó que Wielki Dzial había sido capturada. El informe de combate del regimiento de infantería 520 cuenta lo siguiente:

Durante el atardecer del 28 de junio, el Pz. Abt. (F) 102 avanzó hasta su área de reunión asignada. En respuesta al fuerte ruido de los motores de los tanques, el adversario abrió un intenso fuego con cañones y ametralladoras, pero sin alcanzar a nadie.

Tras un compás de espera para que aclarara la niebla, a las 0555 del 29 de junio empezó la acción, con fuego de cañones FlaK de 88 mm dirigidos directamente a las troneras de las casamatas. El fuego de los 88 continuó hasta las 0704 horas, en cuyo momento se observó que la mayor parte de las troneras habían sido alcanzadas y silenciadas.

En respuesta a una bengala verde, los Flammpanzer del Pz.Abt. (F) 102 atacaron a las 0705. A los Infanterie-Pionere, que iban justo detrás de los Flammpanzer, se les asignó el objetivo de colocar cargas explosivas en las casamatas. Cuando varias casamatas abrieron fuego nuevamente, algunos Pionere buscaron temporalmente refugio en la zanja antitanque. El fuego de cobertura lo proporcionaron los cañones FlaK de 88 mm y otras armas pesadas. Las casamatas nº 1 a 4 fueron acalladas por los Flammpanzer. Las tropas de asalto de los Infanterie-Pionere consiguieron llegar finalmente a las casamatas y empezaron a colocar y detonar sus cargas explosivas.

Las casamatas nº 1, 2 y 4, dañadas por impactos de los 88, sólo podían disparar esporádicamente. Los Flammpanzer podían mantenerlas casi completamente a raya. Los ocupantes de las casamatas resistían tenazmente a pesar de los daños. Dos Flammpanzer fueron alcanzados por cañones de 75 mm que disparaban desde la casamata nº 3. Ambos se incendiaron y sus tripulaciones los evacuaron. Tres tripulantes ligeramente heridos fueron rescatados bajo el fuego enemigo por las valientes acciones del Sanitäts-Unteroffizier Kannengiesser. Los Flammpanzer no causaron daños en las casamatas. El combustible inflamado no penetró por los montajes de bola de las troneras. Algunas casamatas continuaron disparando tras ser atacadas por los Flammpanzer.

Este informe, algo pesimista, destaca nítidamente algunas de las limitaciones de los tanques lanzallamas: solamente eran vehículos de apoyo de infantería, ya que su valor contra otros vehículos acorazados y algunas fortificaciones era menor.

Un PanzerKampfwagen B2 (F) puesto fuera de combate en Osterbeck, cerca de Arnhem, Holanda, a finales de 1944. Puede verse claramente la escotilla para la tripulación, abierta, entre las dos líneas de orugas.

Tal vez fue por eso que el 30 de junio de 1941 se reasignó el 102 al mando directo del Armee-Oberkommando 17, y el 27 de julio de mismo año se dio la orden de disolverlo. No obstante, se continuó el desarrollo de las armas montadas en los tanques, utilizando otra vez el casco del PzKpfw Renault B2 (F).

Las nuevas especificaciones pedían un Flammenwerfer (lanzallamas) con la presión proporcionada por un motor J10. Tenía que poder lanzar un chorro de hasta 40-45 metros, y llevar suficiente combustible como para 200 ráfagas. El lanzallamas seguía estando montado junto al conductor, en lugar del cañón de 75 mm. Daimler-Benz diseñó las modificaciones del blindaje de protección. Wegmann diseñó el montaje y el lanzallamas fue provisto por Koebe. Debido a la falta del espacio para el combustible, se montó un enorme contenedor blindado en la parte posterior del casco.

Esta serie final del B2 se diferenciaba también porque el lanzallamas estaba en un montaje de bola. La cámara de combate se había ampliado y se le dio al servidor del lanzallamas un dispositivo de visión similar al del conductor, que tenía una visera blindada.

Hay que notar que el lanzallamas nunca fue la única arma del B2, ya que en la torre seguía estando montado el cañón de 47 mm del Char B1, además de la ametralladora.

El programa de producción previa de este nuevo Flammpanzer era, según un comunicado del 3 de diciembre de 1941, una única serie. Diez debían terminarse aquel mismo mes, mientras que otros diez debían fabricarse en enero del año siguiente.

Una característica distintiva de la última serie del B2 (F) era el gran tanque blindado de combustible en la parte trasera. Este B2 fue destruido cerca de Deventer, Holanda, en abril de 1945.

En el Waffenamt hay documentos que señalan la recepción de esos 20 nuevos PzKpfw B2 (Flamm): cinco en noviembre de 1941, tres en diciembre, tres en marzo de 1942, dos en abril, tres en mayo y cuatro en junio. Se nota que hubo, entonces, muchos problemas en su producción.

Más allá de este punto, no se sabe si se fabricaron algunos B2 lanzallamas adicionales, ya que en junio de 1942 la responsabilidad por las conversiones de estos tanques dejaron de estar en Berlín y pasaron a un depósito de armamento y material en Francia. Sin embargo, por lo siguiente, es de suponer que sí se construyeron algunos más.

Los informes de condiciones operativas revelan que hubo entonces, al menos, 60 PzKpfw B2 (Flamm), con el nuevo sistema lanzallamas. Un informe del 31 de mayo de 1943 los ubica de esta manera:

  • 16 B2, de los cuales 12 eran lanzallamas, actuando con la Panzer-Kompanie 223 en el frente oriental;
  • 34 B2, de los cuales 24 eran lanzallamas, actuando con la Panzer-Brigade 100;
  • 36 B2, de los cuales 10 eran lanzallamas, actuando con el Panzer-Abteilung 213 en el frente oeste;
  • 17 B2, con un número desconocido de lanzallamas, en la división de las SS Prinz Eugen operando en Yugoslavia.

Sin embargo, como mucho otro material capturado por los alemanes a sus enemigos, su importancia no fue más que táctica. Como sucedió en muchos casos, estos vehículos tenían que ser abandonados si se producía una avería o daño grave, por falta de repuestos y de personal especializado en su reparación. Cada baja era difícil de recuperar ya que no existían demasiados tanques capturados que pudieran ser traídos de otras partes o reacondicionados. Es por eso que actualmente sobreviven muy pocas unidades de estos tanques lanzallamas.

El último uso registrado a gran escala de estos aparatos ocurrió en septiembre de 1944, durante la operación Market Garden. La Panzer-Kompanie 224, una unidad de entrenamiento, tenía varios de estos Flammpanzers, y estaban estacionados en Arnhem, en donde tuvo lugar el ataque aliado. Durante el mismo, la unidad perdió seis tanques lanzallamas debido al fuego antitanque, teniendo que replegarse a fines de mes.

Otros usos

La relativa abundancia de estos modelos franceses hizo que se los utilizara a veces para otras cuestiones además de las mencionadas. Algunos, sin su torre, fueron utilizados como transportes de munición, aunque parece que estos no recibieron una denominación oficial. Algo similar sucedió con las torres que fueron retiradas: muchas terminaron en casamatas en el Muro del Atlántico, apuntando al mar en espera de la llegada de tropas aliadas en Normandía.

Un caso especial fue el de Italia, el cual capturó ocho tanques Char B1 bis en un curioso episodio. Muchos olvidan que Italia invadió Francia en apoyo a la ofensiva alemana de 1940, además de para obtener territorio y prestigio. En este contexto, mientras se firmaba la paz, un trabajador italiano informó a las autoridades que ocho de estos vehículos habían sido escondido por fuerzas francesas en una cueva, hacia julio de 1940. Aunque recuperados, estos vehículos no sirvieron de mucho, ya que seis no tenían montada la torre. Sin embargo se sabe que fueron puestos a prueba, aunque no vieron ningún tipo de uso en Italia y se desconoce lo que sucedió con ellos.

Especificaciones técnicas
PanzerKampfwagen B2 (F)
Peso32.000 kg
Blindaje (casco)40 a 60 mm en el frente, 60 mm en los costados, 55 mm detrás
Blindaje (torre de fundición)55 mm al frente, 45 mm a los costados y detrás
Velocidad28 km/h (máxima); 12,5 km/h (crucero)
Autonomía140 km (carretera); 100 km (campo a través)
MotorRenualt de gasolina, de 6 cilindros, refrigerado por agua, de 16,94 litros, con 300 hp a 1.900 rpm
Armamento1 cañón de 47 mm en la torre, 1 ametralladora, 1 lanzallamas en el casco
Tripulación4 personas
Largo6,86 m
Ancho2,52 m
Alto2,88 m
Combustible400 litros
Vadeo0,72 m
Presión sobre el suelo0,85 kg/cm2
Potencia/Peso9,4 hp/tonelada
Luz sobre el suelo0,45 m

Fuentes

Tanque Char B1 en Wikipedia (en inglés)

Flammpanzer: Tanques lanzallamas alemanes (Tom Jentz, Hilary Doyle, Peter Sarson) – Colección Osprey Military/ RBA nº 9, 1999

Panzerkampfwagen 38(t) / LT vz38

El Panzerkampfwagen 38(t) fue, al igual que el Panzerkampfwagen 35(t), un tanque de origen checoslovaco, que comenzó a producirse en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Preocupada por su seguridad, Checoslovaquia comenzó una carrera de rearme en la que el LT-38 (su denominación original) representaba un enorme esfuerzo de modernización del arma acorazada, presentando un diseño bastante moderno y eficaz para la época. No por nada fue un éxito de exportación para la creciente industria militar de este país, además de recibir muchos pedidos por parte de su gobierno.

Lamentablemente, Checoslovaquia fue anexada sin posibilidad de utilizarlos para defenderse, primero en 1938 (cuando Alemania ocupó los Sudetes, una región habitada por descendientes de alemanes) y luego completamente en 1939. Esto hizo que toda la infraestructura industrial y militar checoslovaca fuera apropiada y utilizada por los alemanes en los meses siguientes, cuando se decidió la invasión de Polonia.

Las divisiones acorazadas alemanas, aunque muy temidas por sus enemigos, eran en realidad mucho más endebles de lo que aparentaban. Poseían muy pocos tanques medios y pesados, y dependían de modelos ligeros con poco armamento y blindaje. En este sentido, los LT-38 eran perfectos para los alemanes, por dos razones: primero, ayudaban a tapar los enormes huecos que existían en todas las unidades alemanas (no solo las acorazadas requerían tanques, sino también las de infantería o caballería). En segundo lugar, lo hacían con un diseño que encajaba bien en su idea de tanque medio, un modelo nuevo, sin uso y con características muy positivas e interesantes.

De esta manera, el LT-38 fue utilizado ampliamente hasta el año 1941, en el cual se lo declaró obsoleto ya que no podía hacer frente a los diseños soviéticos, mucho más armados y blindados. Sin embargo, y a diferencia de su hermano menor, el LT-35, fue utilizado como base para cañones de asalto y otros vehículos especializados, hasta el final de la guerra.

Vista delantera de los de estos vehículos utilizados por los unidades eslovacas. Alemania de hecho vendió estos vehículos a dicho país, que antes era parte de Checoslovaquia, para formar unidades que luego actuaban bajo mando alemán.

Diseño

Configuración general

Al igual que su antecesor, el LT-38 tenía un diseño convencional para tanques de esa época: motor en la parte trasera, una torre montada en la línea central, y tres tripulantes (en su diseño original, luego aumentado a cuatro).

En el casco estaba la cámara de conducción, en la cual se sentaba el conductor, en la parte frontal derecha. A su lado estaba el ametrallador de casco, que también hacía de operador de radio, el cual manejaba otra ametralladora calibre 7,92 mm. Se cargaban un total de 2.550 municiones para ambas ametralladoras.

La torre, previamente pensada solamente para el comandante, alojaba un cañón principal de 37 mm Skoda A7, junto con 90 proyectiles. Además poseía una ametralladora calibre 7,92 mm, en un montaje de bola a la derecha del cañón, que permitía ser disparada coaxialmente o de manera independiente. Así mismo, tanto el operador de radio como el conductor podían disparar la ametralladora de casco.

Al igual que en su antecesor, al entrar en servicio alemán se añadió espacio para un cargador en la torre, reduciendo así la carga de trabajo del comandante, que ahora solamente debía dirigir y disparar. Para esto se hizo necesario reducir la capacidad de carga de munición en 18 proyectiles. Los LT-38 capturados fueron modificados, mientras que los que se construyeron a partir de entonces bajo dominio alemán tomaron en cuenta esta diferencia.

Mecánica

Este tanque poseía un motor Praga EPA de 6 cilindros y 125 HP, refrigerado por agua, que le daba una velocidad máxima de 42 km/h, nada despreciables en la época. Modelos posteriores le agregaron dos carburadores, llevándose así la potencia a 150 HP y la velocidad máxima a 48 km/h. La tracción delantera pasaba a través de una caja de cambios que disponía de cinco marchas adelante y una en reversa.

Vista trasera de un LT-38.

A diferencia del modelo anterior, el LT-38 no poseía bogies dobles sino cuatro grandes ruedas de rodadura (similares a una tipo Christie), respaldada por una suspensión de ballestas laminares horizontales empernadas al casco. Otra gran diferencia era que el diseño no se apoyaba en un sistema de asistencia de dirección neumática, haciéndolo así menos vulnerable al clima extremo.

Dos tanques de combustible de doble pared, ubicados a cada lado de la cámara del motor, contenían 182 litros de gasolina. Un motor de arranque eléctrico estaba respaldado por uno de inercia, accionado desde el interior, mientras que se poner en marcha también, como medida de emergencia, desde el interior de la cámara de conducción.

Blindaje y armamento

En este punto, el LT-38 no aportaba ninguna mejora o actualización. Portaba un cañón Skoda A7 de 37 mm (que en servicio alemán se denominó KwK 37(t)). Si bien era una versión mejorada del que portaba el LT-35, y permitía perforar 32 mm de blindaje a 1.100 metros, disparando proyectiles a una velocidad de 750 m/s, el nulo aumento del calibre lo limitaría más adelante. Se había desarrollado un proyectil de fragmentación, aunque en un calibre tan chico, su poder era relativamente pequeño y se lo pensaba más que nada como apoyo a la infantería contra blancos blandos.

El arma, semiautomática de bloque descendente, era similar a la de su predecesor, sobre todo en el hecho de que el cilindro de retroceso sobresalía del mantelete (aunque esta pieza era consideramente menor). Manejarlo era aparentemente incómodo, debido a que los controles estaban en mala posición dentro de la torre.

La ametralladora del casco, al ser desbloqueada, podía ser apuntada libremente, teniendo una capacidad de giro de 10º a cada costado, de 10º de depresión y 20º de elevación. El visor telescópico tenía marcas de alcance para ambas armas, y en caso de ser destruida, podía ser reemplazado por una mira abierta que no era más que un agujero en el blindaje. La cúpula del jefe del carro tenía cuatro periscopios, dándole una visión de 360º grados.

En cuestiones de blindaje, el LT-38 ofrecía ciertas mejoras frente a su predecesor. En primer lugar, la cantidad de pernos utilizados en su fabricación era menor, pero asimismo el grosor era mayor. Variando entre 10 y 25 mm según la sección, este blindaje se aumentó más tarde hasta los 50 mm en la parte frontal (al ser fabricado bajo dominio alemán, como Ausf. E y versiones posteriores). El haber reducido la cantidad de pernos también hizo disminuir la posibilidad de dañar a la tripulación al ser impactado, pero el peligro continuaba estando, algo que no gustaba a las tripulaciones.

Desarrollo checoslovaco

Aunque el LT-35 era un tanque popular en servicio checoslovaco, se había ganado una reputación de poco confiable, debido principalmente a que había tenido un desarrollo demasiado apresurado. Mientras se solucionaban estas falencias, las autoridades militares decidieron pedir opciones. Al mismo tiempo, la empresa CKD, que fabricaba el LT-35 conjuntamente con la empresa diseñadora (Skoda), buscaba desarrollar un tanque que pudiera ser vendido tanto al Ejército Checoslovaco como a otras naciones.

El TNHP fue un éxito de ventas a nivel mundial. Se vendieron 50 de esta versión a Irán. Este modelo, además de los estragos el tiempo y la falta de la ametralladora de casco, muestra un tipo diferente de mantelete y de cañón. Actualmente se encuentra en un museo en Teherán (foto de Anatoly Terentiev). De no haber invadido Alemania a su vecino país, CKD podría haber vendido una buena cantidad de estos tanques a naciones de todo el mundo.

En 1937 el Estado Mayor de este país solicitó a ambas empresas propuestas para un nuevo tanque. El diseño TNHP de la CKD fue el ganador, comenzándose rápidamente su producción. El resultado fue un vehículo sencillo, confiable y de fácil mantenimiento, que tuvo un relativo éxito en el campo de la exportación, donde no brilló más solamente por la pronta invasión alemana de Checoslovaquia, que cortó la exportación de un vehículo muy importante para este país.

El 1º de julio de 1938 era el mismo gobierno checoslovaco el que solicitó la construcción de 150 unidades, como parte de su rearme apresurado para hacer frente a las ansias expansionistas germanas. Sin embargo, era demasiado tarde: para fines de ese año Alemania había invadido los Sudetes, y en marzo de 1939 el país entero caía bajo dominio nazi. Como consecuencia, ninguno de los tanques ordenados entró en servicio bajo bandera nacional, y fueron rápidamente requisados por autoridades militares germanas, que vieron en él un buen sustituto para sus tanques medios Panzerkampfwagen III. Se ordenó incluso que la producción siguiera adelante más allá de ese número, debido a que las divisiones acorazadas requerían grandes cantidades de material para continuar llenando sus debilitadas plantillas.

De esta manera, el tanque continuó en producción hasta 1942, construyéndose un total de 1.414 vehículos. Muchos fueron vendidos a su vez a países aliados: 102 a Hungría, 69 a Eslovaquia, 50 a Rumania y 10 a Bulgaria.

Sin embargo, como veremos luego, el chasis del tanque fue un éxito todavía mayor. La torre era demasiado pequeña como para aceptar un cañón mayor que el de 37 mm, de manera que a partir de 1941 se lo declaró obsoleto. Pero la parte inferior del vehículo, que poseía una mecánica sencilla y confiable, inspiró todo tipo de vehículos de combate más especializados. Algunos de estos ejemplares permanecieron en servicio incluso hasta la década de 1970.

Uno de los 24 Panzerwagen 39, el primer tanque utilizado en Suiza, actualmente en un museo en dicho país. Obsérvese el camuflaje invernal y el cañón, que tuvo que ser adquirido de manera separada.

Versiones

Ya antes de ser capturadas las industrias y existencias checoslovacas, el LT-38 tenía diversas versiones y estaba en proceso de exportarse a varios países. Irán había pedido 50, y Perú unos 24, al igual que Suiza. Latvia también compró algunos.

Un dato curioso al respecto es que la exportación de vehículos comenzó antes de que el tanque entrara en servicio checoslovaco. Sin embargo, técnicamente ninguno lo hizo, pues en 1938 Alemania comenzó su invasión, y las unidades fabricadas no llegaron a ser asignadas al ejército.

Otro dato curioso es que Inglaterra pidió prestado uno de estos tanques para evaluaciones a comienzos de 1939, pero rápidamente perdió interés al considerárselo inferior a los diseños locales. Cabe destacar que Inglaterra compró licencias de armamento checoslovaco en varias oportunidades, siendo un ejemplo el diseño de la ametralladora que usaba el LT-35 y LT-38, que se convirtió en la BESA, que equipaba todos los tanques británicos de la época.

Este vehículo llegó a Inglaterra cuando Checoslovaquia estaba parcialmente invadida por Alemania, y a pocas semanas de que la invasión se hiciera total. Es de suponer que las autoridades inglesas hubieran tramitado, de haber podido, una rápida concesión de los derechos de fabricación bajo licencia, si es que el tanque hubiera llenado sus expectativas, porque de otra manera no se hubiera podido poner en manos alemanas las necesidades bélicas de este país. De todas maneras, se consideró que el diseño tenía varias fallas, principalmente en la cuestión de habitabilidad y comodidad de uso por parte de las tripulaciones.

Versiones como tanque

  • TNHP: versión inicial, de la cual Irán fue el primer comprador, con 50 pedidos.
  • LTP: versión de exportación para Perú, del cual se fabricaron 24.
  • LTH: versión de exportación para Suiza. Solamente se entregaron 24 antes de que Checoslovaquia fuera invadida, de manera que no se pudieron pedir más unidades. Tiene la curiosidad de ser el primer tanque utilizado por el Ejército Suizo. Como estas unidades se entregaron sin cañones, y luego estos no pudieron ser comprados a Skoda, se tuvo que utilizar uno de 24 mm fabricado en el país. Dentro de Suiza se lo conoció como Panzerwagen 39 «PRAGA». Posteriormente se cambiaron tanto el cañón como las ametralladoras, para aumentar su poder de fuego.
  • LTL: versión de exportación para Lituania, de la cual se construyeron 21.
  • LT vz. 38: designación del Ejército Checoslovaco, que nunca se usó ya que el tanque nunca entró en servicio activo.
  • Sav m/43: cañón de asalto basado en el chasis del TNH, construido en Suecia.
  • PzKpfw 38(t) Ausf. A-D: versión alemana del TNH original checoslovaco, construida bajo el dominio alemán.
  • PzKpfw 38(t) Ausf. E-G: versión que incrementaba el blindaje frontal hasta los 50 mm.
  • PzKpfw 38(t) Ausf. S: se trata de una versión de exportación pedida por Suecia, que fue confiscada por Alemania y nunca llegó a sus dueños. En su lugar, se acordó la construcción bajo licencia de este diseño como Strvm/41.

Otras versiones como vehículo especializado

La modificación más sencilla en uso alemán fue el Panzerbefehlswagen 38(t), un vehículo de mando que se creaba al añadirse radios adicionales y antenas de marco sobre la cubierta del motor, de manera similar al caso del Panzer 35(t).

El Hetzer, oficialmente conocido como Jagdpanzer 38(t), fue sin duda el más exitoso vehículo creado sobre el chasis del Panzer 38(t). Se hizo particularmente conocido en el Levantamiento de Varsovia, tanto por los alemanes, que lo usaron para demoler refugios de polacos rebeldes, como por los mismos habitantes de la ciudad, que capturaron algunos y los bautizaron, convirtiéndolos en personalidades de la gesta.

Pero, al igual que su antecesor, el Panzer 38(t) quedó obsoleto en 1941. En este caso no fueron sus elementos mecánicos los que lo condenaron a operaciones de segunda línea, sino la presencia de vehículos blindados muy superiores en poder de fuego y protección. Al invadir la Unión Soviética, se vio que muchos tanques enemigos tenían cañones de 76 mm y grueso blindaje inclinado, contra los cuales el pequeño vehículo checoslovaco nada tenía que hacer, incluso a corta distancia.

Sin embargo, la fiabilidad y simplicidad del chasis y de sus elementos mecánicos, sumado a su escasa silueta, hicieron que, como su hermano menor, fuera utilizado como base de muchos proyectos, principalmente de cazacarros. De todas maneras, como se trataba de un diseño más nuevo y mejorado, mientras el Panzer 35(t) sólo fue reconvertido en base a unidades removidas del servicio de primera línea, el chasis del Panzer 38(t) continuó en producción luego de la cancelación del tanque en sí, hasta el año 1944. De esta manera se crearon las siguientes variantes:

  • Marder III: este cazacarros consistía en el chasis del Panzer 38(t), sobre el cual se montaba una superestructura abierta por arriba. Hubo dos versiones principales: la SdKfz 138 tenía un cañón de 75 mm de origen alemán (PaK 40/3 L/46), mientras que la SdKfz 139 poseía uno de 76,2 mm pero de origen soviético (Modelo 36). Los vehículos eran tan similares en diseño y prestación que tenían el mismo nombre oficial. Del Sdkfz 138 hubo a su vez dos versiones, en una de las cuales el motor fue trasladado a la parte delantera del chasis, siendo usada en la otra la configuración convencional.
  • SdKfz 138/1 o Bison o también Grille: era un sistema de artillería autopropulsada del cual existieron dos versiones con la misma denominación. Sobre el chasis del tanque checoslovaco se montaba un cañón pesado de infantería de 150 mm de origen alemán (sIG 33/1, que también había sido montado con poco éxito sobre el PanzerKampfwagen I y II, en cuyos casos tendía a sobrecargar los chasis). El Ausf. H mantenía el motor trasero y la cámara de combate en el centro, pero el Ausf. M el motor pasó adelante y la cámara de combate quedó detrás, en un compartimiento rediseñado. Ambos modelos sirvieron en las Compañías de Cañones Pesados de las Divisiones de Panzer-Grenadier. La escasa cantidad de proyectiles que podía cargar cada vehículo inspiró la producción de una variante de amunicionamiento, basada en el Ausf. M.
  • Flakpanzer 38(t) o SdKfz 140: era un vehículo de artillería antiaérea que cargaba un cañón de 20 mm. Se construyeron 162 en 1943, como medida interina, hasta que fueron reemplazados por Flakpanzer IV. Cargaba 540 proyectiles de munición perforante y rompedora, siendo todos trazadores. Esto hacía que la cadencia máxima de disparo del único cañón, de 480 disparos por minuto, fuera rebajada a la mitad. El vehículo tenía una dotación de cinco personas, y el chasis había sido modificado para tener el motor en la parte delantera, de manera similar al Bison Ausf. M.
  • Aufklärungspanzer 38(t) o SdKfz 141/1 (existe una variante, la SdKfz 140/1, que posiblemente sólo difiere en detalles menores): tal vez la variante más sencilla y de cometido menos especializado. Se trataba de una versión de reconocimiento, que montaba la torre de un automóvil blindado SdKfz.222, incluyendo su cañón de 20 mm. En 1944 se construyeron 70 vehículos de este tipo, que se distribuyeron entre batallones acorazados de reconocimiento.
  • Jagdpanzer 38(t) (más conocido por su nombre extraoficial: Hetzer): se trata de la variante más exitosa y conocida. Era un cazatanques que portaba un cañón de 75 mm PaK 39 L/48, y era la única versión de cañón autopropulsado que tenía una superestructura totalmente acorazada, incluyendo la parte superior. Tuvo bastante éxito, sobre todo por su silueta baja. El Hetzer fue bastante popular y exitoso en los últimos años de la guerra, gracias a su escaso tamaño y mucho poder de fuego, aunque apuntar el arma implicaba mover todo el vehículo, limitándose así su eficacia. Una versión muy poco conocida utilizaba el cañón de infantería de 150 mm sIG33/2, pero sólo se construyeron 30 de ellos. También hubo planes para ponerle un cañón de 105 mm, que no fructificaron.
  • Flammpanzer 38(t): una versión del Hetzer, construido en escaso número (menos de 50), que disimulaba un lanzallamas en un cañón falso. Tenía un alcance de 60 metros y cargaba 700 litros de combustible. Se los vio en uso en la ofensiva de las Ardenas, en 1944. Construidos por órdenes expresas de Hitler, se continuó su producción hasta el final de la guerra, pero apenas tuvieron uso.
Hitler inspecciona un Jagdpanzer 38(t), también conocido como Hetzer, cazatanque creado sobre el chasis del Panzer 38(t). Una vez que este carro de combate se hizo obsoleto, se lo modificó para diferentes tareas, sobresaliendo en esta al convertirse en uno de los más utilizados cazatanques alemanes de la Segunda Guerra Mundial.

En conjunto, el chasis del Panzer 38(t) fue utilizado como base de 3.700 cureñas autopropulsadas y 102 transportes de munición. Algunos bastidores fueron reconvertidos como lanzadores móviles de humo (PzKpfw 38(t) mit Nebel Ausrastung), y otros fueron enviados a las escuelas de conductores. Allí se los usó para quemar gas de leña, que era un combustible sintético creado por los alemanes para paliar su escasez crónica de petróleo.

A partir de agosto de 1944, una pequeña cantidad de Hetzer (poco más de 100) fueron desarmados y reconvertidos a la función de vehículos acorazados de recuperación, instalándose una grúa de 2 toneladas en la parte superior. Este Bengepanzer 38(t) fue uno más de este tipo de vehículos, inventados por los alemanes para dar asistencia mecánica rápida en el campo de batalla, impidiendo que se perdieran vehículos dañados o empantanados. Se suponía que los Bergepanzer 38(t) debían hacer esto con los Hetzer. Además de ensamblarlos a partir de Hetzers ya terminados, se los mandó a construir en la línea de ensamblaje en Praga, de manera que salían de la misma fábrica. Hacia el final de la geurra, se habían producido 181 de ellos.

Hubo, sin embargo, muchos diseños basados en este tanque que nunca salieron del tablero de dibujo. Tal vez el más curioso haya sido el PzKpfw 38(d). Este rediseño alemán (de ahí la d de Deutsche) cambiaba totalmente el sistema de propulsión, incorporando un motor diesel Tatra de 210 HP, situado al lado del conductor. En este caso, la guerra terminó antes de que se pudiera avanzar en su producción.

De todas maneras, lo que marca a las claras la fiabilidad y capacidades del chasis del LT-38 es que fue uno de los pocos vehículos que continuó en servicio tiempo después de la Segunda Guerra Mundial. Checoslovaquia continuó la producción del Jagdpanzer 38(t), el cual vendió a Suiza como G-13, fabricándose 158 unidades. En este país, como ya se ha dicho, el Panzerwagen 39 fue mejorado con la actualización de su armamento y estuvo en servicio varios años.

Por si fuera poco, un comprador contrariado, Suecia, usó el bastidor como base para un TAP que estuvo en uso en este país hasta la década de 1970. Igualmente también se lo utilizó como base para el SAV 101, un cañón de asalto que montaba un obús de 105 mm en una superestructura fija.

Un Hetzer en un museo suizo, perfectamente conservado. Muchos de estos vehículos que sobreviven en museos no son de origen alemán, sino suizo, aunque pueda pintárselos a la manera alemana para representar unidades más famosas.

Historia operacional

Las dos grandes campañas en las que el Panzer 38(t) participó ampliamente fueron las de Polonia y las de Francia. Al igual que el LT-35, en la primera actuó como vehículo de reconocimiento, manteniendo la denominación LTM 38, pero a partir del 16 de enero de 1940 se lo reclasificó como tanque mediano, sustituyendo al Panzerkampfwagen III en muchas unidades acorazadas que no disponían del mismo o lo tenían en escasa cantidad.

En ambas campañas se comportó bien, acumulando un buen historial de victorias. En Polonia sirvió principalmente en la 3º División Ligera, que contó con 59 de estos aparatos, de un total de 150 tanques operativos. Hay que tener en cuenta que todas las unidades acorazadas de la época estaban crónicamente mal dotadas: una división acorazada alemana debía tener 562 tanques, y ninguna sobrepasaba por muchos los 300. En este sentido, aunque se los consideraba entonces como tanques de reconocimiento, es evidente que muchos Panzer 38(t) fueron utilizados como punta de lanza, ya que los Panzerkampfwagen I y II eran muy inferiores tanto en blindaje como en armamento.

Un ejemplo que muestra a las claras la importancia de este tanque checoslovaco en el inventario alemán fue la invasión de Noruega, la Operación Weserübung. El movimiento de tropas incluía la invasión de Dinamarca, que por su escaso tamaño y población sólo podía dar una resistencia simbólica al avance alemán. Como los Panzerkampfwagen III y IV eran muy escasos y estaban dispersos por toda Europa, se enviaron en cambio 15 Panzer 38(t) y tres prototipos de tanques con torres múltiples, más 40 tanques Panzerkampfwagen I y II.

Más tarde fueron utilizados en la invasión de Francia, en donde tuvieron dos usuarios privilegiados: la 8º y la 7º División Panzer, comandada esta última por el entonces General de División Erwin Rommel. Esta formación es peculiar porque incluía un total de 106 Panzer 38(t), pero ningún Panzerkampfwagen III. Teniendo en cuenta que se calcula que había, en ese momento, unos 226 de estos tanques en servicio alemán, nos dice mucho del uso que se les daba al reemplazar a su contemporáneo alemán (del cual había entonces en servicio unos 350).

Un Marder III Sdkfz 138 (con cañón alemán), del modelo que trasladaba el motor a la parte delantera. Obsérvese el poco agraciado ensamble de chasis y torre, muy característico de vehículos improvisados como estos.

Sin embargo, el Panzer 38(t) sólo se había enfrentado a vehículos de su tipo o inferiores; cuando había tenido que enfrentar tanques más pesados, su cañón de 37 mm y su escaso blindaje no estuvieron a la altura de las circunstancias. Las unidades alemanas ganaron ambas campañas a base de maniobrar mejor que el enemigo, y de explotar bien la coordinación entre unidades de artillería y aéreas, entre otras cosas. Un reto mucho mayor estaba delante: la URSS.

Para el momento de la Operación Barbarroja, este tanque estaba en servicio con la 6º, 7º, 8º, 12º, 19º, 20º y 22º divisiones acorazadas, totalizando 623 unidades en servicio alemán. Sin embargo, era totalmente ineficaz al enfrentar al «tanque medio» soviético, que era equiparable al tanque pesado alemán: el T-34. Al igual que al Panzer 35(t), se lo declaró obsoleto: su cañón no podía hacerle frente, y su blindaje remachado era fuente de todo tipo de peligros para sus tripulantes, quienes también se quejaban de la calidad del acero, que juzgaban demasiado quebradizo.

A partir de entonces, el tanque en sí fue relegado a tareas policiales o antipartisanos. Se sabe que algunos ejemplares capturados entraron en servicio en el Ejército Rojo, reemplazándose sus ametralladoras por otras de origen soviético.

Del Panzer 38(t) sólo quedó un chasis sobre el cual montar diferentes tipos de cañones (ver más arriba). El Hetzer y el Marder III fueron las más exitosas, siendo relativamente comunes en el campo de batalla europeo.

Muchos chasis de vehículos retirados del servicio también fueron aprovechados al removerse las torres con el armamento, las cuales se dispusieron por toda Europa, incluyendo Noruega, Italia, Dinamarca y otros.

Un Panzer 38(t) Ausführung S (de los que debían ser enviados a Suecia pero fueron requisados por Alemania) en el Museo de Tanques de Munster. Obsérvese la pulcritud del modelo, en el cual han sido cegadas las dos escotillas para las ametralladoras. También son visibles sus cuatro grandes ruedas de rodadura y el blindaje añadido en la parte frontal baja, conformado por orugas de respeto (algo común que puede verse en otras fotografías anteriores). A su izquierda puede observarse parte de un PanzerKampfwagen III, al cual sustituyó en muchas ocasiones. (Foto por Werner Willmann).

Especificaciones técnicas TNH P-S
TripulaciónComandante/cargador/tirador, conductor y operador de radio/ametrallador de casco
ArmamentoCañón de 37,2 mm Skoda A7, más dos ametralladoras calibre 7,92 mm, una coaxial al cañón en la torre, y otra en el casco.
Munición90 proyectiles de 37,2 mm y 2.550 proyectiles de 7,92 mm en cinta, guardadas en bolsas.
Blindajeentre 10 mm y 25 mm, según sección
Sistema de propulsiónmotor Praga EPA de seis cilindros, enfriados por agua, con una potencia de 148 HP y una transmisión de 6 marchas, 5 hacia delante y una reversa 
Velocidad máxima42 km/h
Autonomía200 kilómetros, máximo
Peso9,7 toneladas
Largo4,55 metros
Ancho2,13 metros
Alto2,31 metros
Especificaciones técnicas
Panzer 38(t) Aus. A-C
TripulaciónComandante/tirador, cargador, conductor y operador de radio/ametrallador de casco
Armamentoigual que modelo checoslovaco
Blindajefrontal de 25 mm, lateral de 15 mm
Sistema de propulsiónigual que modelo checoslovaco
Largo4,61 metros
Ancho2,14 metros
Altura2,40 metros

Fuentes: Panzer ligeros, de Bryan Perrett, Terry Hadler y Peter Sarson (tomo nº 32 de la colección Carros de Combate Osprey Military/RBA, 1999). Título original: German Light Panzers 1932-1942.

Pistolas de asalto

El concepto de «pistola ametralladora» no es nuevo: desde que la pistola semiautomática alcanzó la madurez, casi todo diseñador intentó alcanzar este nuevo logro.

Esta búsqueda fue una de las más largas y competitivas de todo el siglo XX. Pero ni siquiera John Moses Browning, uno de los dioses de los diseñadores de armas, pudo lograrlo. Según se dice, sus observaciones le dijeron que una pistola realmente automática sería siempre incontrolable, al punto de ser un arma inútil porque resultaría imposible de apuntar luego del primer disparo.

El problema era que, cuanto más pequeña es el arma, es también menos pesada. Y es obvio que una pistola liviana disparando en modo automático se haría incontrolable, porque el peso y el tamaño del arma misma es algo que siempre ayudó a hacerla más estable y fácil de empuñar. Al mismo tiempo, al reducir el tamaño, por motivos mecánicos, se aumenta la cadencia de fuego: los mecanismos tienen menos espacio para recorrer, y por lo tanto repiten el ciclo de disparo más rápidamente.

Las dos cosas combinadas hicieron que prácticamente todos los intentos por lograr una pistola realmente automática, fácil de operar y disparar, precisa y confiable, fallaran. Sin embargo el interés se mantuvo durante todo el siglo XX, pensando en diferentes artilugios que ayudaran a hacer controlable el arma. Y es que el concepto prometía mucho.

Uno de estos intentos fue la culata plegable o removible, ya ensayada en las pistolas alemanas Mauser C-96 y Luger P-08 de antes de la Primera Guerra Mundial. Estas raras mezclas de carabinas y pistolas eran una muestra de lo que vendría. La Luger no podía hacer disparos en ráfagas, a diferencia de la Mauser C-96, que sin embargo era imposible de disparar de esta manera a menos que se usara la culata. A cambio de esto prometían ser un poco más precisas y a veces, dar más alcance. Sin embargo, fueron relegadas como curiosidades. Después de la Segunda Guerra Mundial los soviéticos volvieron a intentar este concepto con la pistola Stetchkin, que pretendía reemplazar tanto a las pistolas como a los subfusiles.

Pistola Luger con cargador de sartén y culata removible. Era uno de los aparatosos intentos de principios del siglo XX tendientes a crear una carabina y luego un subfusil a partir de una pistola. Al igual que las ideas montadas sobre la Mauser C-96, no fueron nada prácticas y quedaron como una curiosidad histórica.

Esto no fue posible, de manera que se siguieron fabricando subfusiles por un lado y pistolas por el otro. Las armas dedicadas, que no podían funcionar como comodines, seguían siendo más confiables y precisas.

Sin embargo, la idea de crear un híbrido funcional entre estos dos tipos de armas llevó a la creación de una incipiente clase de pistolas de asalto. Este nombre suena un poco mejor que el de pistola ametralladora, que es demasiado exagerado. De todas maneras hay, como siempre, problemas con los conceptos.

Es necesario aclarar que en EE.UU. se llama pistola automática (ya que todo el proceso de disparo es automático, solo hay que apretar el gatillo) a lo que el resto del mundo llama pistola semiautomática (para no confundir, porque cada vez que se quiere disparar, hay que volver a apretar el gatillo). De manera que, para evitar confusiones, en este artículo se utilizará, al igual que en otros textos, el término de pistola de asalto, para referirse a las pistolas que pueden disparar varios proyectiles sucesivos con una sola presión del gatillo. Los estadounidenses se refieren muchas veces a las pistolas de asalto como machine pistol (denominación que también utilizaron los alemanes a veces, machinenpistolen), lo cual muchas veces se traduce erróneamente al castellano como «pistola ametralladora» (lo cual es una exageración). Otra denominación a veces usada en inglés, en este caso más preciso, es burst fire pistol (pistola de disparo en ráfaga).

Sin embargo, las diferencias de criterio no son solo de nombre. Mientras los diseñadores europeos piensan en armas más parecidas a las pistolas, los estadounidenses hablan de pistolas de asalto cuando se refieren a subfusiles cortos o incluso a fusiles empequeñecidos de diversas maneras. Muchos diseños de EE.UU. son realmente extravagantes, por decir poco, aparatosos híbridos formados de otros diseños, que no son realmente pistolas de asalto, sino subfusiles o fusiles cortos, casi imposibles de usar con una sola mano debido a su peso y tamaño.

A medio camino se quedan otros diseños no enmarcados en ninguna tendencia mayoritaria de pensamiento. Los israelíes por ejemplo, luego del éxito de su subfusil Uzi, produjeron dos versiones menores. La mini-Uzi y la micro-Uzi surgieron en la década de 1980, pero no dejan de ser subfusiles pequeños, que todavía conservan culatas plegables especiales. A pesar de todos los esfuerzos hechos por los diseñadores, no dejan de ser poco controlables a la hora de disparar y tienen que ser usadas a muy corta distancia, por personal bien entrenado en su uso.

Con el tiempo los diseñadores de todo el mundo se dieron cuenta de que era realmente difícil pensar en armas tan pequeñas, de puño, que pudieran disparar ráfagas completas, y por eso se abocaron a la creación de armas que lanzaran pequeñas ráfagas de tres disparos.

Fue así que, aunque las diferencias de criterio siguen existiendo, se tiene un criterio más generalizado acerca de a qué nos referimos cuando decimos pistola de asalto. A continuación veremos tres de los casos más famosos y exitosos, que marcaron algún hito en la historia de este concepto durante el Siglo XX.

Heckler & Koch VP70

A pesar de lo que muchos piensan, fue la VP70, y no la Glock, la primera pistola en el mundo con un marco hecho a base de polímeros. Este diseño nació así, revolucionario, desde el comienzo; no es raro que su origen sea la famosa compañía alemana Heckler und Koch, que luego se hizo famosa en gran medida por lo arriesgado de sus diseños, dentro de la ortodoxia generalizada de la industria. La VP70 apareció en 1968 como un proyecto más, pero hundía sus raíces directamente en la Segunda Guerra Mundial. Heckler y Koch habían sido diseñadores de la conocida fábrica de armas Mauser, en Oberndorf.


La VP70Z es la versión civil, que no puede hacer disparos en ráfaga.

Allí, casi al final del conflicto, se había estado trabajando en una pistola que fuera lo más sencilla de fabricar y usar, para dotar a toda la población de una defensa frente al avance soviético. De allí derivaba el nombre del diseño, VP (por «Volk Pistole», pistola del pueblo). Sin embargo, este proyecto no llegó a ninguna parte debido a la derrota alemana. La VP70 había sido diseñada por Helmut Weldle, uno de los mejores ingenieros de H&K, y por Alex Seidel, el tercer miembro co-fundador de la compañía. El número 70 apareció luego, cuando comenzó a fabricarse en 1970.

Se trataba de un arma totalmente adelantada a su tiempo, y esto fue en parte lo que la condenó a su desaparición. La VP70 inauguró la clase de las pistolas de asalto.

Así, como cualquier arma de puño, solamente disparaba un proyectil por vez. Pero si se le agregaba una culata especial, se convertía en un arma que disparaba en ráfagas de 3 disparos consecutivos.

Configuración general

Se trata de una pistola de doble acción, o sea que no hay que montarla para que dispare. Carece de martillo y funciona por aguja percutora. No dispone de ninguna clase de seguros, porque el arma está pensada solamente para que se dispare si el gatillo es presionado; no se activa por caídas o golpes bruscos. El problema es que por lo tanto el gatillo es muy duro, lo que se compensa con un guardamonte grande en donde caben dos dedos. El único seguro es un botón en la parte trasera del guardamonte, que inhabilita el gatillo.

El mecanismo de disparo es por inercia. El cajón de dichos mecanismos está hecho de material sintético y tiene solamente 4 partes móviles. El cargador permite llevar 18 proyectiles, lo que ayuda mucho si el arma tiene que dispararse en modo de ráfagas de 3 disparos. Recordemos que en la época de este diseño, los cargadores de 9 mm Luger Parabellum no superaban generalmente los 12 cartuchos.

Pero otro gran adelanto de esa época era su estructura completamente hecha de polímeros sintéticos. Este material de alto impacto fue probado duramente y logró resistir hasta 200º de temperatura sin deformarse. Sin embargo hay partes de metal, además del cañón, como la corredera. Se trata en suma de un arma fácil de producir, tal como pretendía ser su diseño anterior.

La VP70M era el único modelo capaz de llevar la culata que permitía el disparo automático en ráfagas. Nótese el selector en la parte superior, que solo marca 1 o 3. Una de las características de este arma era la ausencia casi total de seguros y partes externas móviles.

Ráfagas a 2.200 disparos por minuto

La VP70 fue la primera pistola de asalto, a pesar de su limitación a 3 disparos rápidos. Esto solamente era posible si se le adaptaba una culata a la parte trasera, convirtiéndola en una especie de carabina pequeña. Recordemos que no era la primera vez que se hacía esto: tanto la Mauser C-96 como la Luger tenían versiones de este tipo. La versión civil de la VP70, la VP70Z («Zivilversion») no podía llevar esta culata, y la VP70M («Militär») era la única que tenía los orificios necesarios en la parte trasera.

En la culata (hecha casi totalmente de material sintético) se encontraba un selector de disparo, que tenía solamente dos posibilidades: 1 y 3. Es importante aclarar que el uso de la culata no era solamente para darle más control al diseño cuando disparaba. Sin este aditamento era totalmente imposible el disparo automático, debido a que los mecanismos no lo permitían. La culata tenía en ella el selector de disparo, y si no se la insertaba correctamente, la pistola no disparaba más que un proyectil por vez.

Una curiosidad de dicha culata era que servía también como estuche. Siendo hueca en su mayor parte, se podía guardar en ella a la pistola completamente lista para la acción y sacarla para utilizarla en pocos segundos.

En modo automático, la VP70M tenía una cadencia de tiro teórica de 2.200 disparos por minuto. Esto generaba sin duda un gran estruendo, y el arma sufría un gran stress para el que estaba diseñada.

Disparo de la VP70; previamente el tirador la saca de su espacio en la culata para montarla sobre la misma.

¿Demasiado poderosa?

Como se dijo antes, la ruina de la VP70M fue prometer demasiado, en un momento complicado de la historia. Al principio fue un gran suceso, y la fábrica concretó ventas a varias fuerzas armadas y policiales de Asia y África. Por seguridad, para el mercado civil se hizo la VP70Z, que no podía bajo ninguna circunstancia hacer fuego automático. Sin embargo, pronto comenzaron los problemas. A muchos organismos de seguridad les preocupaba que este arma pudiera caer en manos equivocadas. Si un terrorista de la época podía crear caos con una pistola semiautomática, ¿qué haría con una capaz de disparo automático, aunque fuera solamente en ráfagas cortas y usando una culata removible?

Sin duda se exageró demasiado el poder del arma, que no era una ametralladora de mano ni nada similar. La culata la convertía en más aparatosa que una pistola convencional, y bien utilizada podía servir a cualquier fuerza de seguridad del mundo. A pesar de esto, muchas fuerzas de seguridad europeas comenzaron a preocuparse seriamente por la VP70M. Tal vez en un esfuerzo por ganar un mercado menos suspicaz, la H&K fabricó unas 400 unidades en calibre 9×21 mm IMI, que se salían de ciertas legislaciones sobre armas, y este modelo fue puesto a la venta en Italia principalmente (aunque algunas aparentemente llegaron a EEUU). Mantenían la culata, pero esta no permitía el disparo automático.

Pero nada se pudo hacer para mantener la VP70 en producción. Varias versiones dicen que esta se detuvo en la década de 1980, pero no hay una fecha cierta. Algunos dicen que fue en agosto de 1989, pero otros dicen que fue varios años antes. Sin embargo, aparece en el proyecto para reemplazar a la Colt 1911 en las FF.AA. de EEUU mediados de los 80s, dando, por cierto, resultados bastante malos.

Y es que en realidad, algunos dicen que la VP70 no terminó de cumplir con todo lo necesario para ser una pistola de asalto exitosa. Una de las quejas recurrentes es que, para el disparo en ráfaga, había que hacer mucha fuerza para mover el gatillo, lo cual era poco práctico y dificultaba el agarre preciso. Además, aunque era precisa en modo semiautomático, en pruebas de tiro generalmente la ráfaga se dispersaba bastante, y requería mucho entrenamiento el centrarla más, asegurando que todos los proyectiles impactaran el blanco y lo hicieran relativamente cerca.

Prueba de disparo de la VP-70M en un campo de tiro. El tirador muestra como, en disparo semiautomático, es capaz de dispararle a objetivos individuales a unos 10 metros de distancia, pero le resulta casi imposible hacer lo mismo con el modo en ráfaga, o también agrupar impactos en una silueta.

Beretta 93R

Este diseño italiano tomó la posta en materia de pistolas de asalto, cuando la VP70 alemana comenzó a tener problemas de imagen. Se trata de un arma directamente derivada de la exitosa y famosa Beretta 92, que está en servicio en Italia y hasta logró romper definitivamente el reinado de la Colt .45 en las Fuerzas Armadas de EE.UU.

Al igual que el diseño de H&K, este arma puede hacer solamente ráfagas de 3 disparos. Pero tiene una diferencia sustancial: utiliza una culata separable, y puede disparar de manera automática sin ella, aunque esto esté contraindicado por la empresa.

Un primer plano de la Beretta 93R nos muestra sus principales características. Nótese el cargador largo, para aumentar la capacidad de disparo. Por lo demás, externamente es muy similar a la 92, con la gran excepción del pistolete (plegable bajo el cañón) que, ubicado delante del arco guardamonte, permite asir mejor el arma cuando se dispara en modo automático. El cañón más largo con bocacha apagallamas solo se incorporó en los primeros modelos.

Configuración general

Para facilitar el agarre del arma, especialmente cuando hace fuego automático, se diseñó una empuñadura más sencilla y compacta. Está pensada para que el usuario utilice sus dos manos: la derecha tomando el arma y apretando el gatillo, y la izquierda asiendo una pequeña manija que se pliega debajo del cañón. El pulgar izquierdo debe en teoría introducirse en la parte delantera del guardamonte mientras que el resto de la mano sostiene el arma. De esta manera la pistola es un subfusil en miniatura.

Para facilitar más el disparo en ráfagas, el cañón alargado del arma tiene un freno de boca ingenioso, que también actúa como bocacha apagallamas. Sin embargo este detalle parece corresponder solamente a las primeras unidades, y fue rápidamente abandonado.

La culata es opcional, aunque la empresa dice que es mejor usarlo, debido a que la pistola es muy temperamental en disparo automático. Viene en una funda especial, y tiene dos modos de extensión, para adaptarse a diferentes tipos de tirador.

Hay dos tipos de cargadores disponibles: de 15 disparos y otro de 20, que se reconoce instantáneamente porque sobresale un poco de la empuñadura, por debajo.

En acción

Según se dice, en modo automático la Beretta 93R es bastante precisa, debido a las ideas que se han incorporado en materia de ergonomía. Uno de los más señalados es el pistolete delantero, que mejora la antigua postura de asir la pistola con las dos manos. Esta práctica, muy aceptada en EE.UU. y en otros países, tiene el inconveniente de que las dos manos terminan haciendo mal el trabajo, cerrándose sobre una empuñadura demasiado grande. Con el pistolete se mejora la performance, ya que las dos manos se separan y así hacen más fácil de controlar al arma.

La Beretta 93R despertó, al igual que la VP70, muchas discusiones. Al igual que el caso anterior, se trataba de un arma excelente. Sin embargo encontró algunos problemas técnicos. Hacia mediados de la década de 1980 todavía estaba en proceso de desarrollo y no había salido al mercado. Aparentemente esto se debe a que el sistema de disparo era demasiado complicado. El mantenimiento y las reparaciones no podían llevarse a cabo «en casa» y necesitaban de personal adiestrado de la fábrica.

Esto reducía sin duda su atractivo comercial y militar, y finalmente el proyecto parece haber sido abandonado. Aunque la pistola no aparezca desde hace tiempo en el catálogo de la empresa, aparentemente ciertas unidades de seguridad italiana la utilizan.

Animación en 3D que muestra los componentes de la Beretta 93R y cómo dispara en sus diferentes modos.

Glock 18 y 18C

Derivada, como toda la familia, de la ya superfamosa Glock 17, este arma parece ser, realmente, la primera pistola de asalto del mundo, con todas las letras.

La Glock 17 fue, luego de la VP70, la segunda pistola en hacer un uso intensivo de materiales sintéticos. Tanto fue así que se corrió el rumor de que era posible hacerla pasar sin problemas por los detectores de metales de los aeropuertos, lo cual es totalmente falso. Después de todo, todavía el cañón y las municiones son de metal, entre otras piezas.

Uno de los primeros modelos de la Glock 18, con muescas en el cañón largo.

Esta revolucionaria pistola posee una gran sencillez de uso. Curiosamente no tiene seguro externo, a pesar de que hay tres sistemas diferentes para que la pistola no se dispare al ser golpeada (por ejemplo, si se cae). La Glock 17 solamente hace fuego si alguien aprieta de su gatillo.

El éxito de este arma hizo que su empresa fabricante comenzara a sacar versiones especiales, recamaradas para otros calibres como el .45 ACP o el 10 mm, para tiro de competición, para defensa personal, etc. Se tratan por lo general de «copias» de la Glock 17, que aprovechan la gran mayoría de sus piezas para ahorrar costos y ganar en calidad, pero difieren en pocos aspectos del modelo madre.

La pistola resultó tan buena que comenzó a ser usada por muchas fuerzas policiales. Fue así que la unidad antiterrorista EKO Cobra, de Austria, le pidió al fabricante que diseñara para ellos una versión totalmente automática del arma. La Glock 18 y 18C no están disponibles para civiles y en algunos países se requiere tener licencias especiales para poder comprarla y usarla.

La primera pistola de asalto del mundo

La Glock 18/18C aparece en el sitio institucional de Glock como «full automatic pistol», esto es, pistola completamente automática.

Esto lo logra sin hacer uso de ninguno de las tantos agregados ensayados por diseñadores anteriores. Sin culatas removibles, sin pistoletes, sin selectores de ráfagas cortas, ni nada parecido. La Glock 18/18C dispara hasta que no quedan balas, y es controlable usada a dos o a una mano.

Excelente imagen de una Glock 18C con cargador largo. Esto permite un uso más intensivo en las operaciones. Con el cargador de 17 disparos, la pistola se descarga muy rápidamente, a menos que el usuario esté bien entrenado. Obsérvese la diferencia de empuñadura con respecto a la 18, el modelo primitivo. La 18C posee los compensadores montados directamente en la corredera, de manera que las muescas del primer modelo no son visibles ni sobresale el cañón de la corredera.

La diferencia más esencial con respecto a la Glock 17 es un selector de disparo en la parte izquierda de la corredera. Por lo demás, las armas son muy similares en aspecto.

Las otras diferencias corren por parte de los dos diferentes modelos. La Glock 18 es el modelo más primitivo. Tiene el cañón más largo que la corredera, con tres muescas al final que actúan como compensadores para manejar mejor el culatazo.

El modelo 18C, más nuevo, tiene cuatro compensadores integrados en la corredera. Están ordenados en dos parejas; la más cercana al cargador es estrecha, mientras que la segunda pareja es más ancha. Esto permite mejorar todavía más el control del arma cuando entra en acción.

Disparo realmente automático

El selector de disparo es similar a cualquier otro de pistola, solamente que agrega la posibilidad de disparo automático. No hay opción para ráfagas cortas: el selector solo permite elegir entre disparos individuales o automáticos. Está localizado al final de la corredera, y gira sobre una pieza circular.

Una vez seleccionado el modo automático y apretado el gatillo, el arma vacía el cargador en un abrir y cerrar de ojos. Esto se debe a la enorme cadencia de disparo, de entre 1.100 y 1.200 disparos por minuto.

Una Glock 18C con culatín removible, la opción ideal para equipos especiales de la policía. Obsérvese cómo se inserta en la parte posterior de la empuñadura, detrás del cargador. Esto permite que el policía tenga la opción de usarla tanto como arma de asalto o como semiautomática.

Esto presentaba un pequeño problema para los cargadores standard de cualquier pistola 9 mm, que tienen un máximo de entre 17 y 21 disparos. Para la Glock 18/18C la empresa diseñó cargadores especiales de 33 disparos. Así se soluciona el siempre presente problema de la falta de munición en armas que disparan tan rápido.

El defecto es que el cargador de 33 disparos es realmente grande, sobresaliendo de la empuñadura ostensiblemente. Pero es un detalle menor, ya que puede usarse como respaldo junto con uno convencional de 17 disparos, que es el mismo que usa la Glock 17.

Según dicen los entendidos, el espectáculo de disparar una Glock 18/18C es realmente único. Por un lado las llamaradas de los compensadores, y por el otro, una lluvia de cartuchos vacíos volando hacia todas partes. El culatazo no parece ser algo que afecte seriamente la puntería o la mano del usuario.

Un tirador dispara casi 300 municiones al hilo con una Glock 18C con culatín. Una muestra de efectividad y confiabilidad.

Facilidad y precisión de uso

Impresionante imagen de una Glock 18C en acción. Pueden verse claramente las llamaradas que salen de los compensadores, montados directamente sobre el cañón y la corredera (que todavía ni siquiera ha comenzado a moverse).

Según dicen quienes la han probado intensamente, la Glock 18 es un arma sencilla de usar, que requiere entrenamiento, pero no demasiado. Sin embargo, la 18C aparentemente es todavía mejor, ya que el diseño de los compensadores integrados a la corredera es mucho más ingenioso y preciso. La gran ventaja sobre todos los diseños anteriores que ni siquiera salieron al mercado es que la Glock 18/18C es un arma realmente automática, y no puede disparar ráfagas cortas. Con algo de práctica se puede aprender a disparar ráfagas de tres, cuatro o cinco proyectiles, pero eso es a elección del usuario.

La Glock 18/18C es muy precisa, sobre todo hasta los 30 metros, y rompe muchos de los prejuicios sobre las pistolas de asalto, que ya eran calificadas como muchos como imposibles de construir. Compacta, precisa y fácil de usar, es también un arma convencional, sin ningún tipo de pieza o accesorio extraño a su clase.

¿Reemplazar a los subfusiles?

Sin duda una de las metas de las pistolas de asalto era ese, al menos en parte. No hay duda de que en ciertos ambientes un subfusil tiene grandes ventajas, como puede ser en un campo de batalla, ya que da mejor alcance y precisión, además de permitir usar munición de fusil (como sucede cada vez más frecuentemente en los nuevos diseños).

Sin embargo, hay situaciones en donde un subfusil es un aparato algo engorroso. Por mucho tiempo, los guardaespaldas de grandes personalidades o los guardias de seguridad de incógnito han usado versiones cortas de famosos subfusiles, como el MP5, o el mini-Uzi o micro-Uzi. Pero estos modelos tienen algunas desventajas intrínsecas a su diseño. Por un lado, siguen siendo muy grandes, ya que son simples versiones acortadas, no rediseños. Esto hace que un observador atento, como un potencial terrorista o secuestrador, pueda darse cuenta de que el guardia está fuertemente armado. Por otra parte, al ser más grandes son también más difíciles de sacar a la luz, estando escondido bajo sacos o ropas pesadas. Y es sabido que en ciertas situaciones, disparar medio segundo más tarde es disparar demasiado tarde.

Además, al no ser armas diseñadas desde la nada, a veces tienen problemas que sus versiones anteriores tenían en menor escala, pero ahora repotenciados. Una micro-Uzi es sin duda un gran arma, pero no es tan precisa como una Uzi, que es más pesada y maneja mejor el culatazo. Al perder peso y volumen, se pierde también precisión y facilidad de uso. Al utilizarla en ciertos contextos, el tirador puede llegar a herir o matar a otras personas, como es el caso del guardaespaldas en un lugar abierto.

Las pistolas de asalto no se piensan entonces como un arma militar de primera línea, sino para ciertos casos como el de las unidades que trabajan en la retaguardia, tripulantes de tanques o servidores de piezas de artillería, que pueden necesitar el apoyo de un arma de mano pero que no tienen espacio en sus funciones para cargar y mantener un subfusil. Otro de los campos en donde las pistolas de asalto son muy requeridas es el del contraterrorismo y las operaciones especiales. En estos casos, los comandos tienen que operar en ambientes muy cerrados, a muy corta distancia. En estas situaciones, la rapidez para apuntar cómodamente y disparar es fundamental, así como la seguridad de que el proyectil irá justo donde se lo desea (y si dos o tres golpean en ese punto, tanto mejor). En estos contextos, un arma más larga y pesada, como un subfusil, puede representar medio segundo de demora, el trabarse en algún sitio, etc.

Este fue el objetivo que se buscó durante décadas, y la VP70 y la Beretta 93R, aunque abrieron el camino, no lo lograron totalmente. La Glock 18/18C elimina todos de los inconvenientes previos (dificultad de manejo por la sobreelevación, escasez de munición, etc.) y termina logrando este objetivo.

El uso de compensadores en el cañón es sin duda la mejor opción. Los usuarios han manifestado que, incluso usando una sola mano, el arma es razonablemente controlable, sobre todo teniendo en cuenta su terrible volumen de fuego. Al parecer no es difícil hacer dos o tres impactos en el mismo blanco, una vez que uno se ha familiarizado con el ella. Claro que esto debe tomar un par de cargadores grandes, al menos. Pero es un precio bajo por un arma tan excelente. Es por eso que la Glock 18/18C puede reemplazar sin demasiados problemas a un subfusil en ciertas situaciones (no por nada su diseño fue solicitado por una unidad antiterrorista). Tan fácil de esconder y desenfundar como una pistola semiautomática cualquiera, esconde sin embargo el poder de hacer ráfagas controladas en espacios pequeños, incluso con una sola mano.

No hay otra arma en el mundo que haya podido demostrar esta cualidad, ni antes ni ahora. Por eso que la Glock 18 ya se ganó su espacio en la historia de las armas de fuego, junto con su hermana mayor, la Glock 17.

Sin embargo, como siempre sucede, no hay armas definitivas. La lista de prototipos y de propuestas para más pistolas de asalto continúan surgiendo, y seguramente en algún tiempo tendremos más ejemplos para comentar.

Granadas de mano

Al ser los chinos los descubridores de la pólvora, les tocó obviamente a ellos ser los inventores de los primeros artefactos destructivos. Además de utilizarla con propósitos recreativos, como fuegos artificiales, a veces las metían en tubos de cartón o posiblemente bambú, agregaban una mecha y luego de encenderla arrojaban estos explosivos de mano dentro de ciudades sitiadas o recintos cercados.

Sin embargo, este tipo de uso no se generalizó, y aparentemente estas primitivas granadas no fueron utilizadas durante mucho tiempo. Posiblemente debido a accidentes y episodios de mal uso, o a otras cuestiones, su historia se pierde.

Hacia el siglo XV hay datos que reflejan el uso de la pólvora dentro de vasijas de tierra cocida, la cual a veces se recubría con sogas o trapos. Esto impedía que el recipiente se rompiera o estallara al chocar con el blanco, dificultando la explosión de la pólvora (que de otra manera solo se quemaría).

No se puede hablar, sin embargo, de verdaderas granadas de mano sino hasta el siglo XVIII. Para esta época la pólvora era utilizada desde siglos atrás en toda Europa en las numerosas guerras entre estados. En cañones y las primeras armas de fuego, se la utilizaba como propelente, indispensables para el lanzamiento de los proyectiles.

En este momento se comenzaron a usar nuevos recipientes para la pólvora. Primeramente se hicieron de cristal fundido, pero luego se usó el hierro. Equipadas con mechas, estas bombas eran llevadas al campo de batalla por tropas especializadas. Conocidas como granadas por la similitud que tenían con el fruto de esta planta, los soldados que las lanzaban se agruparon en unidades de granaderos. Estos cuerpos ganaron mucha importancia en ciertos ejércitos europeos y luego americanos, nombres que todavía hoy se siguen utilizando.

Aunque son parte del imaginario de la guerra terrestre, las granadas de mano también participaron de la historia naval. Su uso era generalizado; los granaderos se subían a los palos del barco y aprovechaban la altura para lanzarlas hacia el buque enemigo, que buscaban destruir o abordar. En estos ambientes el potencial destructivo era enorme, ya que habían muchos materiales inflamables y explosivos.

Sin embargo, este tipo de granadas no eran muy prácticas. Eran pesadas, difíciles de manejar en combate y algo imprecisas. Lentamente su uso fue decayendo, pero luego resurgió. Con el tiempo, estas unidades dejaron de especializarse en su uso, y posteriormente las granadas más modernas, mucho más prácticas y eficaces. Hacia mediados del siglo XIX, particularmente en la Guerra de Crimea, la Guerra Franco-Prusiana y la Ruso-Japonesa, las granadas ya volvían a ser utilizadas. Para finales de la Primera Guerra Mundial, eran parte del equipo básico de todos los soldados.

Durante esas décadas, mejores diseños, mejores materiales explosivos y otras tácticas habían hecho posible y necesario su uso generalizado. Más potentes y seguras, todo esto les permitía que su tamaño fuera más reducido sin restarle por ello poder.

Pero, ¿qué es exactamente una granada de mano?

Descripción

Una granada de mano es un artefacto explosivo que, debido su pequeño tamaño, puede ser lanzado por un solo soldado hacia el enemigo, detonando a una distancia segura del lanzador.

A pesar de la creencia popular, las granadas no son extremadamente potentes. Su radio de acción (es decir, el área en la cual causan mucho daño, o incluso la muerte) suele estar en los 10 metros, como máximo (dependiendo de si tienen o no metralla), mientras que la onda expansiva más fuerte nunca pasa de los cinco metros. Esto es así por una cuestión lógica: no se puede lanzar una granada a más de 35 metros, de manera que tiene que haber una distancia mínima entre la granada y el lanzador, para que este no salga herido.

Debido a su peso y tamaño, los soldados no suelen llevar nunca más de tres o cuatro granadas. Teniendo en cuenta que un soldado actualmente carga una gran cantidad de equipo (fusil y munición, equipos y accesorios para el fusil, algo de comida y bebida en ciertos casos, otros equipos, etc.) cargar más granadas no es la prioridad. En casos especiales puede ser que el soldado disponga de más espacio y sepa que por su misión requerirá de más granadas, pero son, justamente, casos especiales.

El amplio uso que las granadas de mano vieron en ciertos países hace que todavía se las pueda encontrar abandonadas en excavaciones, basurales, etc. Después de las minas antipersonal estos artefactos son los más peligrosos de encontrar. Es importante que, aunque no se viva en un país recientemente involucrado en un guerra, se eduque a los niños y se los concientice a no tomar y manipular este tipo de artefactos. Las granadas son un ícono de la guerra y son fácilmente distinguibles; no es raro que un niño, al encontrarla, quiera jugar con ella. Estas granadas pueden o no ser recientes; muchas veces criminales o terroristas pueden abandonarlas para deshacerse de la evidencia. En todo caso son peligrosas: aunque tengan muchos años, igualmente pueden estallar. Es importante que se eduque a los niños para que avisen ante la presencia de este tipo de elementos, que solamente pueden ser manipulados por personal policial o militar competente.

El efecto destructivo de la granada se lo da el explosivo que carga dentro, generalmente unos pocos cientos de gramos. Cuando el explosivo era pólvora, era importante que el recipiente fuera fuerte y no se rompiera al impacto con el suelo; la pólvora de otra manera, al derramarse, se quemaría rápidamente pero no tanto como para generar una explosión. Sin embargo, actualmente se utilizan explosivos plásticos y de otros tipos que no requieren de tantos cuidados.

Las granadas tienen dos efectos, ambos buscados por el diseño. En primer lugar, el efecto mecánico, físico. La explosión crea una onda expansiva la cual, ayudada por esquirlas, puede herir o matar al enemigo, o como mínimo hacerlo desplazar unos metros. El segundo efecto, a veces más importante (y buscado por ciertos diseños) es el psicológico. La fuerte y sorpresiva detonación, el humo y el polvo generados hacen que el enemigo trate de refugiarse. Si se espera una granada, todos se esconderán o huirán; si no se la espera, existen unos segundos en los cuales los sobrevivientes estarán incapacitados, sordos y confundidos por la detonación, posiblemente tosiendo por el humo y con los ojos irritados. Todo lo cual los incapacita para el combate, permitiendo su captura mucho más fácilmente al limitar su capacidad defensiva y ofensiva.

Funcionamiento general

Las granadas de mano, como su nombre lo indican, se caracterizan por ser portátiles y fáciles de usar con una sola mano. Esto aumenta su alcance y por lo tanto su eficacia; la facilidad de uso ha sido siempre una de las prioridades en su diseño, más allá de la potencia de la masa explosiva. Sin embargo, como se verá, ha habido casos de granadas poco prácticas y difíciles, incluso peligrosas de usar.

Un soldado que sea buen lanzador de granadas puede enviar una a entre 30 y 35 metros de su posición, teniendo en cuenta que el área de daño máximo no supera generalmente los 20 metros. En realidad, el área de mayor daño de una granada es de unos 5 metros, en donde la esquirla y la onda expansiva pueden matar o herir seriamente a cualquier persona. En el resto de la distancia, el efecto es importante pero menor, solamente incapacitando por el ruido y dando lugar a heridas más o menos leves.

Todas las granadas comparten una serie de partes y mecanismos más o menos iguales, dependiendo de su tipo; los más comunes se muestran en el gráfico inferior. Las tres principales son:

  • Cuerpo: es la carcasa del artefacto, que contiene todos los mecanismos impidiendo la entrada o salida de componentes. Además, suele ser uno de los responsables de la producción de esquirlas. Puede estar constituido de diversos materiales (ver más abajo).
  • Espoleta: es la serie de mecanismos y seguros que impide el estallido de la granada hasta el momento deseado, y luego se asegura de que el artefacto estalle de la manera para la cual fue diseñado. Hay muchos tipos de espoletas, las cuales se explicarán más adelante.
  • Multiplicador y carga explosiva: para evitar accidentes y fallas, los materiales explosivos de las granadas son particularmente estables. Estos materiales no estallan por el calor, a veces ni siquiera si son puestos directamente en el fuego. Es por eso que se necesita que la granada tenga en su corazón una pequeña cantidad de material explosivo más sensible, capaz de ser encendido por los pequeños mecanismos de la espoleta.
Corte esquemático de una granada típica, la M62 estadounidense. Pueden verse señaladas las partes más importantes, cuyo funcionamiento se explicará más adelante.

Explosivos comunmente utilizados

Además de mejorarse con el tiempo el diseño y las espoletas, otro de los cambios que sufrieron las granadas fue justamente su razón de ser: el material explosivo que cargan.

La pólvora fue el primero de todos. Aunque es estable, no solamente es sensible al calor directo y al fuego sino también al rozamiento, lo cual obligaba a un uso cuidadoso. No es un explosivo muy potente; se necesitan grandes cantidades para una explosión importante, lo cual limitaba el efecto de las primeras granadas.

Algunos explosivos fueron abandonados principalmente por su inestabilidad (su tendencia a estallar con el calor o el rozamiento) o por ser muy sensibles a la humedad u otros factores ambientales, los cuales los inutilizaban. Actualmente muchas granadas se fabrican llenas de explosivos plásticos o similares, como el TNT. Para aumentar su capacidad explosiva sin hacerla más pesada y grande, a veces se combinan dos explosivos. Por ejemplo, la granada Calderón, utilizada por la Infantería de Marina española y de origen estadounidense, tiene un 60% de hexógeno, 39% de TNT y 1% de cera, totalizando 165 gramos que equivalen a 215 gramos de TNT puro.

La facilidad de moldear estos explosivos permite a la industria adaptarlas a cualquier forma que tenga la granada. Actualmente muchos artefactos de este tipo utilizan la ciclonita o hexógeno, el cual, mezclado con parafina o vaselina se convierte en uno de los primeros explosivos plásticos concebidos. Muy poderoso, fue uno de los más utilizados para sabotajes de partisanos y fuerzas de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial.

Clasificaciones de las granadas de mano

Por lo general, cuando más sencillo y útil es un aparato cualquiera, más variantes y modelos van apareciendo con el tiempo. El caso de las granadas no es la excepción. Con más de un siglo de historia continuada en el campo de batalla, este arma de combate ha ido acumulando todo tipo de variantes: de forma, de efectos explosivos o no explosivos, de materiales utilizados, de sistemas de ignición, etc., etc. A continuación se detallarán las clasificaciones más importantes y pertinentes, aunque pueden surgir otras al profundizar todavía más la investigación.

Dos granadas polacas del mismo modelo básico: la de la izquierda, sin metralla, es ofensiva; la de la derecha, de piña, es defensiva.

La primera gran diferenciación entre granadas es entre las explosivas y las no explosivas. Como su nombre lo dice, las primeras están rellenas con algún tipo de explosivo. Su uso es netamente de combate y están destinadas a matar o herir al enemigo. Las segundas no contienen explosivos y según lo que contengan, pueden variar de uso.

Granadas explosivas

  • granadas ofensivas: aunque pueda llevar a confusión, son las menos potentes. Pensadas para cuando el soldado está avanzando rápidamente y sin mucha protección, su radio de acción es menor. Fabricadas con cuerpos de plásticos, aluminio u hojalata, la explosión casi no causa esquirlas, que son los principales agentes causantes de heridas. Por lo tanto, estas granadas basan su efecto principalmente en incapacitar al oponente: su único efecto es la onda expansiva. Esto evita que el soldado, en un apuro o por descuido, lancen cerca la granada y quede dentro de su zona de efecto.
  • granadas defensivas: son las más potentes; el explosivo está recubierto de un cuerpo de acero u otro metal prefragmentado, que al estallar se convierte en esquirlas mortales. Se supone que el soldado utilizará estas granadas cuando se esté defendiendo y, por lo tanto, está a cubierto en su trinchera u otro lugar. Esto lo deja fuera del área de efecto de la granada, que es mayor.

La diferencia entre estos dos tipos no la hace la cantidad de material explosivo, cuyo peso y tamaño suele ser idéntico, sino en el detalle ya mencionado: el material del cual está hecha la cubierta. Las granadas ofensivas no provocan esquirlas ya que el plástico o aluminio se desintegran totalmente; las defensivas vienen con un cuerpo de metal pesado prefragmentado, diseñado para convertirse en proyectiles de gran poder destructivo. Con esto se aumenta en gran medida el radio de acción del arma y su potencial daño.

Para simplificar la fabricación y uso, actualmente se fabrican granadas ofensivas, a las cuales se les agrega una sobrecubierta metálica (a veces un simple rollo de alambre de acero grueso o en todo caso un recipiente lleno de perdigones), convirtiéndolas así en defensivas.

Granadas no explosivas

  • granadas de humo o fumígenas (con agentes químicos que al combinarse crean humos de diferente tipo). Estas granadas pueden ser tanto para cubrir una retirada o movimiento (solamente humo negro o blanco) o servir para señalar un blanco (por ejemplo, lanzando una granada de humo rojo sobre una trinchera enemiga se la marca para un bombardeo aéreo).
  • granadas de gases (lacrimógenos, etc.). De uso en las fuerzas del orden, sirven para dispersar disturbios al provocar en los individuos diversos síntomas incapacitantes, como náuseas o irritación ocular.
  • granadas de choque o cegadoras (con denominaciones variadas). Generalmente utilizadas por equipos de fuerzas especiales antiterroristas (tanto sean policiales como militares), producen una fuerte detonación que ensordece, mientras el destello simultáneo puede dejar ciego durante unos instantes a los criminales.

En este artículo no analizaremos este tipo de granadas más allá de esta clasificación, y nos concentraremos a partir de ahora en las granadas explosivas, que son las más utilizadas durante el combate terrestre.

Clasificación según forma

Utilizadas durante la Primera Guerra Mundial, las granadas de palo se popularizaron del lado alemán, el cual creó diversos modelos que fueron usados en la siguiente contienda.
  • de palo: sinónimo de las fuerzas armadas alemanas de ambas guerras, fueron utilizadas casi exclusivamente por ellas y ningún otro país. El palo que hace de mango le agregaba un gran alcance al lanzamiento, pero dificultaba su transporte, ya que las hacía más pesadas y grandes (se solían llevar en el cinturón o en las botas, pero no cabían en bolsillos ni se llevaban enganchadas de a varias como las de piña). Actualmente estas granadas no se fabrican ni utilizan, ya que fueron dejadas de lado por las de piña, esféricas o de bote.
  • esféricas: las primeras granadas tenían una forma esférica o casi esférica; esto ayudaba a su manejo y a que volaran mucho. Además, tenían la ventaja de que ruedan más y mejor. Actualmente existen ciertos modelos de este tipo; uno de los más conocidos es la Calderón, de uso en la Infantería de Marina española y en EEUU.
  • de huevo: las granadas actuales más comunes tienen la forma de un huevo grande; se combina así la facilidad de manejo con un gran alcance y deja que la granada ruede. Generalmente son ofensivas y su superficie es totalmente lisa.
  • de piña: la forma más clásica y reconocible de las granadas de mano. Similares a las de huevo, tienen la superficie acanalada de manera similar a un ananá o piña, con partes planas que sobresalen unos milímetros. Se trata de trozos de metralla pre-fragmentada, la cual se disemina más fácilmente al no absorber tanta onda expansiva. Otra de las razones para diseñarlas así, y según algunos, la más importante, es el facilitar el agarre por los soldados en toda situación, dificultando que puedan escaparse de sus manos. Aunque estas granadas no siempre tienen la forma exacta de una piña, se les da este nombre a todas las granadas cuyo cuerpo está prefragmentado de esta manera.
  • de bote o de lata: con forma de lata de conserva, eran fáciles de fabricar en tiempos de escasez de industria bélica, al adaptarse maquinaria utilizada civilmente para otros propósitos. Generalmente no tenían casi metralla y su efecto destructivo era pequeño. En la actualidad, algunas granadas de humo tienen esta forma.

Clasificación según materiales de fabricación

Un ejemplo de una granada de bote hecha de plástico.
  • De hojalata: este material barato y liviano constituye el cuerpo de muchas granadas actuales. La hojalata generalmente se cubre con pinturas especiales para evitar la oxidación, y se utilizan planchas delgadas de material. Otra opción es el uso de aluminio, que aunque es más caro no requiere un tratamiento especial de la superficie ya que su resistencia a la oxidación es mucho mayor.
  • De fundición: las granadas no requieren materiales de buena calidad ni muy resistentes; además de la hojalata esto implica el uso de hierro fundido de calidad variable. Este material es muy eficaz a la hora de crear metralla, debido a que es pesado y resistente, fragmentándose en pedazos relativamente grandes que tienen un mayor alcance y penetración. El hierro puede estar o no prefragmentado.
  • De plástico: aunque pueda parecer una innovación reciente, lo cierto es que se fabrican granadas de plástico desde finales de la Segunda Guerra Mundial, ya que este material es mucho más viejo de lo que se cree. Sin embargo, han sido pocos los países que lo han utilizado, sobresaliendo España, la cual ha tenido granadas de este tipo en servicio durante más de 30 años. Uno de los materiales plásticos más utilizados suele ser la baquelita. Los beneficios de este tipo de granadas es una fabricación más barata; sin embargo como es evidente no produce metralla ya que el plástico se desintegra totalmente a la hora de la explosión. Para lograr esto se utilizado una cobertura en donde se enrolla una espiral de alambre de acero, el cual se fragmenta.

Como curiosidad podemos mencionar también que, en la Segunda Guerra Mundial, existieron granadas hechas completamente de explosivos. Varios modelos alemanes estaban fabricado a base de nipolit, un material explosivo de consistencia sólida fuerte, del color de la madera. El nipolit era una mezcla de nitrocelulosa, nitroglicerina y PETN, RDX y aluminio en polvo. Eran tan fuerte y sólido luego de ser moldeado que no necesitaba ser encapsulado, siendo incluso resistente al agua.

Tres ejemplos de granadas hechas de nipolit (no están ilustradas a la misma escala). La de arriba es una versión de palo; la de la derecha es de huevo y la de la izquierda es de bote. Todas parecen compartir la misma espoleta de la Eierhandgranate 39.

Los alemanes usaron este material descubierto casi por accidente en varios tipos de trampas explosivas y también granadas. Algunas tenían forma de granadas de bote, pero también existieron otras con forma de palo. Las ventajas en cuanto a la potencia eran evidentes, ya que no existía ningún peso muerto: todo el cuerpo era explosivo.

Otra curiosidad que quedó en la historia son las granadas hechas de cristal grueso, que era más barato y fácil de fabricar que el hierro (necesario para otros proyectiles y los cañones). Fueron bastante utilizadas en los combates navales del siglo XVIII y XIX, utilizadas por los marineros para cubrir su asalto a otros barcos cuando los abordaban. Pero incluso en la Segunda Guerra Mundial, algunas granadas continuaron siendo fabricadas de cristal, particularmente modelos franceses y ciertos modelos fumígenos alemanes.

Clasificación según funcionamiento

Las primeras granadas de mano tenían sistemas primitivos y engorrosos para asegurar su explosión. El primero y más conocido era el de mecha: ésta estaba protegida por una tapa, la cual se quitaba y permitía su encendido antes del lanzamiento. En esta tapa solía haber alguna clase de raspador, que permitía accionar la cabeza de fósforo de la mecha. Dependiendo del largo de la mecha el intervalo entre el encendido y la explosión era mayor o menor. Su principal problema era que el sistema, además de poco seguro y lento, no era a prueba de agua; con lluvia o barro la granada se hacía inútil al no poder prenderse la mecha o al apagarse esta antes del estallido.

Este problema se solucionaba en parte usando una mecha interna, resguardada dentro de una cápsula. Este tipo de granadas tenían un seguro de transporte, para evitar ser activadas antes de su uso. Quitado ese seguro, el soldado solamente debía golpear el cuello de la granada, donde un percutor transmitía el golpe hacia la cápsula, que encendía la mecha. Otros sistemas similares, en lugar de requerir un golpe, necesitaban que, una vez sacado el seguro, el soldado agitara violentamente la granada hacia abajo.

Todos estos sistemas eran un poco engorrosos y peligrosos, y resultaron rápidamente abandonados luego del siglo XIX, aunque en algunos países perduraron más que en otros. Por ejemplo, los japoneses y soviéticos utilizaron este tipo de sistemas durante la Segunda Guerra Mundial.

Dependiendo del tipo de espoleta utilizada en la granada, se las puede clasificar en tres tipos.

  • espoleta a percusión o de inercia: de mecanismo complejo, este sistema hace estallar la granada en el momento en que esta golpea el suelo o algún otro objeto sólido que esté en su camino, después de ser lanzada.

Aunque así como se lee parece eficaz, no lo es tanto, como se ha demostrado con el tiempo y su uso. Las granadas con espoleta de percusión fueron de las primeras en usarse, tanto en la Guerra Civil Estadounidense como en la Guerra Franco-Prusiana, ambas a mediados del siglo XIX. Sin embargo, no se las usaba tanto para lanzarlas, sino en forma de minas o trampas para incautos. Con cuerpos en forma de pera, hechos de hierro fundido, en ellas se colocaban pistones, los cuales al ser golpeados funcionaban como espoletas y activaban la carga explosiva. En Europa las espoletas de percusión fueron utilizadas también por el conde Orsini, famoso anarquista del siglo XIX. Son conocidos sus muchos atentados con este tipo de granadas, en uno de los cuales se rebeló una de sus grandes desventajas. Se cuenta que en una ocasión los anarquistas arrojaron una granada en un teatro, y una de ellas cayó en la falda de una mujer, pero la espoleta a percusión no estalló porque no golpeó con suficiente fuerza un objeto duro. Las espoletas a percusión fueron usadas también en muchas minas navales, y en ellas pueden observarse esa imagen tan conocida de la esfera con muchos bastones sobresaliendo; cada uno de ellos es una espoleta, de manera que en todos los ángulos se puede producir un golpe y un estallido.

La Lafitte italiana fue la única granada con espoleta de inercia utilizada en grandes cantidades durante el siglo XX.

Como lo ilustra el caso del atentado del conde Orsini, este es un sistema potencialmente lleno de fallos. La granada puede golpear muchas veces con objetos no lo suficientemente sólidos como para activar los mecanismos de explosión: ramas, grupos de hojas, charcos de agua o barro, maleza, etc. Aunque el sistema de percusión esté bien graduado, cualquier elemento blando puede impedir su acción, neutralizando la granada.

Otra de sus desventajas es que es más cara y lenta de producir que las granadas con espoleta de tiempo. Para evitar un estallido prematuro (por ejemplo, si la granada caía de las manos del lanzador) se usó un sistema de cinta o alambre, que se desenroscaba al volar la granada unos 10 metros; a menor distancia era imposible la explosión, protegiendo así al lanzador.

En todo caso, estas granadas resultaban peligrosas también, porque el sistema de inercia seguía estando activo incluso si la granada no estallaba. Suponiendo que un soldado lanzara una y ésta golpeara una rama o cayera en un matorral, podía volver a activarse si alguien caía encima, la pisaba o la pateaba. Para evitar esto se crearon seguros de recogida, los cuales, como su nombre indica, permitían tomar la granada y desactivarla. Generalmente consistían en un sistema que, al ser girado, trababa por dentro el percutor y evitando la explosión, a menos que se volviera a girar para un nuevo lanzamiento. De todas maneras, por precaución, los manuales de uso prohibían este tipo de acciones, lo cual nos dice que posiblemente el sistema no era muy seguro.

Todos estos problemas hicieron que estos dispositivos fueran usados por muy pocos países en combate, pudiendo mencionarse a Italia en la Segunda Guerra Mundial, y más tarde España. Actualmente no se producen granadas con este tipo de espoleta.

  • espoleta a tiempo o con retardo: fueron y son las más utilizadas mundialmente, y las primeras en usarse (teniendo en cuenta las granadas a mecha externa o interna, más primitivas, mencionadas previamente). Al quitarse todos los seguros, esta espoleta enciende una pequeñísima cantidad de pólvora encerrada en un pequeño tubo. Entre tres y seis segundos más tarde (dependiendo del modelo de granada), esta mecha hace estallar el artefacto.

Como se ha mencionado antes, los primeros sistemas de tiempo eran bastante primitivos; sin embargo los actuales no dejan de lado el concepto de la mecha de pólvora. En todo caso, lo que se mejoró fue la seguridad y la facilidad de uso.

El sistema ideado y utilizado por muchas granadas de diferentes países reunía estos dos factores. La granada posee una anilla de seguridad y una palanca, que rodea la silueta del artefacto. El soldado toma con la mano de lanzamiento la granada, y presionando la palanca mete un dedo en la anilla y tira de ella. La anilla tiene soldada una pequeña varilla de metal, que asegura los mecanismos de la espoleta.

Mientras el soldado mantenga la palanca apretada, este seguro impide la explosión; de esta manera, la anilla puede quitarse y volverse a poner (una gracia de soldado que seguramente asustaría a cualquier no entendido) si se mantiene apretada la palanca. Sin embargo, al lanzarse la granada, la palanca se libera también, encendiendo la espoleta de tiempo.

Dentro del artefacto, el sistema es generalmente similar en todas las granadas de este tipo. En la cabeza de la granada (que sobresale del cuerpo), hay dos pequeñas cápsulas de material inflamable o incendiario, y una pieza metálica en forma de U o de V. Cada una de sus puntas está diseñada para impactar y encender dichas cápsulas. La anilla impide esto al trabarlas; y por eso es el primer seguro que debe ser quitado. Liberados estos detonadores, ahora la palanca es la que impide su movimiento. Cuando la granada se lanza, la palanca se suelta; se libera entonces un muelle o resorte que impulsa violentamente la pieza en V contra las cápsulas incendiarias, las cuales con su fuego encienden la mecha de pólvora que llega hasta el multiplicador, el cual hace estallar el contenido explosivo.

Este sistema de palanca es el más evolucionado y perfeccionado de todos, y es el utilizado generalmente por todas las granadas actuales, con algún que otro detalle diferente. Existen dos tipos de palancas de seguridad: las separables o las fijas. Como sus nombres lo indican, las primeras se separan al ser lanzadas o incluso pueden ser separadas manualmente como parte del proceso de lanzamiento. Las fijas están unidas a los mecanismos de la espoleta y por lo tanto quedan así hasta el momento de la explosión.

Otro sistema de espoleta a tiempo es el de tirafrictor, utilizado por las granadas de palo y de huevo alemanas de la Segunda Guerra Mundial (ver más adelante). En este caso la mecha se enciende al tirar fuertemente de un cordón en cuyo extremo hay un alambre rugoso que, al entrar en contacto con una superficie de fósforo, da fuego a la mecha.

Este sistema nunca fue muy utilizado a nivel mundial, y fue abandonado luego de la derrota alemana (este país fue el que más lo usó). Esto se debía a una gran desventaja de seguridad. La mecha comenzaba a arder mientras el soldado tenía la granada en la mano, lo cual llevaba a varias posibilidades peligrosas. En el caso de un defecto de fabricación, deterioro de material o una distracción, el artefacto podía explotar matando a su usuario. Esto, por motivos mecánicos, no puede suceder con una granada con seguro de palanca como las ya descriptas.

Como se ve a veces en las películas y otras obras de ficción, las granadas con espoleta de tiempo pueden teóricamente ser devueltas al enemigo, si son ubicadas rápidamente por un soldado con mucha sangre fría. Sin embargo, aunque esta técnica es posible y hay relatos históricos que documentan situaciones en donde ha pasado, no es lo más común. Por lo general, instintivamente el soldado tiende a protegerse o a alejarse de ella.

Corte de una granada EXPAL, española, una de las pocas que usaba espoleta mixta, de retardo y de inercia.
  • espoleta mixta: este tipo de granadas tienen dos espoletas, una de tiempo y otra de inercia. Este hace más difícil y cara la producción, pero aumenta la versatilidad del artefacto, además de su seguridad. Solamente España tuvo en servicio una granada de este tipo, la EXPAL; en ella se podía anular a voluntad la espoleta de percusión, dejando activo solamente la de tiempo. Esta granada tenía un sistema de autodestrucción, en caso de que fallaran ambos sistemas. Sin embargo se produjeron muchos accidentes que llevaron a que se abandonara su uso y producción.

Granadas de fortuna

Durante el siglo XX, debido a la necesidad siempre grande (y no siempre satisfecha) de granadas y sistemas explosivos similares, se han fabricado las granadas de fortuna.

Estos artefactos no reglamentarios son creados artesanalmente en el momento del combate, y por lo tanto están fuera de muchas clasificaciones. Generalmente, se toma el explosivo de otras fuentes, se le agrega un sistema de detonación y poco más. Cada una de las unidades creadas suele ser diferente, ya que son improvisaciones hechas sobre la marcha.

Tal vez el caso más ilustrativo sean las granadas de raqueta o granadas de pala, utilizadas ampliamente por todos los bandos en la Primera Guerra Mundial. Cuando comenzó la guerra todos los contendientes creían poder terminarla en pocos meses; sin embargo se estancó en las trincheras y pronto descubrieron que en sus inventarios no existían prácticamente granadas ni bombas de mano. Mientras la industria bélica trataba de llenar el hueco, los soldados comenzaron a experimentar e improvisar.

Al principio lanzaban simplemente bolsas llenas de explosivos o cartuchos atados, pero su tamaño y forma irregular los hacía difíciles de lanzar, limitando su alcance. Y si se reducía el peso para facilitar el manejo, generalmente se perdía capacidad destructiva.

En ese momento surgió la idea de atar los explosivos sueltos y empaquetarlos en una bolsa de papel fuerte o tela. Este paquete era provisto de una mecha (regulada según el caso), y el conjunto era atado a una tabla de madera cortada en forma de pala pequeña o raqueta de tenis. De esta manera el improvisado artilugio ganaba en precisión y alcance, similar a lo que sucedía con las granadas de palo. Su uso, sin embargo, fue discontinuado al llegar al frente las granadas de mano modernas.

También se pueden considerar como granadas de fortuna a las que frecuentemente eran producidas por grupos de partisanos o de la resistencia, en improvisadas fábricas de armas. Estos modelos, aunque eran hechos en serie y con ciertos controles, no llegaban a ser reglamentarios ya que ningún gobierno los tenía incluidos en su inventario. Un caso conocido son las realizadas en talleres metalúrgicos civiles durante la Guerra Civil Española (1936-1939) o los que crearon los partisanos rusos durante la Segunda Guerra Mundial.

Granadas de mano más utilizadas en las Guerras Mundiales

Las granadas de palo son un ícono de las fuerzas armadas alemanes en la Segunda Guerra Mundial, y como tales aparecen en grandes cantidades de fotografías y material documental.

Muchas armas han sido tan famosas que ingresaron en la historia y son íconos incluso para el público en general, poco familiarizado con temas militares. Con las granadas no siempre es así, ya que son armas poco conocidas. Sin embargo, muchas de ellas se han hecho famosas y han permanecido vivas en películas de la época.

Ambas Guerras Mundiales han visto un uso muy extendido de tipos cada vez más sofisticados de granadas de mano, algunas de las cuales son todavía ejemplos para otros diseños. Las desglosamos aquí por país.

Alemania

Tal vez inspirada en las granadas de raqueta, y pensando en el gran alcance que tenían, los alemanes crearon en la Primera Guerra Mundial una de las granadas más conocidas del mundo: la granada de palo. Se hicieron famosos por su uso generalizado, ya que fueron los únicos en utilizarla ampliamente.

Las granadas de palo comenzaron a entrar en servicio en 1915 y continuaron mejorándose durante todos los años de la contienda, hasta que en 1917 surgió un modelo definitivo. En todas se usaba un sistema de fricción, bastante poco común fuera de Alemania, pero que este país supo aprovechar. Este sistema implicaba tirar con fuerza de un cordón (sistema conocido como tirafrictor); en los primeros modelos este cordón sobresalía del mango poco antes del final. Sin embargo se descubrió como algo muy peligroso: muchas veces el soldado enganchaba el cable y activaba la granada accidentalmente, causando graves heridas o la muerte.

Corregido esto, los siguientes modelos de granadas de palo tenía el mango totalmente hueco, con el cordón recorriendolo y saliendo por la parte de abajo y protegido con una tapa a rosca. Una vez quitada la tapa, el soldado tomaba una pequeña bola de porcelana en la que terminaba el cordón, y tiraba de él con fuerza; esto movía una varilla de acero que por fricción encendía la mecha de cinco segundos.

Este modelo de granada, conocido como Stiel­handgranate 24 ó StiGr-24, fue la granada standard de Alemania durante el período de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial. Dio nombre a las granadas de palo, o como la llamaban los británicos, pisapapas, debido a su silueta tan distintiva. Se las transportaba en cajas alargadas llenas de paja, con las espoletas separadas para mayor seguridad; tanto es así que en todas las cabezas explosivas estaba escrito «Antes de usar insertar detonador».

Las granadas de palo, usadas casi exclusivamente por los alemanes, tenían varias ventajas, particularmente su mayor alcance. El efecto de rotación hacía más fácil que el soldado alcanzara distancias mayores, y además la forma alargada impedía, a veces, que la granada rodara de vuelta en terreno elevado o urbano. Un desarrollo particular ideado por los soldados era adosar seis granadas más (sin sus mangos) a una granada central; este paquete de explosivos servía como cargas de demolición improvisadas, contra tanques o estructuras, y era imposible de armar con otro tipo de granada.

Las desventajas de esta granada eran un mayor peso y tamaño, lo cual la había difícil de llevar en grandes cantidades. Era común que estas granadas, independientemente del modelo, se llevaran en las cañas de las botas o sujetas al cinturón; así se las puede ver en gran cantidad de fotografías.

La StiGr-24 fue el modelo más numeroso y clásico de la Segunda Guerra Mundial, y era también la preferida de todos ya que permitía lanzamientos más largos y más precisos. A partir de este modelo, se fueron haciendo cambios menores para lograr una granada más ligera y por lo tanto, más fácil de fabricar y menos cara. Una de estas mejoras fue la creación de una carcasa postiza con material prefragmentado, o Splitterring, adoptada en 1942. Hubo modelos de granadas de palo de humo, identificable por una banda blanca o (más adelante) por surcos en el mango para poder diferenciarla en la oscuridad. Como en el clima muy frío la StiGr-24 a veces no estallaba, se diseñó una variante, marcada con una K, para su uso en Rusia, que tenía una mezcla diferente de pólvora como iniciador.

En 1939 se comenzó a fabricar una nueva versión, más larga y con mayor carga explosiva, que no tuvo tanto uso. En 1943 se creó otra variante más, la StiGr-43, con el mango macizo en lugar de hueco, y con el iniciador en la parte superior de la cabeza. Esta diferencia aparentemente menor, no lo era: significaba que la cabeza explosiva podía ser desmontada del palo y ser usada de manera más convencional, y también como trampa explosiva.

Sin embargo, los problemas del tamaño y peso eran considerables para cierto tipo de tropa, como los paracaidístas y los tripulantes de los vehículos blindados. Por eso se diseñó una granada más similar a las utilizadas por otra países, la Eierhandgranate 39, de forma de huevo. Portátil y de pequeño tamaño, sufrió algunos cambios de espoleta durante la guerra. Como sucedió con la StiGr-24, al principio se la pensó solamente como ofensiva, pero luego se diseñaron y fabricaron envolturas postizas, algunas prefragmentadas, para hacerlas defensivas.

La Eihandgranate 39 (literalmente, granada de mano de huevo) entró en producción en 1939, cuando los problemas de tamaño y peso de las granadas de palo ya eran bien conocidos.

Esta granada y la StiGr-43 compartían el mismo tipo de espoleta removible, enroscable en la parte superior de la carga explosiva. Esta espoleta era del tipo tirafrictor; para activarla, se resenroscaba una tapa de la cual caía dicho cordón, el cual al ser tirado con fuerza activaba la granada. El color de la tapa indicaba el tiempo de retardo de la espoleta y también su tipo. Por lo general estas granadas tenían un retardo de 4 segundos. Sin embargo se las podía usar inteligentemente como trampas explosivas: poniendo un retardo de menos segundos, una granada abandonada y encontrada por el enemigo muchas veces se convertía en una sentencia de muerte. El soldado la activaba pensando en usarla, pero le estallaba en las manos a veces de manera instantánea. Estas espoletas ultrarrápidas también permitían usarlas en puertas u otros escenarios urbanos: con el cordón atado a ella, al entrar los soldados enemigos (generalmente pateando la puerta), la granada estallaba.

Un detalle curioso es que el retardo generalmente utilizado en la espoletas alemanas bajó de 5,5 segundos en la Gran Guerra a 4,5 segundos en la Segunda Guerra Mundial.

Gran Bretaña

Como sucedió con otras armas de infantería, este país participó con un solo modelo de granada en ambas Guerras Mundiales: la Mills, ejemplo para muchas otras armas similares debido a su simplicidad y otros aspectos de uso y fabricación. Con una característica forma de piña y cuerpo de fundición, prefragmentado, tenía un sistema de retardo muy seguro.

Corte de una granada Mills sin explosivo en su interior.

Diseñada originalmente por Williams Mills en 1915, en ese año fue aceptada para su uso en el Ejército Británico con el nombre Nº 5. Sin embargo, no quedó allí y fue constantemente modificada y mejorada. Buscando aumentar su alcance, el modelo Nº 23 se creó con una base especial que se ajustaba a la boca de un fusil; esto permitía lanzarla a 150 metros, aunque en este caso posiblemente su precisión no era muy buena.

Luego se diseñó la Nº 36, que era similar a la Nº23 pero con el dispositivo lanzafusil removible. Una subvariante de esta, la 36M, fue la versión definitiva de la Gran Guerra, a prueba de agua para poder ser usada en ambientes húmedos y cálidos. Para el final de la guerra, tanto la Nº 5 como la Nº 23 fueron declaradas obsoletas; el Nº 36 siguió ese camino en 1932, quedando en servicio la Nº 36M.

La Mills tiene un diseño clásico de piña, con el detonador en el centro y la espoleta a tiempo asegurada con una anilla. Era una granada defensiva, y por lo tanto muy potente. Tenía un retardo de 7 segundos; en la Gran Guerra esto no causó problemas, pero en 1940 la experiencia de guerra en Francia demostró a los ingleses que aquella forma de combate era diferente. A partir de entonces la Mills tuvo un retardo de 4 segundos.

Luego de la guerra la Mills continuó en producción en el Reino Unido hasta 1972, convirtiéndose en una de las granadas más fabricadas, con 70 millones de unidades en servicio durante todo el siglo. En ese año la 36M MkI fue reemplazada oficialmente por la granada L2, pero continuó siendo fabricada y usada en ciertas partes del mundo con influencia inglesa, como India y Pakistán, donde se la fabricó hasta la década de 1980.

Estados Unidos

En la Primera Guerra Mundial los estadounidenses no fueron muy preparados y estuvieron en combate poco tiempo antes de finalizar el conflicto. Sin embargo, varias décadas después tenían lista una granada muy eficiente, similar a la Mills británica y tan icónica como ella: el modelo MK2 (o MK-II). Defensiva, con forma de piña y detonador a tiempo, tenía la particularidad de que las espoletas se podían desmontar, llevándolas aparte y montándolas solamente cuando la acción era inminente. Esto aumentaba considerablemente su seguridad.

Existieron diferentes variantes de esta granada, teniendo en cuenta el tipo de explosivo. Como el TNT a veces destruía demasiado el cuerpo de la granada (vaporizando las esquirlas), se lo usaba como relleno en algunos modelos; en otros se usaba pólvora negra. Con un peso de 600 gramos cada una y una carga explosiva de 57 gramos de TNT, era una granada clásica de la época, relativamente pesada pero efectiva.

Uno de los problemas que tenía era que, en ambientes de mucha vegetación como las junglas del Pacífico, no era raro que los soldados, al llevarlas montadas sobre el chaleco, fueran víctimas de sus propias armas cuando una rama enganchaba la anilla de seguridad. En la película La Delgada Línea Roja puede verse un caso de este tipo, que aparentemente no era poco común, lo cual llevó más adelante a pensar en una forma más segura de uso (ver más abajo).

A pesar de esto la granada siguió en servicio durante toda la guerra. Las enormes cantidades producidas permitieron que la tropa continuara utilizándolas durante la guerra de Corea e incluso la de Vietnam. A pesar de que otros modelos más nuevos la habían reemplazado ya oficialmente en el inventario, seguía siendo útil y válida en combate. La US Navy fue la última rama de las FFAA estadounidenses en usarlas, y fue reemplazada por los modelos M67 y M61.

Unión Soviética

En la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética utilizó varios modelos, dos se destacaron como característicos.

Uno era la versión rusa de la granada de palo alemana, pero utilizando un cuerpo de fundición de hierro prefragmentado, no liso, de bote, como el modelo alemán.

El otro modelo era una granada de piña con un sistema de espoleta similar al de la Mills británica. Sin embargo, estaba construida a la manera estadounidense, con el detonador desmontable, en la parte superior del cuerpo, sobresaliendo bastante en este caso. Esta granada, para la cual se fabricaron y usaron diferentes espoletas, fue utilizada en la Guerra Civil Española por el bando republicano, y entró a servir en la URSS en la década de 1930.

Medía 12,4 cm de alto y 5,5 de diámetro, pesaba unos 600 gramos, de los cuales solamente 21 eran el explosivo, TNT. La espoleta generalmente estaba graduada a los 4 segundos.

China y Japón

Ambos países, aunque enfrentados, tomaron el concepto de la granada de palo alemana y la utilizaron. En el caso chino, posiblemente se debió a que los alemanes fueron asesores militares del gobierno nacionalista por un tiempo; en el caso japonés tal vez se debió a la influencia militar y el intercambio producido entre ambos países en ciertas materias.

Curiosamente, los chinos comunistas al tomar control del país continuaron fabricando este tipo de armamento (la granada Tipo 67), el cual luego fue entregados a los soldados comunistas de Vietnam del Norte y el Vietcong. De esta manera la granada de palo fue a luchar en Vietnam, nuevamente contra tropas estadounidenses.

Italia

Atrasada en investigación bélica y en organización productiva, no es raro saber que Italia participó de la Segunda Guerra Mundial con granadas costosas y poco efectivas. Los cuatro modelos principales eran granadas de percusión, poco seguras, y solamente ofensivas, con un cuerpo delgado de aluminio u hojalata.

La pequeña granada Oto.

La más potente fue la Lafitte; del tipo bote o de lata, tenía una gran cantidad de explosivos al comparársela con granadas contemporáneas. En ambientes cerrados como los del combate urbano, esta gran onda expansiva era devastadora. Sin embargo al ser solamente ofensiva su utilidad en ciertos casos era menor. Como era muy grande, era difícil de empuñar y usar. Para proteger al lanzador, su sistema de detonación tenía un seguro de distancia.

Así como utilizaron la granada más grande, también los italianos tenían la más pequeña, llama Oto. En este caso el problema era el opuesto: era fácil de usar y los soldados podían llevar muchas debido al escaso tamaño, pero su efectividad disminuía. Los italianos aparentemente nunca pensaron o no pudieron desarrollar una granada a mitad de camino entre estas dos.

En este sentido se puede mencionar a la granada Breda, de color naranja y conocida justamente como naranjita por los soldados. Fue la tercera más usada después de la Lafitte y la Oto; más potente que esta última, fue muy popular junto con la cuarta granada italiana, la SRCM.

Sin embargo, los modelos italianos se caracterizaban por ser caros y de complicada fabricación, sin tener una gran ventaja con los modelos del enemigo (y a veces ni siquiera siendo igual de buena). Estos modelos no prosperaron luego del armisticio.

La granada Lafitte fue una de las más usadas por los italianos en la Segunda Guerra Mundial. Aquí puede verse claramente el sistema de seguridad de distancia y la anilla para activarla antes del lanzamiento.

Desarrollo posterior

Como ya hemos dicho antes, tres principales factores son los que definen todos los diseños de granadas: efectividad, seguridad y facilidad de uso.

De ellos, con el tiempo todos han logrado un grado bastante alto, aunque en algunos casos la facilidad de uso estuvo bastante relegada.

Terminada la Segunda Guerra Mundial muchos tipos de granada no volvieron a producirse nunca más, o lo hicieron solamente en casos muy aislados. Tal es el caso de las granadas de palo y las granadas con espoleta de inercia, ya mencionados. Los diseños se encuadraron entonces en granadas con espoletas de tiempo simples y principalmente seguras.

Una granada estadounidense modelo M26A1. Copiada por muchos países, en otros se producen modelos muy similares o bajo licencia. Obsérvese el sistema de seguridad que mantiene sujeta la palanca de la espoleta; aunque la anilla sea removida por accidente, la granada no estallará hasta que este sistema sea removido también.

En este sentido vale comentar el caso de las granadas M67 estadounidense, en la cual se aplicaron algunas lecciones de seguridad aprendidas en la Segunda Guerra Mundial. Como ya hemos mencionado, no eran raros los casos en los que el soldado podía morir por una casualidad. Las tropas estadounidenses llevaban sus granadas enganchadas en el frente de la ropa o en los soportes de las mochilas. En ciertos casos, la anilla de seguridad (sobredimensionada para su uso en todo momento) se enganchaba en la vegetación. El soldado no tenía generalmente tiempo de quitarla; al soltarse automáticamente la palanca no había forma de detener la espoleta. Esto llevó a muchos accidentes con un arma que se consideraba a prueba de accidentes.

La solución, sencilla, puede verse en la fotografía. Se agregó una pieza de alambre que se enrosca firmemente en la base de la espoleta, la cual mantiene presionada la palanca. El soldado ahora debe tirar de la anilla y luego quitar dicho seguro de la palanca, impidiendo que el enganche accidental de la anilla ocasione su muerte o la de sus compañeros. Como puede verse en este caso, la facilidad de uso se reciente apenas un poco en aras de mayor seguridad.

Actualmente muchos países compran o fabrican granadas de otros países, con las debidas licencias comerciales. Sin embargo siguen existiendo muchos tipos de granadas para diferentes usos y basadas en diferentes experiencias, y se continúa experimentando con ciertos conceptos para mejorarlas o darles otros usos.

Modelos experimentales

Ha habido y continúan existiendo ciertos modelos de granadas de mano para otros usos. Uno de ellos es la granada con paracaídas, diseñada para contrarrestar vehículos blindados en su parte más débil: el techo. Estas granadas teóricamente son lanzadas hacia arriba y aterrizan suavemente, sin rebotes, en la parte alta de los vehículos. En la Segunda Guerra Mundial lo que el soldado trataba de hacer era introducirlas por alguna rendija o apertura; pero actualmente los vehículos blindados están todos cerrados para evitar estas maniobras. Este tipo de granada viene experimentándose desde hace un buen tiempo, y no ha demostrado buenos resultados.

Otra idea para atacar blindados la dan las granadas de carga hueca, que pretenden aprovechar el ya conocido efecto de este tipo de cabezas de combate. En este caso el problema es lograr que la granada golpee el blanco de frente, con la cabeza hueca debidamente orientada. Para ello se han intentado varias soluciones, una de ellas pudiendo ser el paracaídas, y otra las aletas estabilizadoras. Sin embargo, durante sus varios años de estudio (incluso aparentemente durante la Segunda Guerra Mundial) no se han logrado buenos resultados.

Un tipo de granada que aparentemente sí se ha desarrollado exitosamente son las granadas contra submarinistas, diseñadas para estallar bajo el agua. Como cargas de profundidad en miniatura, son del tamaño de una granada convencional, y tienen una espoleta de presión, graduable. Al lanzar o dejar caer el artefacto, este estalla al alcanzar la profundidad determinada. Este tipo de granadas son particularmente útiles al custodiar instalaciones portuarias en donde se preveen ataques anfibios o de comandos, por ejemplo.