Sobre las fuentes de información

Hacia el año 2000, cuando comencé a escribir artículos para la primera versión de este sitio, no tenía muy en claro la importancia de mencionar las fuentes. Me encantaba bucear por revistas y libros, además de sitios web en inglés, pero aunque sabía que debía contrastar la información y chequearla (algo que hacía), no solía mencionar el origen de la misma.

En esa época, como dije, muchas de mis fuentes eran revistas de aviación, algunas más viejas y desactualizadas que otras. Como no solía revisar los artículos una vez terminados, con el tiempo, algunos fueron quedando obsoletos. Por ansiedad y gusto prefería escribir un artículo totalmente nuevo en lugar de revisar y actualizar los anteriores.

Fue así que de a poco ciertas partes del sitio fueron quedando desactualizadas o arrastrando imprecisiones o errores que no detectaba (o incluso, que olvidaba corregir). Por suerte, varias personas vinieron en mi ayuda en cierta etapa: lectores interesados en ayudarme (que mencionaron y corrigieron estos errores, o me acercaron incluso artículos ya casi listos) y compañeros de foros (principalmente Por Tierra, Mar y Aire, que por suerte veo sigue online) que me dieron información o me citaron lugares más confiables y accesibles en donde encontrarla. Esa ayuda fue inestimable y me hizo rever la necesidad de no solo documentarme, sino dar a conocer mis fuentes. Muchos sitios o revistas que había consultado tenían errores y yo había terminado repitiéndolos.

El citar las fuentes es especialmente importante en Internet, en donde muchos sitios se copian entre sí sin avisarse y pueden confundir al lector sobre la veracidad de lo que dicen, además de no saber realmente quién cometió el error si es que hubo alguno. No es nada raro entrar en ciertos sitios y encontrar que han copiado textualmente una entrada de Wikipedia. Y, peor, más de una vez encontré artículos completos o casi completos de Casus Belli en Wikipedia, copiados textualmente. Y es cierto que muchos utilizamos Wikipedia como un portal de información, tomando datos y referencias, links de interés, corroborando datos de otros sitios, etc. Pero una cosa es tomar la información, reescribirla, adaptarla al unirla con otros datos que vienen de fuentes diferentes, a copiar textualmente lo que otra persona escribió. Para mí la escritura de investigación que hago es como la forja de una pieza de metal: es personal, porque las fuentes que tomo (y sobre todo, cómo las selecciono, las priorizo y las uno), es parte de mi creatividad. Dos personas que tomen los mismos datos deberían crear artículos diferentes.

Mucha gente no comprende esto y por eso he visto y sigo viendo, artículos en Wikipedia copiados de mi sitio, a veces de versiones anteriores que tenían errores o faltas de información, lo cual también habla a las claras del «cariño» que tenía ese autor por el material que «creó». No lo contrastó, no lo verificó, no le agregó nada más. Si bien por lo general en estos casos está la referencia al link del sitio, como este está ya offline, no se puede consultar para ver el «copiaypega».

Aclaro de nuevo: yo también utilizo Wikipedia, y así lo mencionaré cuando sea el caso. Pero la tomo como una fuente más, para contrastar datos y encontrar fácilmente links a otros sitios confiables. No copio textualmente artículos de ese ni de ningún sitio. Además, prefiero utilizar la versión en inglés, que suele estar mucho más actualizada que la versión en castellano. Esto me suma obviamente el trabajo de traducción y adaptación del material, la conversión de medidas y otras cuestiones que no puedo hacer simplemente copiando y pegando.

Caso aparte son las fotografías. He aprendido también, por experiencias personales, la importancia de acreditar al autor, por lo que en esta nueva versión del sitio, siempre que utilice fotografías nuevas trato de utilizar las que sean de dominio público o en el caso de que no lo sean, que tengan licencia CC o de un tipo similar para poder compartirlas sin violentar ningún derecho.

Sobre los artículos más antiguos

Lamentablemente, no puedo hacer extensivas ciertas medidas a algunos artículos del sitio. Como dije antes, muchas veces utilicé libros o revistas para documentarme, escanear fotografías, etc., sobre todo cuando Internet no me daba información suficiente. Muchos de estos libros y revistas ya no están en mi poder y no puedo rastrear adecuadamente sus datos como para incorporarlos a los artículos que generaron.

Esto sucede en algunos artículos que me costaron meses de investigación y redacción, por lo que no pienso sacarlos de circulación por este «detalle», sobre todo porque están actualizados y son muy detallados.

Otro es el caso de los artículos desactualizados o poco elaborados. Todas las iteraciones del sitio hasta ahora habían estado basadas en HTML básico, es decir, eran un sitio web de lo más «común». Esto hacía que para mantener el mapa del sitio, tuviera que mantener también todos los artículos/archivos creados previamente, porque prácticamente todos estaban referenciados entre sí de alguna manera. Aunque en los últimos años había estado encarando una campaña de actualización de artículos, no pude alcanzarlos a todos, y algunos tenían inconsistencias, errores o faltas de información más o menos graves.

Ahora me veo con la enorme tarea de traspasar todos estos artículos/archivos a entradas de WordPress, que se rige con algunas reglas diferentes, a veces más estáticas que el HTML+CSS que utilizaba. Como no puedo pasar en masa todos los archivos, el tener que hacerlo a mano, uno por uno, me da la posibilidad de mejorar muchas cosas.

En este sentido, lo que está pasando es lo siguiente: encuentro artículos con pequeñas fallas o faltantes, que puedo mejorar en poco tiempo, y me tomo ese tiempo para hacerlo. Quiero mejorar lo más posible la calidad y la precisión de cada artículo. Por otra parte, también encuentro artículos que pensé que eran aceptables, pero luego de releerlos veo que no están a la altura de lo que pretendo. Generalmente esto se da porque son muy breves para la información disponible o porque están muy desactualizados. Estos artículos quedan bajo revisión, sin ser subidos nuevamente al sitio, hasta que tenga tiempo de reescribirlos y mejorarlos lo suficiente. Muchos, sino todos, son de los primeros que escribí para el sitio, por lo que realmente necesitan una buena lavada de cara.

Afortunadamente, luego de casi 20 años de escritura y revisión, tengo mucho, pero mucho material para subir, con pocos o nulos cambios, por lo que la demora en resubir no me privará de seguir construyendo un sitio confiable, actualizado, preciso y accesible para todos los interesados en estos temas.