¿Por qué un sitio sobre historia y tecnología militar?

¿Por qué no? Las guerras han moldeado la historia desde el comienzo de la humanidad, y seguramente lo seguirán haciendo en el futuro. Esta no es una visión fascista, sino perfectamente comprobable al ver la realidad. Muchos de los más grandes inventos, de aplicación militar o civil, han surgido como consecuencia de las muchas carreras armamentistas. Las guerras han quebrado concepciones ideológicas, económicas, tecnológicas. Han significado la libertad o la esclavitud de muchos pueblos, el exterminio de gran parte de su población.

Siempre me han interesado estos asuntos. Me atrae aprender Historia, y me interesa sobre todo los momentos en los que el hombre la construye. Momentos en los cuales la vida de un solo hombre puede significar la victoria o la derrota, en los cuales todo se decide por el honor y el valor… o también, por quién tiene una mejor arma o herramienta.

También se me ocurre que recordar estos acontecimientos es una forma de homenajear a tantos hombres y mujeres que dieron su vida en defensa de su nación y sus ideales, fueran estos justos o injustos. Porque creo que, como dijo alguien que murió sacrificando su vida por su causa, que “un hombre sólo vale en la medida en que está dispuesto a sacrificar su vida en defensa de sus convicciones”.

Además, siempre me ha interesado la tecnología bélica y su desarrollo, porque está plagada de estos momentos decisivos. Las diversas carreras armamentísticas han permitido al hombre descubrir cosas que de mediar épocas de paz ahora no podrían ser soñadas. Aún hoy el esfuerzo en el desarrollo de armas más eficaces continúa; ni siquiera la bomba atómica pudo detenerlo.

A pesar de todo esto, me encuentro siempre con una falta pronunciada de información, sobre todo en castellano. Las publicaciones hablan de armamento moderno o de historia militar, pero muy rara vez mezclan los dos temas. Además, no todas son accesibles a causa de su costo, de su poca disponibilidad (muchas veces por su escaso mercado) o por otros motivos. En cuanto a Internet, ofrece una fuente inagotable de sitios que hablan de los dos temas, pero a veces lo hacen en idiomas que no son el castellano (el caso más común es el inglés) y además utilizan términos poco conocidos para la mayoría de sus hablantes. En todo mi tiempo de navegante en Internet (que no es poco), he encontrado siempre muy pocas páginas que hable de temas militares en castellano, a excepción claro de los sitios oficiales de ciertos gobiernos.

Todas estas cosas me han hecho encarar este proyecto tan amplio. Hacerlo me da gusto y satisfacción. No es una carga, es una diversión. A veces es tedioso, es difícil, pero al final termina siendo algo agradable. Espero que para ustedes también sea verlo terminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *