Misil crucero Tomahawk

De gran fama gracias a su extenso uso en numerosos conflictos, se trata de un misil crucero de largo alcance y altas velocidades subsónicas para atacar objetivos terrestres. Es lanzable tanto desde buques de superficie como desde submarinos.

El Tomahawk ha sido diseñado para volar a altitudes muy bajas, pero al mismo tiempo a grandes velocidades subsónicas. Puede hacer esto haciendo uso de avanzados sistemas de guía, que le permiten también tomar ciertas medidas evasivas.

El Tomahawk tiene dos configuraciones básicas de ataque: puede llevar una cabeza de guerra de 454 kg de fragmentación o HE, o un dispensador de submuniciones con bombetas de efecto combinado.

El General Dynamics BGM-109 Tomahawk entró en servicio en 1983, alcanzando capacidad operativa tres años más tarde. El primer uso operacional de este misil fue durante la Guerra del Golfo de 1991, resultando un arma muy exitosa. Desde esa época se lo ha utilizado en gran cantidades de conflictos. Por ejemplo, solamente en la Operación Allied Force, en los Balcanes, se dispararon 200 entre los británicos y los estadounidenses.

Desarrollado inicialmente por General Dynamics en la década de 1970, se lo pensó como un misil de alcance medio o largo, que pudiera volar a baja altitud siendo disparado desde una plataforma en superficie.

Desde entonces se ha convertido en una verdadera familia de armas, con numerosas variantes, algunas en servicio, otras ya desfasadas. Teniendo en cuenta que solo lo utilizan dos países, es algo para tener en cuenta.

Curiosamente, durante los años las variantes han ido y venido, pero también los fabricantes. Como los misiles se compran en lotes, estos se licitan a diferentes empresas. En 1992-94, por ejemplo, los fabricó solamente McDonnel Douglas, la cual también modificó muchos ejemplares antiguos para adaptarlos a las especificaciones del Bloque III. Sin embargo en 1994 Hugues ganó la licitación. Actualmente los fabrica Raytheon.

A causa de su largo alcance, extremada precisión y gran letalidad, este misil se ha convertido en el arma más elegida por el Departamento de Defensa de EEUU.

Uso frecuente y preciso

Las primeras versiones del Tomahawk tenían un costo aproximado de un millón de dólares (las versiones actuales son un poco más económicas, pero es importante ver la letra chica, ya que algunos contratos incluyen la cifra de repuestos, mantenimiento, etc.). Teniendo en cuenta que en ciertas operaciones (como las que se llevaron a cabo durante la Guerra del Golfo de 1991, y otras posteriores) se lanzan de a docenas, su costo parecería prohibitivo. Sin embargo, si analizamos su forma de uso, queda claro que no es tan así.

Un Tomahawk de la Royal Navy en pleno vuelo.

Estos misiles de crucero son ideales para ciertos tipos de conflictos, principalmente en los que EEUU no quiere involucrar tropas directamente, o no puede debido a la lejanía de los objetivos. Teniendo en cuenta que son lanzados desde submarinos y buques de superficie que están dispersos por todo el mundo, constituyen uno de los largos brazos que ha permitido realizar ataques de represalia contra gobiernos dictatoriales, grupos terroristas y otras organizaciones, sin invadir ningún país ni desembarcar tropas. Son también un arma disuasiva importante: con el lanzamiento de unos pocos y la destrucción de blancos como hangares de aviones, bases de entrenamiento, etc., se puede presionar a un país sin involucrarse demasiado en un conflicto.

En conjunto con la aviación, en la Guerra del Golfo de 1991 ayudaron a destruir sitios fortificados y fuertemente defendidos debido a su precisión, causando menos daño colateral. Es mucho más seguro enviar una andanada de estos misiles, sin tripulación, que arriesgarse a una misión con una o dos docenas de aviones, los cuales pueden ser derribados, sus pilotos capturados, etc. Solo en esta guerra se dispararon 288.

Sin embargo, a pesar de sus ventajas, los Tomahawks tienen puntos negativos a tener en cuenta. Si bien son difíciles de detectar, gracias a su escaso eco radar y las bajas altitudes a las que vuela, siguiendo el terreno, pueden ser derribados debido a su velocidad subsónica, a que siguen un trayecto más o menos predecible y a que no pueden variar de velocidad (por eso se los llama misiles crucero: siempre vuelan a una velocidad prefijada, más más eficiente).

En la Guerra de Kosovo y en la intervención en los Balcanes, fueron todavía más necesarios, ya que los serbios tenían un sistema de defensa antiaérea realmente peligroso, que incluso logró derribar un F-117. Se calcula que entre 10 y 12 Tomahawks fueron derribados por aviones serbios, y muchos otros no lograron cumplir su objetivo siendo derribados por la AAA: algunas de sus piezas se conservan actualmente en museos en Belgrado. Sin embargo, teniendo en cuenta que se dispararon Esto demuestra la necesidad de usar estos vectores en ciertas circunstancias.

En las guerras de Afganistán e Irak, aunque EEUU tenía dominio total del aire, muchas veces se los utilizó también debido a su sorpresa y precisión. Eran ideales para atacar cuevas o blancos relativamente fortificados sin levantar sospecha. Muchas veces estos sitios tenían vigías y conocían los movimientos de aeronaves enemigas, por lo que una escuadra acercándose podría haber sido tanto atacada como detectada. Un grupo de Tomahawks podía llegar con poco aviso y atacar desde diferentes ángulos sin despertar mucha sospecha. Además, se los podía disparar desde fuera del territorio nacional enemigo. La guerra de Irak de 2003 vio el uso más importante de este arma, lanzándose un total de 802: teniendo en cuenta que hasta esa fecha se habían lanzado en combate poco más de un millar, se puede ver a las claras su importancia táctica y estratégica en ciertos conflictos.

Es por eso que este misil crucero se ha hecho su lugar en el arsenal estadounidense y británico, del cual es difícil que sea reemplazado, sobre todo gracias a sus constantes mejoras. Cuando es muy arriesgado, lento o caro desembarcar tropas, cuando no se quiere o no se puede arriesgar a un incidente diplomático o a un ataque aéreo convencional, o cuando el blanco queda demasiado lejos como para responder de otra manera, el Tomahawk está listo para ser lanzado, desde superficie o debajo del agua.

El acorazado USS Winsconsin (BB-64) dispara un misil Tomahawk BGM-109 contr un blanco en Irak durante la operación Tormenta del Desierto (foto tomada el 18 de enero de 1991/US Navy). Incluso viejos buques como este acorazado de la Segunda Guerra Mundial puede convertirse, con relativa facilidad, en un lanzador de estos misiles.

Versiones

El Tomahawk es un vector modular, que fue desarrollado inteligentemente con vistas a ser mejorado y actualizado regularmente. Es por eso que, habiendo sido diseñado en los 70s, todavía sigue en servicio activo con buenos resultados.

Si bien fue pensado para ser lanzado desde cualquier tipo de lanzador, tanto estuviera en el aire, tierra o mar, las versiones de este último tipo fueron las únicas que se terminaron desarrollando.

El BGM-109A naval también es conocido por su capacidad de ataque táctico con cabeza nuclear, en cuyo caso se lo denomina TLAM-N. Puede ser lanzado desde naves de superficie o submarinos, con una carga de 200 kilotones, un alcance de 2.500 km y un CEP de 280 metros, utilizando un TERCOM y navegación inercial. Fue retirado de servicio entre 2010 y 2013, en parte debido a la aparición de mejores versiones. Sin embargo, hay rumores de que la US Navy está considerando reintroducir un misil de crucero con cabeza nuclear en un futuro cercano.

El BGM-109B, también denominado TASM (tactical anti-ship missile, misil antibuque táctico). Se utilizaba tanto desde superficie como desde submarinos y llevaba una cabeza HE de 454 kg hasta un alcance de 454 kilómetros. El sistema inercial de guía de esta variante está derivado del misil Harpoon. Podía hacer un picado antes de atacar, golpeando así al enemigo en sus partes más vulnerables.

El BGM-109C, o TLAM-C, es la variante más conocida, ya que la C significa “convencional”. Básicamente es el fuselaje del AGM-109A con la cabeza de guerra del AGM-109B y un DSMAC de guía terminal, para lograr más precisión a un alcance de 1.482 km.

El BGM-109D es la variante del Tomahawk para ser disparada desde tierra, con las mejoras del Bloque III y un sistema dispensados de submuniciones. Este tipo tiene un turbofan F402 que le da un empuje 19% mayor, con un 2% menos de consumo de combustible que versiones anteriores. Posee el DSMAC Mk II.

Impresionante toma de la explosión de un Tomahawk. La detonación se desarrolla sobre el objetivo, para maximizar su efecto de área. No es un arma pensada para impactar el blanco.

El BGM-109G o GLCM era la versión estratégica de la serie, utilizada solamente en Europa durante la Guerra Fría, en el rol nuclear (con una cabeza nuclear W84). Se lo movilizaba en un TEL de alta movilidad, que llevaba cuatro, para evitar se detectado y poder evadir el reconocimiento soviético, escapando a áreas poco frecuentadas. Un grupo de cuatro TEL eran apoyados por dos centros móviles de control. Fue retirado del servicio en 1991 para cumplir con programas de desarme, al final de la Guerra Fría.

Finalmente, está el AGM-109H, que era una versión proyectada para ser disparada desde el aire. Tenía menos alcance y estaba pensado para llevar municiones en racimo, diseñadas para atacar pistas de aterrizaje. Sin embargo nunca entró en servicio.

El AGM-109K y el L eran dos Tomahawks propuestos para controlar el espacio aéreo naval tanto como blancos de superficie.

Actualización y mejoras en bloques

A pesar de haber sido diseñado durante la Guerra Fría, la modularidad del Tomahawk le ha permitido mantenerse siempre a la vanguardia. Esto tuvo lugar gracias a la aparición de diferentes Bloques: cada uno es un conjunto de actualizaciones y mejores, que hace que sea mejor que el Bloque anterior. De esta manera, regularmente se construyen Tomahawks de Bloques más avanzados y se actualizan los que no han sido disparados, para no descartarlos.

Los primeros Tomahawks, que corresponderían al Bloque I, ya no están en servicio desde hace tiempo. Fueron reemplazados rápidamente por el Bloque II, que usa un TERCOM y un sistema digital de correlación de área (DSMAC, Digital Scene Matching Area Corellator). Gracias a este sistema, los contornos del terreno se alimentan dentro de la computadora de vuelo, haciendo que el sistema sepa qué camino tomar al ir siguiendo el contorno grabado. Los Bloque II se probaron de enero de 1981 a octubre de 1983, entrando en servicio en 1984. Además de lo ya comentado, poseía un cohete de lanzamiento mejorado y un altímetro radar.

A esto se le agrega, en el bloque III, un GPS resistente a las interferencias, lo que le permite saber su posición exacta sin tener que depender de navegación inercial o comunicación con el exterior. Los Tomahawk del Bloque III fueron introducidos en servicio en 1993, luego de la Guerra del Golfo de 1991, y poseen un DSMAC y un motor mejorado, un alcance mayor y una cabeza de guerra más ligera y pequeña.

Una de las desventajas del Tomahawk hasta este modelo era el hecho de que solo podía atacar blancos que estuvieran grabados en su memoria, siguiendo el terreno cargado. No podía cambiar de blanco y por eso resultaba predecible hasta cierto punto. Por otra parte, su gran alcance a veces era desperdiciado, ya que a veces se lo disparaba relativamente cerca. Estas cuestiones comenzaron a tomarse en cuenta para el
Tactical Tomahawk Weapons Control System (TTWCS, Sistema de control de Armas del Tomahawk Táctico). Esta mejora en el sistema de guía aprovecha la gran cantidad de combustible y eficiencia del misil y le da la capacidad de “merodear”: el misil puede ser lanzado y dejado “en espera”, dando vueltas mientras se espera la posibilidad de atacar un blanco. Esto permite que se tomen rutas alternas y que, también, se puedan cancelar blancos y redirigir el misil a un nuevo objetivo. Se le puede preprogramar coordenadas de GPS o enviarle nuevas coordenadas; además, el misil puede, con este sistema, enviar datos sobre su estado a los comandantes en el frente (avisando por ejemplo el tiempo de llegada al blanco, la cantidad de combustible restante, etc.). Esta mejora entró en servicio en 2004 con la US Navy. Fue un gran avance ya que permitió que este arma ganara mucha flexibilidad, particularmente en escenarios como Irak y Afganistán, en el que los blancos de oportunidad podían resultar muy importantes.

Sin embargo, no fue el único avance de esos años. En 2006 se puso en servicio el Tomahawk Bloque IV, que incorporaba el TTWCS y el TC2S, otra mejora interina del sistema de guía. Las capacidades del Bloque IV o Tomahawk Táctico (abreviado como TacTom) expanden todo lo ya conocido: el alcance efectivo de unos 1.600 km se mantiene, pero se le agrega una enorme flexibilidad. El nuevo vector puede ser reprogramado vía satélite: el lanzador puede elegir entre 15 blancos preprogramados en su memoria, o ser dirigido a un blanco nuevo, no programado, al enviársele las correspondientes coordenadas para el GPS. Como si fuera poco, el nuevo modelo tiene cámaras que permiten al aparato realizar misiones de reconocimiento en tiempo real. De esta manera el Tomahawk puede, por ejemplo, ser enviado a obtener información de un blanco para luego atacarlo en una segunda pasada, o ser enviado a un nuevo blanco. En el caso de que el blanco original sea destruido antes de su llegada, se puede cancelar esta misión y reenviarlo hacia una nueva zona, con blancos potenciales, para luego darle uno nuevo y así ahorrar tiempo y recursos. Las posibilidades tácticas que esto encierra son enormes.

Actualmente el TacTom es el principal misil crucero de la US Navy, pero su éxito hace que su desarrollo no se detenga. En los últimos años se viene investigando en las siguientes mejoras:

  • nuevas cabezas de guerra; el Tomahawk utiliza una cabeza de fragmentación relativamente común, pero se piensa integrarla con una nueva, que mantenga las mismas capacidades básicas pero que pueda ser utilizada contra blancos reforzados, convirtiéndolo en un misil anti-bunkers. Hasta ahora, como el misil explota en el aire, no podía ser utilizado contra blancos demasiado protegidos, y para eso había que utilizar otro tipo de misiles más pequeños, lanzados por aviones;
  • la utilización de tecnología anti-radiación, convirtiendo a los misiles en vectores para atacar radares;
  • la capacidad de atacar blancos terrestres móviles y buques de superficie. Originalmente existía una versión antibuque, el
     BGM-109B, pero dejó de utilizarse ya que la US Navy no contaba en esa época con sensores que permitieran identificar buques enemigos a grandes distancias, existiendo la posibilidad de acertarle a un buque amigo. Sin embargo, nuevos sensores y sistemas computarizados hacen que un TacTom antibuque sea posible actualmente; tal parece que entrará en servicio en 2021.
  • una versión supersónica. Esta, para mantener su compatibilidad con todos los lanzadores, debería tener el mismo diámetro y tamaño general. Una de las desventajas del Tomahawk es que se trata de un vector subsónico; a Mach 3 sería mucho más difícil de interceptar.
  • capacidades de reconocimiento limitado. Se están desarrollando variantes que pueden obtener fotos de posibles blancos para que luego el lanzador confirme o no la necesidad de atacarlos.
  • la capacidad de utilizar el combustible no usado como explosivo. Como ya se dijo, muchas veces el misil no hace uso de su largo alcance y detona antes de gastar todo su combustible. Este sistema le permitiría utilizarlo como un explosivo combustible-aire, generando incluso una explosión mayor que la que puede crear la cabeza de guerra convencional (siempre y cuando haya suficiente combustible sin quemar).
  • la creación de submarinos lanzadores de misiles, convirtiendo algunos modelos que lanzaban misiles nucleares. Estos misiles podrían cargar más de 150 Tomahawks y multiplicar enormemente la capacidad ofensiva de la US Navy.

Estos avances son, en su mayoría, potenciales, y tal vez no lleguen a realizarse, pero su mera existencia es un indicio de las enormes capacidades de este misil crucero.

El Tomahawk británico

En 1995, EEUU accedió a vender al Reino Unido un total de 65 de estos misiles crucero, para que fueran operados desde los tubos lanzatorpedos de sus submarinos nucleares de ataque. La compra y primer lanzamiento se dio recién tres años después. Así en 1998 el gobierno del Reino Unido lo declaró con capacidad operativa para su Royal Navy. Los disparados desde submarinos son conocidos como UGM-109, siendo al parecer los únicos utilizados por Reino Unido. Con el tiempo, todos los submarinos británicos fueron capacitados para lanzar este arma.

El primer uso de un Tomahawk británico se dio recién en 1999, cuando el HMS Splendid (de la clase Swiftsure) fue el primer submarino de este origen en lanzar uno en combate, durante la guerra de Kosovo.

Lanzamiento submarino de un Tomahawk, aparentemente un modelo británico. Al parecer en el Reino Unido no disponen de versiones para disparos desde superficie. Los TacTom británicos operan principalmente desde los submarinos nucleares de las clases “Trafalgar” y “Swiftsure”.

Con el tiempo, se compraron 20 unidades más, del Bloque III, para recuperar los lanzados. Al igual que EEUU, el Reino Unido los ha utilizado ampliamente, en la guerra de Afganistán en el 2000, en la de Irak de 2003, y en Libia en 2011.

En abril de 2004, los gobiernos de EEUU y el Reino Unido llegaron a un acuerdo para la compra de 64 de los Bloque IV, o TacTom. Sin embargo, recién en marzo del 2008 entraron en servicio. Por si fuera poco, EEUU sigue vendiendo este sistema a este país: en 2014 se aprobó la venta de otros 65 misiles lanzables desde submarinos, con un costo de 140 millones de dólares (incluyendo partes de repuesto y apoyo técnico).

Aunque los submarinos siguen siendo el vector principal de lanzamiento, el Reino Unido está experimentando con lanzadores verticales para sus buques de superficie.

Otros usuarios potenciales

Además del Reino Unido, este arma estuvo a punto de servir en otros países, pero por una u otra razón esto no sucedió.

Hacia agosto de 2006 EE.UU. autorizó a la Armada Española la compra de este tipo de armas, en su última versión, la IV. España pensaba instalarlas en las fragatas de la clase Álvaro de Bazán (F-100) y posiblemente en los submarinos de la clase S-80 (que estaban por ser construidas en los astilleros de Navantia). Sin embargo, en 2009 la orden de compra fue cancelada.

Algo similar pasó con Holanda, que en 2005 dijo que estaba interesada en el sistema de armas, pero luego lo canceló en 2007.

En los últimos años, Polonia también demostró interés en 2015 para dotar a sus futuros submarinos de un vector de largo alcance, aunque todavía no se tomó ninguna postura al respecto.

Un prototipo del Bloque IV o TacTom, con la librea de la empresa fabricante, Raytheon.

Especificaciones técnicas
Función primaria:destrucción de blancos muy defendidos o de gran valor estratégico/táctico
Contratista:Raytheon Systems Company, Tucson, Arizona
Costo de la unidad:1 millón de dólares para las primeras versiones; aproximadamente 700.000 dólares para el modelo IV (Tomahawk Táctico o TacTom).
Planta motriz:turbofan de crucero Williams International F107-WR-402 con 272 kg de empuje; booster de combustible sólido CSD/ARC para el despegue (primeros modelos)
Largo:5,56 metros; con booster 6,25 metros
Peso:1.315,44 kg; con booster 1.587,6 kg (datos también dependientes de las diversas variantes)
Diámetro:51,81 cm
Envergadura:2,67 metros
Alcance:entre 454 y 1.700 km, según versiones
Velocidad:Subsónica; cerca de 880 km/h
Sistema de guía:TERCOM, DSMAC, y GPS (a partir del Bloque III)
Cabeza de guerra:454 kg o dispensador de submuniciones con bombetas de efecto combinado
Fecha de entrada en servicio:1986: Capacidad operativa; 1994: Block III; 2006: Tomahawk Táctico

Fuentes

Misil crucero Tomahawk en Wikipedia (inglés)

Otras fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *