SEALs

"El dolor es temporal. El orgullo dura toda la vida." Ésta es la frase más suave que escuchan los candidatos a ser un SEAL durante su período de entrenamiento. Quieren entrar en el cuerpo de operaciones especiales más duro del mundo, el mejor preparado para la lucha contra las guerrillas y los grupos terroristas. Para conseguirlo, deben pasar ocho meses en el campo BUD de Isla Coronado, San Diego. El significado de las acrónimo BUD lo dice todo: Basic Underwater Demolition (Demolición Submarina Básica).

Los Navy SEALS son una sección de élite de la Marina de los Estados Unidos. Los pocos privilegiados que tienen acceso al club se preparan para la guerra más sucia posible. SEAL es un acrónimo de SEa, Air and Land: esto indica que están capacitados para llevar a cabo operaciones tanto en el agua como en el aire y la tierra.

Los SEALs son uno de los más conocidos cuerpos de élite del mundo. Son muy respetados por otras fuerzas de élite, ya que sin duda tienen el entrenamiento físico más duro de todos. Tal vez poco conocidos por el público en general, se han hecho recientemente muy famosos al ser la punta de lanza del operativo que mató, en mayo de 2011, al terrorista más buscado del mundo: Osama bin Laden. De este hecho tan particular se hizo cargo el Team Six.

El origen más remoto de los SEALs se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando las Unidades de Combate y Demolición de la Armada (Navy Combat Demolition Units, o NCDU) fueron creadas en 1943. Su misión primordial era limpiar las playas y crear zonas de desembarco libres de peligro. En 1947 se creó la primera unidad ofensiva de la Armada: los UDT (Underwater Demolition Team, Equipo de Demolición Submarina). Eran voluntarios de la US Navy y del Cuerpo de Marines. No solamente debían limpiar playas, sino también conducir misiones como voladura de puentes y naves. Fueron los UDT los que lideraron el desembarco en Inchon, en la guerra de Corea.

En 1960 se sugirió que la US Navy necesitaba un equipo especializado para llevar a cabo penetraciones de reconocimiento en profundidad, sabotaje y misiones de contraterrorismo. Las demás fuerzas armadas tenían sus grupos de élite, y se pensó que también la armada debía tener algo más que los UDT.

El fracaso estadounidense en la Bahía de Cochinos, en Cuba, hizo temblar los despachos del ejército más poderoso del mundo. El propio presidente Kennedy solicitó la creación de una fuerza de choque exclusiva, entrenada en las tácticas de guerra no convencionales y que contara con la más avanzada tecnología y todos los conocimientos necesarios del mejor servicio de inteligencia.

La explosiva mezcla tuvo su fruto apenas un año después. En enero de 1962, la Armada dio luz verde a la creación de dos grupos especiales bajo el nombre codificado de SEAL y con una orden tajante: "Estos equipos deberán ser seleccionados cuidadosamente bajo el criterio de la mayor agresividad y determinación."

SEAL ONE operaba en el teatro del Pacífico, y SEAL TWO lo hacía en el Atlántico. Los equipos SEAL eran principalmente reclutados a partir de los UDT.

Pronto llegaría la primera oportunidad para demostrar de qué madera estaban hechos estos productos de la ingeniería bélica. La guerra de Vietnam enseñó muchas cosas a los estadounidenses. Pero quizás la lección más costosa de aprender fue que el Viet Cong estaba mucho mejor preparado que el ejército de EEUU para el juego sucio. Si alguien debía responder a la guerrilla con sus propias armas, era el cuerpo de Navy SEALs. Tras apenas unas semanas de tareas de apoyo, supervisando operaciones militares, entrenando a unidades de infantería para incursiones rápidas en terreno enemigo y ayudando en trabajos de inteligencia para la CIA, llegó la hora de la acción. Los primeros SEALs llevados a Vietman operaron en el delta del Mekong, llevando a cabo misiones de reconocimiento, búsqueda y destrucción y misiones de rescate. Los SEALs fueron conocidos en Vietnam, Camboya y Laos por su dureza, su falta de respeto a las convenciones bélicas y su sobrenombre de "hombres de cara verde".
El entrenamiento de los SEALs es sin duda uno de los más perfeccionados y crueles de todos los equipos especiales del mundo. Es uno de los factores más importante de su éxito.

Su misión en tan ominosa guerra fue triple: secuestrar e interrogar a líderes civiles y militares del bando enemigo; localizar y liberar prisioneros de guerra, y crear el terror en la población militar y civil vietnamita mediante ataques por sorpresa. Ya no había vuelta atrás, los SEALs estaban en marcha.

Después de haber intervenido en la terrible confrontación de Vietnam, miles de operaciones antiterroristas alrededor de todo el mundo los avalan. Entre sus participaciones más sonadas se encuentran las invasiones de Granada y Panamá, además de la contribución a la seguridad de centenares de embajadas y edificios oficiales con una técnica muy especial: imitar exactamente todos los métodos de los posibles terroristas.

Miembros del equipo SEAL 5 participaron en la guerra del Golfo de 1991. En una misión, por ejemplo, hicieron que dos divisiones iraquíes se movieran de sus posiciones de primera línea hacia la costa, para repeler un asalto anfibio que nunca tuvo lugar. Este es el cuestión de la "multiplicación de fuerza" que es la base de todo grupo de élite.

 

Requisitos y entrenamiento

¿Qué hay que hacer para convertirse en un Navy SEAL? La respuesta es más dura de lo que muchos suelen pensar... El entrenamiento previo en el BUD Camp de Isla Coronado consta de tres fases que tienen una duración de 10 semanas cada una. Muchos se presentan para intentarlo, pero antes de terminar la primera etapa, el 95% de los candidatos ya ha renunciado o ha sido expulsado.

La fase 1 consiste en una interminable seguidilla de ejercicios físicos de alto nivel que ponen al candidato al límite de las posibilidades de su cuerpo. No son extrañas las series de 500 flexiones seguidas. Para colmo, el instructor tiene facultades como la de elegir a un candidato y pedirle que repita la serie, solo por haber hecho un gesto de dolor. También se llevan a cabo prácticas de ocupación y desalojo de lanchas inflables en alta mar, sesiones de 50 minutos de natación en aguas casi heladas, y un broche final de cinco días completos de trabajos en el campo y en el mar.

En la fase 2, los participantes aprenden a bucear, a nadar a gran velocidad y de manera silenciosa, así como a repeler ataques del enemigo bajo el agua. Durante el entrenamiento, los instructores suelen poner de su parte todo lo posible para crear problemas: taponan las entradas de aire de los tanques de buceo, cortan las cintas de los anteojos, toman de los pies al candidato que está a punto de salir del agua para tomar aire... Son los peores enemigos del aspirante. El alumno debe escabullirse del acoso de sus profesores y salir a la superficie sin la ayuda de nadie. Aprende así rápidamente a valerse por sí solo y a jugar sucio al ver como lo hacen los expertos. Durante esta fase sólo se permite una falla: el segundo error supone ser devuelto a casa.

El tercer bloque de entrenamientos consiste en familiarizarse con las peculiares tácticas bélicas de los SEALs. Se enseñan técnicas de navegación a ciegas, colocación de explosivos marinos y terrestres, manejo de todo tipo de armas y trucos para el camuflaje. Se dice que durante este período, los aprendices gastan más balas en prácticas de tiro que todas las compañías de marines juntas.

Se necesita sin duda a una persona muy especial para ganarse el símbolo que lo amerita como SEAL: el Budweiser. Incluso luego del entrenamiento básico y la famosa "semana infernal", hay un período de prueba de seis meses antes de poder usar el distintivo dorado.

Se podrían agrupar los requisitos básicos en estos items:

Un candidato a SEAL practica tiro con una ametralladora. Nótense la enorme cantidad de casquillos en el suelo.

Todos estos ejercicios físicos deben realizarse en un único día con breves descansos entre sesión y sesión.

Misiones

Las misiones que llevan a cabo los SEAL son principalmente: acciones directas; reconocimientos especial; guerra no convencional; defensa interna en el extranjero y contraterrorismo.

Las acciones directas son pequeños raids como emboscadas. El reconocimiento especial establece operaciones tales como vigilancia de playas, puestos de observación, y operaciones de vigilancia (por ejemplo, seguir a una unidad enemiga y reportar su posición).

La guerra no convencional y la defensa interna en el extranjero incluyen ambas el entrenamiento de otros soldados. La primera es principalmente el entrenamiento de fuerzas de guerrillas para operar detrás de las líneas enemigas. La segunda implica entrenar tropas de otros gobiernos en un área de no combate (como sucedió por ejemplo luego de la guerra del Golfo en 1991, cuando los SEALs entrenaron en tácticas navales especiales de guerra a los soldados kuwaitíes).

Las operaciones de contraterrorismo incluyen tanto acciones directas contra operaciones terroristas como acciones preventivas.
Siendo de la Marina, el entrenamiento para lucha submarina es vital para la supervivencia del efectivo y por eso se entrena de manera más especial. Cada uno debe aprender a sobrevivir incluso en las situaciones más duras.

Estas misiones también se mezclan. Por ejemplo, en la guerra de Vietnam los SEALs llevaron a cabo secuestros de prisioneros cada tanto. Estos daban información valiosa (reconocimiento especial), sino que además la desaparición de uno de sus soldados (a veces un superior de alto rango) tenía un efecto negativo en la moral del enemigo (guerra no convencional).

El equipo básico

Los SEALs separan su equipo en tres categorías o líneas. La primera línea de equipo es la que incluye los elementos básicos de supervivencia: uniformes de combate, armas, mapas, compases y relojes. Estos deben ser muy confiables y prácticos, porque si los otros equipos se pierden o deben ser abandonados esta primera línea le dará a cada uno la posibilidad de escapar a cualquier captor. Otros elementos son la famosa y repudiada MRE (Meal Ready to Eat, comida lista para comer), cuchillo de bolsillo, y 7,5 metros de cuerda de paracaídas.

El equipo de segunda línea son también necesarios, aunque a veces no tanto. Pero cuando no son, resultan indispensables. Estos son artículos como munición (cinco a siete cargadores), granadas de mano, agua (y tabletas de purificación), además de equipo médico.

Finalmente el equipo de tercera línea incluye el equipo necesario para una misión en particular, pero que no son críticos para el uso inmediato. Estas son radios y baterías (para el caso de que se necesiten llamar apoyo aéreo o de rescate), minas claymore, ponchos, filtros de agua y anteojos de visión nocturna. También los médicos del grupo incluyen su equipo en esta categoría.

Los SEALs operan en unidades pequeñas, como muchos grupos comando. Sin embargo su número no es estable. Varía desde el equipo de natación, que consiste en un par de SEALs, hasta ocho, pero siempre en números pares. Esto se decide de acuerdo a las necesidades de cada misión. Por ejemplo, si un equipo se está infiltrando en una playa con una lancha de goma, un equipo de natación puede llegar a la costa para asegurar la playa y silenciar a los guardias que podrían estar allí. Cuando la playa esté segura el resto del equipo podría llegar más preparado.

El equipo varía desde los elementos básicos, como un cuchillo de combate, hasta este supersofisticado minisubmarino. Exclusivo de los SEALs, le permite desembarcar pequeñas unidades en completo silencio y llegar a lugares no esperados. Sus capacidades están clasificadas y no se sabe mucho de él. Aparentemente varios submarinos nucleares estadounidenses están siendo adaptados como nodrizas de estos submarinos, al quitarse misiles nucleares de su inventario.

 

 

 

Búsqueda personalizada
 

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto