Caza pesado británico Bristol Beaufighter

Hacia 1938, la RAF se dio cuenta rápidamente que necesitaba un caza pesado, ya que no disponían de cazas de escolta o de largo alcance para acompañar a sus bombarderos o para la intercepción nocturna de bombarderos enemigos. En este sentido, el Blenheim, que se estaba quedando algo rezagado, fue adaptado como caza nocturno al comienzo de la guerra, pero se necesitaba un avión nuevo, más capaz.

Con la guerra pronta a estallar, la empresa Bristol propuso justamente el avión que la RAF estaba necesitando: un aparato bimotor, versátil y fuertemente armado, a diferencia de sus predecesores. Las autoridades militares británicas dieron el visto bueno, y así, los diseñadores tomaron como punto de partida al Beaufort (el cual era, a su vez, un desarrollo surgido del Blenheim, por lo que todos los estos aviones conservan una silueta similar).

La característica silueta del Beaufighter permite distinguirlo en cualquier parte, con sus dos enormes motores sobresaliendo delante de la corta cabina.

El primer prototipo del Beaufighter voló el 17 de julio de 1939, pocos días antes del comienzo de la nueva contienda mundial. El proceso de desarrollo había sido frenético, en paralelo con el del Beaufort. Su antecesor había volado por primera vez en octubre de 1938 pero, por problemas de integración de los motores, que se sobrecalentaban, recién entró en producción un año más tarde.

En este sentido, el nuevo aparato tampoco era excelente al principio. Era una solución de compromiso a corto plazo, pero a la larga se convirtió en uno de los aviones más polivalentes y necesarios de la RAF. Con nuevos motores y un fuselaje algo diferente con respecto al Beaufort, compartía sin embargo ese aire de familia que venía del Blenheim.

Uno de los principales problemas a solucionar fueron los motores, que tantos problemas de desempeño le trajeron al Beaufort. En este sentido, el uso de motores Bristol Hercules mejorados permitieron que el aparato pudiera evolucionar, haciéndose constantemente capaz de llevar más y más armamento, blindaje, equipo y combustible.

Entrada en servicio y evolución

Apenas 13 meses después de comenzar su producción, el Beaufighter se incorporó a los escuadrones de la RAF, que lo necesitaban desesperadamente durante la Batalla de Inglaterra en su rol de caza nocturno. Pero esto no fue todo; 1940 fue un año lleno de combate aéreos sobre territorio británico y pronto se demostró que se requerían aviones especializados para todo tipo de roles.

Al principio, todos consideraron al Beaufighter un avión muy difícil de pilotar. Sin embargo, con constantes mejoras y experiencia, este aparato se demostró como el más capaz para cumplir con estos cometidos.

Así, la versión de caza diurno se distribuyó también entre las fuerzas británicas desplegadas en Malta y en el desierto del norte de África. También se lo utilizó en la bahía de Vizcaya para atacar a los Junkers Ju-88.

Caza nocturno

Rápidamente, los primeros Beaufighter Mk IF comenzaron a servir en la RAF en el invierno boreal de 1940. Su tarea era reemplazar a los Blenheim Mk IF, que estaban quedándose obsoletos. En realidad el aparato entró en servicio justo a tiempo para demostrar su valía, ya que los alemanes habían comenzado un asalto aéreo a gran escala semanas antes. Inicialmente, el Beaufighter MK IF usaba un motor Bristol Hercules III, radial, de 1.400 HP, y ya poseía una evolución del radar usaron por el Blenheim Mk IF, el AI Mk IV, el cual montado en el morro del avión le daba un aire distintivo.

Pintados de negro al igual que sus predecesores, los Beaufighter de caza nocturna realizaron sus primeras pruebas operacionales en las últimas fases de la Batalla de Inglaterra, comenzando a ser entregados a los escuadrones de caza nocturna de la RAF en septiembre de 1940.

Al principio hubo problemas con el uso del radar, lo cual no permitió grandes resultados durante 1940. Sin embargo, en los últimos tres meses de la ofensiva alemana se comenzó a incrementar la cantidad de bombarderos derribados. Durante los primeros cinco meses de 1941, el Beaufighter fue el caza nocturno con mayor cantidad de intercepciones de toda la RAF.

Se equiparon 9 Escuadrones Metropolitanos de Caza Nocturna con este aparato, encargado de la difícil tarea de proteger Inglaterra por la noche. La producción alcanzó las mil unidades, muchas de ellas producidas en las llamadas fábricas fantasmas. A partir del aparato número 51, se agregaron 6 ametralladoras de 7,7 mm en las alas, además de los cuatro cañones de 20 mm que ya tenía el fuselaje, lo cual habla a las claras de la necesidad por aumentar su potencia de fuego.

Otras mejoras comenzaron a llegar. Cuando los nuevos motores radiales Hercules se retrasaron, se seleccionó el Rolls Royce Merlin XX de doce cilindros en V para el Mk II.

El primer ejemplar de producción del Mk II voló el 22 de marzo de 1941, entrando en servicio en cuatro escuadrones (uno de ellos, tripulado por voluntarios polacos).

Un Beaufighter Mk IF del escuadrón nº 29 de la RAF. Este escuadrón fue uno de los que recibió este aparato a fines de 1940, y lo utilizó hasta mayo de 1943. Se trataba de una unidad de caza defensiva, pensada para interceptar a los cazas y bombarderos nocturnos alemanes que ingresaran en espacio aéreo británico. Cuando los alemanes dejaron de presionar el espacio aéreo, este tipo de aparatos se hizo menos necesario.

Siguieron varias versiones más o menos experimentales del Beaufighter, que no llegaron a cuajar. Entre ellas están el Mk III, una versión más ligera, y el MK IV, que debía volar también con motores Rolls-Royce. También el Mk V fue abandonado; se pretendía el uso de una torreta dorsal similar a la del caza Defiant, la cual llevaba cuatro ametralladoras. Sin embargo fue abandonada la idea ya que dificultaba la salida del piloto en caso de una emergencia.

Finalmente, el Mk VIF se convirtió en el caza nocturno standard de la RAF (al menos hasta la llegada del Mosquito Mk II), equipando a 12 escuadrones basados en Inglaterra y 6 en el Medio Oriente entre 1942 y 1943.

Cuando fueron desplazados por modelos mejores, algunos escuadrones equipados con el Mk VI fueron asignados a otros teatros de operaciones, por ejemplo en el Mediterráneo para apoyar los ataques a África del Norte. También sirvieron en Extremo Oriente, en el área de Calcuta y sobre Birmania.

El mejor avión antibuque

Como ya se vio, varias versiones remotorizadas y mejoradas del Beaufighter fueron abandonadas en el proceso de diseño. Sin embargo finalmente llegaron los motores con mayor potencia, lo cual hizo que los modelos Mk VI fueran modelos más polivalentes. En efecto, este aumento en la potencia permitió que el avión pudiera ser empleado ya en otros papeles con derecho propio, como torpedero y de ataque al suelo.

Cuando Inglaterra se fue imponiendo en el frente aéreo, alejando el peligro de invasión, se comenzaron a diseñar y construir nuevas versiones, aprovechándose este aumento en la potencia. En 1942 se probaron mejoras que incorporaban un soporte para torpedos y cohetes aire-superficie; al aceptados estos aparatos modificados, se los comenzó a construir. De esta manera, a finales de ese año ya se fabricaba el Beaufighter VIC «Torbeau», con capacidad antibuque. Esta versión podía cargar y lanzar un torpedo pesado de 45.7 cm. El Torbeau entró rápidamente en servicio y al comienzo del año siguiente ya era utilizado para atacar buques alemanes, comenzando a sustituir en ese papel a su predecesor, el Beaufort.

Sin embargo, la necesidad por aviones de ataque más veloces, blindados y armados generó más y más evoluciones. Gradualmente la variante VIC fue reemplazada por un modelo diseñado expresamente como bombardero/torpedero, la T. F. X. Este aparato tenía motores Hercules XVII de 1.770 caballos, que estaban optimizados para tener su máxima potencia a apenas 150 metros de altura. De esta manera, estos Beaufighter podían sobrevolar sus blancos a la altura más adecuada para el lanzamiento de sus armas, mientras aceleraban y maniobraban al máximo de sus capacidades, reduciendo la chance de ser alcanzados.

Pero por si fuera poco, esta variante cargaba con todo un arsenal de armas de diferente calibre: cuatro cañones de 20 mm en el morro, seis ametralladoras de 7,7 mm en las alas, una en la torreta dorsal, más un torpedo de 726 kg, dos bombas de 227 kg y ocho cohetes de 76,2 mm.

Se dice que esta versión del Beaufighter fue el mejor avión antibuque británico de la guerra, y no es para menos. Su evolución continuó, agregándosele frenos de picado para hacer más fáciles los ataques a baja altura, sobre todo cuando debían lanzar cohetes o disparar sus cañones. Generalmente volaba con dos tripulantes, aunque se podía llevar un tercero que actuaba como torpedero, aumentando la posibilidad de acertar con este arma. Además, la automatización y la llegada de nuevos sensores lo hizo más mortífero: un altímetro radar le permitía realizar ataques más precisos volando a ras del agua, sobre todo cuando usaba torpedos o cohetes. Por si fuera poco, luego se le agregó un radar adaptado para blancos de superficie en el morro (similar al que utilizaban sus «hermanos» cazas nocturnos). Esto aumentó enormemente su eficiencia, sobre todo en los últimos meses de la guerra.

No es de sorprender, entonces que esta fuera la variante más fabricada, sumando 2.200 de los 5.928 fabricados en total.

Un Beaufighter Mk X de la Royal Canadian Air Force, en agosto de 1944. Nótense las marcas de invasión de Normandía (las alas pintadas en franjas negras y blancas, al igual que el fuselaje), lo que indica que este aparato participó en dicha operación.

En el frente del Pacífico

En su papel de bombardero ligero y antibuque, obviamente este aparato resultaría muy necesario en este frente, en donde las operaciones anfibias estaban a la orden del día.

Esto hizo necesario que, como en el caso del Blenheim y el Beaufort, Australia tomara como prioridad la fabricación de este aparato, ya que el Reino Unido no podía abastecer a este país de suficientes aparatos.

De esta manera, Australia fabricó la versión X de este aparato, ensamblándose un total de 364. Este aparato entró en servicio en 1944 y fue fundamental para apoyar a las unidades australianas en su avance por las Indias Orientales. En el teatro del Pacífico, los japoneses lo apodaron la muerte susurrante, ya que el sonido de sus motores era relativamente suave, pero el aparato resultaba mortífero. Pudiendo llevar un torpedo y cohetes no guiados, además de su armamento de cañones y bombas, sin duda era el avión perfecto para atacar todo tipo de blancos navales.

Otras variantes y teatros de operaciones

Derivando de dos aviones que, con sus defectos, habían demostrado ser muy polivalentes, los británicos se dieron cuenta de que el diseño servía para otras tareas y que podría ser adaptado para las mismas. Para ser utilizado en África se los tropicalizó, y fueron empleados como caza diurno de largo alcance, misión en la que los Hurricane y otros aparatos monomotores no podía ser empleados.

El modelo IC fue utilizado también en esta primera etapa por el Comando Costero inglés, en misiones antibuque, antes de que surgieran las versiones diseñadas específicamente, como el ya mencionado VIC.

La fotografía permite distinguir los elementos característicos del aparato, particularmente la cabina con visibilidad hacia adelante (una gran diferencia con el Blenheim y el Beaufort, que eran aparatos bombarderos y de reconocimiento, requiriendo morros acristalados), la torreta dorsal de ametralladoras y el morro con cuatro cañones. Obsérvense los motores radiales insertos a mitad del ala: este fue uno de los cambios necesarios con respecto a su antecesor, ya que la planta motriz, más potente, requería hélices más grandes y por lo tanto, más alejadas del suelo.

Últimas tareas

Aunque lentamente desplazado en ciertos roles por variantes del Mosquito, el Beaufighter sirvió en todos los teatros operacionales de los aliados occidentales, ya que combatió efectivamente en Europa, África, el Mediterráneo, el Pacífico y en Birmania. Al haber sido fabricado en gran cantidad (se lo fabricó incluso hasta 1946), terminaba encontrando siempre un nuevo trabajo que realizar.

Es así que, concluida la guerra, el Beaufighter continuó sirviendo, pero generalmente en roles de segunda línea, ya que había alcanzado ya el máximo potencial del diseño y comenzaba la era de los jets. Solo se mantuvo en escuadrones de primera línea en el Lejano Oriente hasta 1950.

Pero estos aparatos no causarían baja sino hasta diez años después, ya que 35 unidades fueron reconvertidas al standard TT. Mk 10, que fue utilizado como remolcador de blancos en el Reino Unido, Medio Oriente y Lejano Oriente hasta 1960.

Especificaciones
técnicas Beaufighter
Mk VIF
TF. Mk X
Peso vacío6.623 kg7.076 kg
Peso máximo
al despegue
9.798 kg11.431 kg
Motordos Bristol Hercules VI o XVI radiales, de 1670 hp cada unodos Bristol Hercules radiales, de 1320 kw cada uno
Superficie alar46,73 m246,73 m2
Envergadura17,63 m17,63 m
Largo12,70 m12,7 m
Alto4,83 m4,83 m
Velocidad máxima536 km/h a 4.755 m488 km/h a 395 metros
Techo8.075 m4.570 m
Alcance2.382 km2.366 km
Armamentocuatro cañones de 20 mm en el morro y seis ametralladoras de 7,7 mm en las alas, más una de 7,7 mm en la torreta dorsalcuatro cañones de 40 mm y seis ametralladoras de 7,7 mm en su versión de caza; una ametralladora Vickers de 7,7 mm en la torreta dorsal; un torpedo y dos bombas de 113 kg u ocho cohetes aire-superficie de 41 kg en la versión antibuque o de apoyo a tierra

Fuentes

Bristol Beaufighter en la Wikipedia (en inglés)

Bombarderos: guía completa ilustrada de la A a la Z (Francis Crosby) – Tikal Ediciones, Madrid (ISBN 978-84-9928-069-1).

Otras fuentes perdidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *