Bombardero torpedero británico Bristol Beaufort

Poco antes del estallido de la guerra, Gran Bretaña se dio cuenta de que necesitaba un bombardero / torpedero ligero. La solución más rápida fue retomar el diseño del Blenheim y producir un avión nuevo.

Fue así que surgió el Bristol Beaufort (cuya denominación oficial era Tipo 152). Se trataba de un avión bimotor, diseñado por esta empresa británica, que ya tenía experiencia con el Blenheim y que la aprovechó para desarrollar un aparato de líneas muy similares. Ya en 1935 se comenzó a trabajar en su diseño, en paralelo con su «hermano». El primer prototipo tenía motores Mercury y voló por primera vez a fines de 1938, un año después de que el Blenheim entrara en servicio.

Aunque fue diseñado para un trabajo muy específico, la gran demanda a causa de la guerra hizo que se construyeran unas 1.180 unidades solo en Inglaterra.

Al igual que el Beaufighter, fue utilizado ampliamente por el Comando Costero inglés hasta 1943, cuando ya había sido superado su diseño. Durante esta época equipó las unidades basadas en territorio metropolitano, pero también estuvo activo en otras zonas como en Malta y el Medio Oriente.

Los Beaufort también se produjeron en Australia, habida cuenta del gran problema logístico que hubiera implicado producirlos en el Reino Unido y llevarlos hasta allí. Estas variantes australianas son conocidas como DAP Beaufort, por las siglas de Department of Aircraft Production (Departamente de Producción de Aeronaves), que fue la autoridad que ordenó su fabricación. Los australianos fueron sus principales usuarios después de los ingleses, ya que se construyeron unas 700 unidades que sirvieron en la Real Fuerza Aérea Australiana en el teatro del Pacífico, siendo utilizados hasta el final de la guerra. Hacia 1943, la producción de estos aparatos era tan prioritaria que se construía uno al día.

Estructura

Este avión cuatriplaza conserva todavía un fuerte aire de familia heredado del Blenheim, no solo en la configuración de las alas y motores, sino también en la cola y el resto del fuselaje. Incluso hay algunos modelos en donde la cabina ampliamente acristalada se asemeja a ciertas versiones de este bombardero ligero.

La gran diferencia con respecto a su antecesor consiste principalmente en la joroba que continúa la cabina, sobreelevada con respecto a la nariz. Necesaria para llevar a un tripulante más, el Beaufort tiene un aspecto más robusto. La cabina alargada, con gran visibilidad, termina en la parte media del fuselaje en una torreta de ametralladoras, que mira hacia atrás, responsable de la defensa trasera del aparato.

En esta fotografía puede verse la semejanza con la nariz del Blenheim Mk IV, además de la alargada cabina sobre la nariz, que termina en la torreta dorsal de ametralladoras.

Sin embargo, hay diferencias de diseño con respecto al Blenheim  que no son tan visibles. Tal vez la más grande es la presencia de un cuarto tripulantes. Esto repercutió negativamente en el aparato, ya que no se planteó ponerle un motor de mayores prestaciones y el peso adicional lo hizo más lento. Como se verá más adelante, el punto débil del Beaufort fue siempre su escasa potencia. Finalmente se optó por el motor Bristol Taurus de 1.130 caballos. Sin embargo, resultó imposible enviarle estos motores a Australia cuando, en 1939, se decidió que este país construyera su propia variante, por lo que los modelos australianos utilizaron los motores Twin Wasp de la Pratt & Whitney, producidos localmente.

Breve historia operativa

El Beaufort fue el bombardero-torpedero standard de la RAF desde 1940, cuando entró en servicio, hasta 1943, cuando fue reemplazado por modelos más modernos.

El aparato estaba entrando en servicio cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, por lo que no entró en combate rápidamente; pero apenas estuvo disponible, ya tenía trabajo de sobra. Los Beaufort iniciaron sus operaciones como aparato posador de minas marinas en agosto de 1940, realizando también ataques contra buques alemanes en las costas francesas y holandesas.

Una de las labores que lo hizo más famoso fue el ataque, el 6 de abril de 1941, al crucero alemán Gneisenau. Los escuadrones 22 y 24 del Comando Costero de la RAF convergieron en la bahía de Brest, causándole graves daños. No sería la única vez; en el frente europeo el Beaufort fue muy conocido por su rol antibuque, atacando también a otros buques alemanes como el Scharnhorst y el crucero pesado Prinz Eugen.

Desde Malta, estos aparatos hostigaban constantemente las líneas de abastecimiento alemanas e italianas que debían abastecer el teatro africano, siendo parte importante de la caída del Afrika Korps. Su uso trajo así problemas a las fuerzas del Eje en esos primeros años.

Pero aunque fue diseñado como un bombardero-torpedero, el Beaufort no siempre tenía trabajo en este rol, por lo que se lo utilizó muchas veces como bombardero medio diurno sobre el territorio europeo. Su éxito fue mixto: voló más horas de entrenamiento que las de combate, y se perdieron más unidades en accidentes y debido a problemas mecánicos que las causadas por el fuego enemigo.

A pesar de que Australia había comenzado la producción de este avión en 1939, al declararse la guerra contra Japón, no existía un número suficiente de estos aviones para patrullar y atacar el muy amplio teatro de operaciones. Es por eso que muchos Beaufort fueron cedidos a Australia en 1942, para ayudar a este país mientras sus industrias construían las variantes locales. Estos aviones eran fundamentales para evitar ataques e invasiones navales desde Japón y otras zonas bajo dominio japonés, por lo que eran una gran prioridad. Fue así que participaron en numerosas campañas de bombardeo y ataque contra las tropas que asediaban Port Moresby en Nueva Guinea, o simplemente como aviones de patrulla en diversas zonas marítimas del Pacífico, buscando buques japoneses para realizar ataques de oportunidad.

Como sucedió con muchos aviones de esa época, apenas salidos de la fábrica se empezaron a desarrollar nuevas versiones, generalmente con cambios de motorización, para conseguir más velocidad y potencia, además de mayor carga de armamento. Sin embargo estos intentos fueron infructuosos, primero por la escasez de motores estadounidenses muy prometedores, y luego por problemas de adaptación estructural a otras plantas motrices. Pocos de estos modelos remotorizados fueron producidos, y fueron muy apreciados.

Esta falta de mejoras hizo que, con la guerra en marcha, los Beaufort comenzaran a quedarse rezagados con respecto a otros aviones en servicio o en diseño. Sin embargo, siguiendo con la experiencia del
Blenheim, la Bristol decidió adaptar el Beaufort para cumplir con el requerimiento británico para un nuevo avión con similares características, lo que llevó al diseño del Beaufighter, con el que compartía muchos componentes mecánicos y de fuselaje, lo cual facilitaba la transición de producción hacia el nuevo modelo.

De esta manera, a mediados de 1943, la Fuerza Aérea Real Británica sustituyó a todos los Beaufort por los mucho más modernos bimotores Beaufighter y Mosquito. Esto cerró definitivamente su producción, pero no su uso.

Otras naciones de la Commonwealth como Sudáfrica, Canadá y Nueva Zelanda continuaron operando los Beaufort dados de baja en misiones de reconocimiento y ataque eventual de buques alemanes o japoneses. Además, como sucedió con muchos aparatos innecesarios al final de la guerra, en 1950 Turquía compró las últimas unidades de Beaufort dadas de baja por Reino Unido.

Gracias a esto, existen en Australia y el Reino Unido varios Beaufort en museos. Algunos están completos o casi completos, aunque de otros solo quedan partes como la cabina.

Especificaciones técnicas Beaufort
Peso vacío5.945 kg
Peso máximo al despegue9.630 kg
Motordos Bristol Taurus XVI radiales, de 843 kw cada uno (Twin Wasp en las versiones australianas)
Superficie alar46,73 m2
Envergadura17,63 m
Largo13,59 m
Alto3,78 m
Velocidad máxima418 km/h
Techo5.030 m
Alcance1.665 km
Armamentocuatro o siete ametralladoras de 7,7 mm y hasta 1.680 kg de bombas o un torpedo de 728 kg


Fuentes

Bristol Beaufort y Bristol Fairchild Bonlingbroke en la Wikipedia (en inglés)

Bombarderos: guía completa ilustrada de la A a la Z (Francis Crosby) – Tikal Ediciones, Madrid (ISBN 978-84-9928-069-1).

Otras fuentes perdidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *