T28 / T95

Aunque al comienzo se lo llamó tanque superpesado, el nombre le quedaba grande. No por su peso de 95 toneladas, sino porque en realidad se trataba de un cañón pesado autopropulsado.

En efecto, más adelante el T28 fue redenominado Cañón Autopropulsado T95 de 105 mm. Las fuerzas estadounidenses lo diseñaron para destruir las defensas que los alemanes habían instalado en la Línea Sigfrido, un cometido para el que los ingleses diseñaron el Tortoise.

Más adelante, cuando se superó ese obstáculo, se pensó que podía participar en la invasión al territorio principal de Japón, invasión que nunca se produjo.

Se quería producir 5 prototipos de este vehículo para que luego la producción llegara a los 25; sin embargo todo quedó en esa idea. Solamente se ordenaron dos unidades y ninguna de ellas entró en combate.

¿Por qué no podía llamárselo tanque? Porque no tenía torreta y el cañón estaba montado directamente en el frontal del casco. Esto le daba una silueta mucho menor, haciéndolo más difícil de atinar, pero reducía su efectividad como arma antitanque; su objetivo era destruir fortificaciones.

Con un peso de 95 toneladas, su blindaje era excelente para la época, teniendo unos 30 cm en algunas partes. Se consideraba que esto era suficiente para protegerlo contra los célebres cañones antitanque alemanes de 88 mm, que estaban usando ya algunos tanques alemanes. Contra ellos, posiblemente el T95 también hubiera sido un oponente más que poderoso, aunque nunca se lo vio en combate.

Sin embargo, el problema de movilidad que tenían los tanques pesados alemanes no era nada comparado con el del T28. Movido por un motor de gasolina Ford GAF V-8 que solamente daba 410 hp, su velocidad máxima era de 13 km/h. El peso del vehículo era tal que se necesitaban cuatro bandas de rodamiento de orugas en lugar de las dos convencionales; para que pudiera ser transportado por vía férrea y otros medios, las exteriores eran removibles, pudiendo unirse para ser remolcadas detrás del vehículo.

La gran ventaja del T28 era su cañón de 105 mm T5E1, montado en un mantelete bastante grande en medio del casco. Para la defensa contra la infantería existía además una ametralladora calibre .50 en la escotilla del comandante. Es por eso que la denominación de tanque le quedaba corta; fue cambiada a Cañón Autopropulsado T95 en 1945, para volver a ser renombrado Tanque Superpesado T28 al año siguiente.

El tanque superpesado T-28, como lo denominaba la propaganda aliada, era en realidad un gran cañón de asalto autotropulsado. En esta fotografía pueden apreciarse sus distintivas dobles orugas.

Especificaciones técnicas cañón autopropulsado T95 / tanque pesado T28

Producción 2 unidades
Tripulación 8 (comandante, 5 personas encargadas del cañón, piloto y copiloto)
Longitud
11,1 metros
Ancho
4,39 metros
Alto 2,84 metros
Peso en orden de combate 95 toneladas
Armamento principal un cañón de 105 mm T5E1 con 62 proyectiles
Armamento secundario una ametralladora calibre .50 con 660 proyectiles
Blindaje 300 mm en la parte frontal
Motor un ford GAF V-8 de gasolina con 410 hp (305 kW) de potencia
Relación potencia/peso 4 hp/tonelada
Autonomía 160 km
Velocidad en carretera 13 km/h

 

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto
Supertanques de la Segunda Guerra Mundial