Panzerkampfwagen VIII Maus

El Panzerkampfwagen VIII Maus (Sd.Kfz 205) fue la continuación del sueño alemán del supertanque, luego del Lowë. A diferencia de todos los demás intentos e ideas, este realmente se completó, convirtiéndose en el mayor tanque de todos los construidos (aunque solamente fue un prototipo) en la Segunda Guerra Mundial.

El desarrollo de semejante aparato comenzó en 1941, cuando la empresa Krupp comenzó a estudiar los tanques soviéticos pesados. A principios de 1942, la empresa creó los diseños del Tiger-Maus (conocido como VK7001) y el ya mencionado Panzerkampfwagen VII Löwe (VK7201). Estos proyectos nunca llegaron a salir de la mesa de diseño, pero fueron la semilla que mantuvo viva la idea; a principios de marzo de 1942 se ordenó el diseño de un tanque todavía más pesado (lo que condenó al Löwe). A fines de ese mes, Porsche recibió el contrato para crear el nuevo panzer de 100 toneladas (luego llegaría a 188), llamado VK10001 / Porsche Typ 205. El desafío era enorme y no paraba de crecer en complejidad; al mes siguiente se pidió que el tanque debía llevar al menos 100 proyectiles (algo que nunca se cumplió porque resultaba casi imposible).

En mayo, Hitler le pidió personalmente tanto a Porsche como al doctor Muller, que trabajaba para Krupp, que crearan un supertanque indestructible de 120 toneladas, armado con armas de gran poder. En junio de 1942 se presentó el diseño; hacia esa fecha reemplazó definitivamente al Löwe.

Se trabajó tan rápido en construir el primer prototipo, que éste ya estaba listo en 1943, recibiendo primeramente el obvio nombre de Mammoth (Mamut). Sin embargo, en diciembre de 1942 se cambió el nombre a Mäuschen (ratoncito) y finalmente a Maus (Ratón) en febrero del año siguiente.

Se planeaba que, una vez terminado el prototipo, se pudiera seguir con la producción a un ritmo de cinco vehículos por mes. Este trabajo se dividiría entre Krupp, que era responsable tanto del chasis como del armamento y la torre, y Alkett, que sería la empresa que ensamblaría todos los componentes.

Las primeras especificaciones pedían un peso de 100 toneladas y el uso de un cañón de 150 mm y ametralladoras de 20 mm MG151. Sin embargo, se habían pensado en muchas otras opciones, como cañones de 150 mm, la combinación de un cañón de 150 y uno de 105 mm, cañones navales de 127 mm y también cañones antiaéreos de 128 mm y una versión de 128 mm que era la más larga que existía. En enero de 1943 Hitler decidió que el Maus tendría un cañón de 128 mm y uno de 75, aunque se tendrían que diseñar torres para montar, en un futuro, cañones de 150 mm o de 170 mm.

En estas fotografías puede verse al Maus durante unas prubas con un cañón simulado. Pueden verse claramente las orugas extremadamente anchas, que permitían distribuir un poco mejor el enorme peso del aparato.

En mayo de ese año ya estaba lista una maqueta de madera del Maus de serie, la cual le fue presentada Hitler. El canciller aprobó el diseño para la producción a gran escala, ordenando la cifra inicial de 150 unidades. El desarrollo del Maus continuó hasta octubre de 1943; en ese momento Hitler canceló la orden de producción en serie, pero unos días más tarde autorizó que la continuación de trabajos en los prototipos.

Hacia finales de ese año Alkett terminó de ensamblar la primera unidad sin torre. Para realizar las primeras pruebas se utilizó una torre falta que simulaba el peso de la que debía montar el modelo real. Curiosamente, este prototipo fue camuflado y llevó la insignia soviética de de la estrella roja con el martillo y la hoz, para disfrazarlo como si fuera un vehículo ruso capturado.

 

Los problemas

En este momento se mostraron los problemas que, seguramente, los diseñadores habían ya visto: falta de potencia del motor y un enorme peso. Como su primer nombre lo decía, el Maus en realidad era un mamut, que no podía entrar en muchas zonas y que necesitaba un motor potentísimo solamente para moverse. La relación potencia/peso era muy baja, y no existía ningún motor lo suficientemente poderoso como para llegar a los 20 km/h que pedían las especificaciones. El motor utilizado entonces, un Daimler-Benz 509 modificado, solamente le permitía lograr 13 km/h en condiciones ideales, es decir, no a campo traviesa. La suspensión había tenido que ser modificada también.

Otra cuestión era el peso en sí del aparato. Ningún puente podría soportarlo, incluso cuando tuviera el ancho suficiente. Para permitir que se pudieran cruzar ríos, se pensó en que el tanque los vadeara. Su altura le permitiría sortear corrientes relativamente altas; si entraba a una corriente mayor, su peso haría que se hundiera y una vez en el lecho del río podría avanzar sumergido. Este sistema requería que un Maus apoyara a otro Maus; el primero le daría energía eléctrica a través de un cable al que fuera a cruzar, ya que no se podría utilizar el motor de gasolina. Un snorkel de 13 metros de largo le daría a la tripulación el aire suficiente para sobrevivir dentro del tanque hasta que se llegara a la otra orilla.

Obviamente no se trataba de una solución muy práctica, más teniendo en cuenta que era posible que esto tuviera que hacerse en zonas de combate. Por otra parte, esto no solucionaba el problema que tenían muchos tanques pesados: no podían sortear ciertas zonas pantanosas a riesgo de quedar empantanados o incluso ser devorados por el suelo. Esto sucedió con muchos tanques alemanes, que por otra parte tenían orugas estrechas que no le daban buena adherencia. Incluso si el tanque podía ser rescatado, planteaba un gran problema logístico ya que hubieran sido necesarios muchos otros vehículos para desatascar a semejante vehículo de 188 toneladas.

Más imágenes de uno de los prototipos del Maus en pruebas de campo. Sin duda alguna, la negociación de obstáculos no debía ser su fuerte. Nótese la escalerilla necesaria para que los observadores puedan subir frente a la torre.

El problema logístico de mantener y movilizar a una fuerza acorazada de estas proporciones, aunque fuera pequeña, no es menor. Se tuvo incluso que diseñar y construir un carro de ferrocarril especial de 14 ejes para llevar a los prototipos. Para esta fecha era obvio que la idea del supertanque había demostrado ser irreal, por muchas cuestiones.

¿Para qué, entonces, quería Hitler un supertanque de esas características? ¿Porqué se había iniciado el desarrollo y se seguían gastando recursos en prototipos? Algunos creen que, de acuerdo con palabras de Porsche, Hitler pensaba utilizar el Maus en posiciones defensivas en la Muralla del Atlántico, lugar en donde su alcance limitado y su poca movilidad no serían tan problemáticos. En realidad, utilizar semejante aparato para una tarea defensiva podía parecer buena, sobre todo teniendo en cuenta el costoso peaje, en material y personal, que le costó a los aliados derrotar a los Tiger en Normandía. Sin embargo, aunque esta estrategia defensiva (con muchas líneas como la Sigfrido, Hitler, etc.) tuvo sus frutos a corto plazo, dificultando el avance aliado, no logró nada bueno a mediano y largo plazo. De hecho, no hay que olvidar que en Normandía una división entera de panzer resultó casi destruida, no por fuego de tanques, sino por fuego aéreo. El Maus, con su enorme silueta, no hubiera resultado un blanco nada difícil.

 



 

El final

Marzo de 1944 marcó la salida de la fábrica del segundo protitipo, que difería del primero en muchos detalles. Hacia mitad de ese año se le anexó la planta motriz y la primera torre real, que incluía un cañón KwK 44 /55 de 128 mm, con un cañón coaxial KwK 44 L/36.5 de 75 mm y una ametralladora MG34 como defensa antiaérea. Se suponía que al primer prototipo se le instalaría la segunda torre de producción, pero esto nunca sucedió.

Este enorme poder de fuego no tenía paralelo en todo el mundo. El cañón principal podía penetrar la coraza frontal, lateral y trasera de cualquier vehículo aliado, desde el Sherman hasta el JS-2, a un alcance estimado de más de 3.000 metros. Sin embargo, las miras para estas armas no estuvieron listas al mismo tiempo que el prototipo, y fueron añadidas más tarde.

Una curiosa fotografía trasera de uno de los pocos Maus construidos. Obsérvese el poco espacio entre las orugas y el gran tanque de combustible dispuesto para incrementar su escaso alcance operativo.

Las pruebas de ambos prototipos fueron largas y estuvieron constantemente interrumpidas por problemas motrices y demoras en la producción de ciertos componentes, como consecuencia de los bombardeos aliados a las fábricas alemanas. Durante estas pruebas se llegó a la conclusión de que, en caso de una falla motriz, cada Maus debería ser remolcado por al menos otros dos vehículos del mismo tipo, lo cual habla a las claras de su escasa movilidad. Aparentemente otro de los diseños que involucró al Maus fue el desarrollo de un montaje doble de cañones antiaéreos de 88 mm, utilizando dos cañones Flak 43.

Krupp estaba produciendo otros cuatro cascos de Maus cuando, en julio de 1944 se le ordenó cesar su producción y disponer de esos componentes. Esta orden se acató en agosto, aunque el segundo prototipo comenzó sus pruebas al mes siguiente, utilizando los campos de Kummersdorf y Böblingen. Allí estuvieron hasta las semanas finales de la guerra, cuando el primer prototipo con la torre simulada fueron capturados por las fuerzas soviéticas cerca de Kummersdorf. Las tropas alemanas, imposibilitadas de moverlo, lo habían saboteado mecánicamente antes de abandonarlo, aunque hay fuentes que indican que entró realmente en combate mientras defendía su posición. En esos días se decidió enviar al segundo prototipo, que tenía la torre en funcionamiento, a Berlín para apoyar la defensa de la capital alemana. Sin embargo el vehículo se averió en el camino cerca de Zossen, y tuvo que ser volado por su tripulación para evitar que cayera en manos enemigas, por lo que ninguno de los dos prototipos vio el combate, al menos que se sepa fehacientemente.

Aunque no se había construido ninguna otra unidad, aparentemente había varios componentes, por ejemplo, un tercer casco fue encontrado en las instalaciones de Krupp en Essen, junto con la torre casi terminada del primer prototipo. Se cree que había 9 prototipos en diferentes estados de terminación cuando la guerra llegó a su fin.

Interesadas en el diseño, las autoridades rusas ordenaron que el casco capturado del primer prototipo fuera ensamblado con la torre funcional del segundo prototipo. Para sacar a la torre de 55 toneladas del casco quemado, fueron necesarios 6 vehículos semiorugas de 18 toneladas, lo cual muestra a las claras lo imposible que hubiera sido tener que mover el aparato completo si era averiado (en comparación, muchos de los tanques occidentales de la fecha pesan entre 50 y 60 toneladas). Finalmente se llevó a cabo el ensamblaje de las dos partes en Alemania, y el aparato fue enviado a la Unión Soviética, donde llegó el 4 de mayo de 1946. Luego de muchas pruebas entre 1951 y 1952, el único Maus sobreviviente fue llevado a la base aéra de Kubinka: actualmente es una de las piezas más llamativas del museo de tanques que funciona en dicho lugar.

 

Actualmente el único Maus sobreviviente es una de las grandes joyas del museo ruso de tanques en Kubinka. La fotografía superior permite apreciar el blindaje inclinado de la torre y lo grueso del blindaje del casco, también inclinado en el frontal. En la inferior podemos apreciar detalles del mantelete; aparentemente sólo montaba un cañón y no los dos proyectados. La pieza de metal sobresaliente debajo puede haber estado destinada a parar proyectiles apuntados a golpear la zona de contacto entre la torre y el casco, táctica que había funcionado contra ciertos tanques alemanes en el pasado.

 

 

Una maqueta del Maus sin armamento, destinada a pruebas motrices. Las figuras humanas hablan a las claras de su volumen. Sin duda un aparato imponente, es difícil pensar que hubiera podido servir de mucho en un campo de batalla cada vez más rápido.

Especificaciones técnicas Panzer VIII Maus

Largo 10,09 metros
Ancho 3,67 metros
Alto 3,63 metros
Peso 188 toneladas
Blindaje

glacis 200 mm a 35º; lados del casco 180 mm; trasero 160 mm; frontal de la torre 240 mm; lados 200 mm y trasero 60 mm

Armamento

un cañón de 128 mm KwK44 L/5
más un cañón coaxial de 75 mm KwK 44 L/36.5, además de una ametralladora de 7.92 mm MG34

Planta motriz Mercedes Benz 517 (diesel) de 1.200 hp
Velocidad 13 km/h en carretera
Alcance 160 km en carretera, 62 km campo traviesa
Tripulación 5 o 6
Producción planeada entre 150 y 200

 

 

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto
Supertanques de la Segunda Guerra Mundial