Atomic Annie

Con el nombre código M65, este cañón, que recibió el cariñoso apodo de Atomic Annie (Annie Atómica), fue el único cañón del mundo que llegó a disparar munición nuclear en un ensayo con fuego real.

En 1949, se le solicitó a Picatinny Arsenal crear una pieza de artillería capaz de disparar munición nuclear. Como no había ningún precedente de algo similar, los responsables del diseño tomaron el mayor proyectil del momento, calibre 240 mm, y lo agrandaron proporcionalmente. Así mismo, tomaron como modelo la cureña del cañón alemán K5, conocido genéricamente como Anzio Annie (Annie de Anzio, por la localidad italiana donde operaba).

No sin algunas idas y vueltas, se aprobó el diseño general y se comenzó un largo trabajo de desarrollo, que tomó unos tres años. Finalmente se puso como fecha para producir un modelo de demostración en enero de 1953, momento en el que se produciría un desfile por la reciente asunción presidencial de Dwight Eisenhower.

Más allá de su poco convencional objetivo, tal vez lo más extraño de Atomic Annie era su forma de desplazamiento. Como la cureña era un derivado del K5, que era un cañón ferroviario, podía moverse hacia adelante y atrás. En cada extremo había un vehículo de transporte de artillería que tiraba o empujaba de ella. Cada uno de estos tractores de artillería tenía capacidad para moverse independientemente, lo que permitía, con buena coordinación, emplazar cuidadosamente la pieza. A una velocidad máxima de unos 50 km/h, el desplazamiento tenía sin embargo algunos problemas para hacer giros cerrados en carretera debido a su longitud. Por otra parte, el M65 podía ser dispuesto para el disparo o cargado en su transporte en unos 15 minutos, lo que le daba una buena flexibilidad a la hora de disparar y moverse.

Uno de los ejemplares de M65 actualmente en exposición estática en Estados Unidos. Obsérvese la extraña configuración del sistema de movilidad de la cureña, reminicencia de su origen relacionado con cañones ferroviarios. Armados con potentes brazos en la parte trasera, cada uno de estos tractores de artillería enganchaban la cureña y la trasladaban a su destino, donde se desenganchaba y comenzaba a operar por su cuenta.

Un éxito

Video del ejercicio Gable, que muestra el disparo del proyectil atómico y su impacto en el área de pruebas.

Todo marchó bien en el proyecto, lo que permitió que apenas meses después, el 25 de mayo de 1953 a las 08.30 horas, se procediera a una prueba con munición activa. En el ejercicio llamado Gable, en el sitio de pruebas del desierto de Nevada, Atomic Annie lanzó su proyectil nuclear a una distancia de poco más de 10 kilómetros. La ojiva nuclear de 15 kilotones detonó sin problemas, marcando la primera (y hasta ahora, única) vez en que un cañón lanzó un proyectil de cabeza nuclear.

El éxito de la prueba hizo que el interés en este tipo de sistema de armas se mantuviera, ordenándose la producción de 20 cañones adicionales, cada uno con un costo de aproximadamentel 800.000 dólares. Lejos de dejarlos estacionados en EEUU, donde su limitado alcance los hubieran tornado inútiles, se los envió a los lugares más calientes en ese momento de Guerra Fría: Alemania y Corea. Para evitar ser detectados y puestos en la mira por fuerzas soviéticas, se los movía frecuentemente, aunque las fuerzas comunistas sabían que existían, constituyendo una importante arma de disuasión. Su existencia incluso disparó la construcción de un cañón de similares características, el 2A3 Kondensator 2P.

Sin embargo, con el paso del tiempo, las limitaciones del sistema comenzaron a aflorar y a hacerse tan importantes que su uso comenzó a ponerse en entredicho. Se trataba de un cañón muy grande, de limitado alcance (lo cual impedía ponerle ojivas más poderosas ya que el radio de la explosión podía dañar a los servidores) y difícil de mover debido a su cureña. Por otra parte, se comenzaron a crear cabezas nucleares de menor tamaño para calibres standard, ya en uso, como 155 mm y 203 mm, lo que hizo innecesarias armas de mayor calibre, sin dejar de lado los nuevos misiles y cohetes de artillería también con cabezas nucleares. Estas dos alternativas sellaron el destino de Atomic Annie, quien quedó rápidamente obsoleta.

De todas maneras, debido a su refinamiento, no se la retiró de servicio hasta 1963, permaneciendo por cierto tiempo como un arma exótica en los arsenales estadounidenses.

Otro M65 en exposición estática. La mayoría de estos está exhibido sin sus tractores de artillería, tal como se verían listos para disparar.


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto
Enlaces útiles
Superartillería
2A3 Kondensator y 2B1 Oka