Sea Shadow

Media década después de que fueran revelados el B-2 y el F-117, un aparato furtivo hacía un nuevo debut. Pero esta vez no se trataba de un avión, sino de un barco, y su aspecto poco elegante dejó de nuevo extrañados a muchos. Se trata del «Sea Shadow» (Sombra Marina), y no es un prototipo o un aparato de serie, sino un demostrador de lo que la tecnología furtiva podía hacer por los buques de guerra.

El proyecto surgió de la combinación de esfuerzos de ARPA (Advanced Research Projects Agency, Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados), la US Navy y la emprea Lockheed Martin. Se había comenzado su diseño y fabricación a medidas de la década de 1980, cuando los aviones furtivos estaban siendo probados. Su propósito básico era explorar los horizontes en nuevas técnicas para naves de superficie, incluyendo el control, nuevas estructuras, automatización y la reducción de la firma radar.

De extraño y humilde diseño el Sea Shadow pretende investigar tecnologías que puedan dotar a naves mucho más grandes, complejas y convencionales de tecnología que las haga más difíciles de detectar en radares enemigos.

Fue construido en Redwood City, California. A pesar de su aspecto extraño y frágil, puede navegar a una velocidad de 13 nudos, gracias a dos motores diesel, y además está diseñado para sobrevivir a condiciones marítimas muy duras. Construirlo costó apenas 50 millones de dólares y todo el programa de pruebas, que ya lleva más de 10 años, no costó más que 195 millones de dólares. Aunque es propiedad de la Marina de los EEUU, lo opera personal de la empresa fabricante.

Sus debilidades motrices, sin embargo, no lo limitan porque no se supone que sea una nave rápida. Es un boceto de lo que otras naves podrán lograr. Su diseño de cascos gemelos, añadidos a una nueva forma de propulsión, le dan muy buenas capacidades de maniobrabilidad en aguas de todo tipo. De hecho, puede girar sobre sí misma, ya que aparentemente ni siquiera tiene timón, sino que sus hélices, dispuestas delante y detrás del casco, hacen que tenga «tracción total». Sus lados inclinados hacia arriba son para deducir su firma radar, además de para mejorar su hidrodinamia y la fuerza de su estructura. Durante los años, muchas mejoras probadas en el Sea Shadow pasaron a ser parte de buques de la US Navy, como por ejemplo el sistema de control de firma radar en los destructores clase Arleigh Burke.

Recién el 11 de abril de 1993, Lockheed Martin y la US Navy sacaron a relucir al Sea Shadow. Anteriormente los ensayos habían sido de noche, pero ese día el buque salió a alta mar de día, para que todos pudieran verlo. Curiosamente, hasta esa fecha se habían hecho solamente pruebas preliminares, pero el vehículo había estado casi siempre almacenado, desde 1986. En marzo de 1994 se comenzó a probar al Sea Shadow en conjunto con buques de guerra de todo tipo, realizando operaciones conjuntas en la costa sur de California.

Sin lugar a dudas, toda la información relacionada con el Sea Shadow era de gran valor, tanto para EEUU como para gobiernos extranjeros. Y esto lo sabía muy bien John Douglas Charlton, un ingeniero retirado de la Lockheed, quien fue arrestado el 25 de mayo de 1995, al intentar vender documentación clasificada que había robado antes de su retiro. Al parecer, estos documentos tenían datos sobre el Sea Shadow y sobre un sistema de minas que disparaban torpedos antisubmarinos. Charlton fue arrestado cuando intentaba vender dichos datos a un agente del FBI que se hacía pasar por un funcionario extranjero. Y es que este tipo de datos vale su peso en oro, ya que no solamente informa al país comprador de los avances enemigos, sino que también permite aprender sin tener que gastar sumas siderales en experimentación.

La US Navy reactivó el programa en 1999, dispuesta a seguir investigando sus posibles usos. Para eso hubo que reparar la nave y reacondicionar su dique seco. Una vez listo, la tripulación la llevó desde San Diego hasta la antigua base naval en Oakland, California. Allí se la destinó a dar apoyo a un programa para el DD21, un proyecto de destructor avanzado: el objetivo es explorar de manera realista los métodos para mejorar la superviviencia de la nave y la reducción de su tripulación. El Sea Shadow permanece en activo apoyando a programas como este, probando todo tipo de tecnología para los buques del siglo XXI.

 

 

 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto
Enlaces útiles
Tecnología Stealth (furtividad al radar)