Programa ACR (Advanced Combat Rifle)

Entre finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, el Ejército de Estados Unidos estaba buscando un reemplazante para el ya veterano M16. Pero en vez de buscar un sustituto más acorde con los tiempos, decidieron saltar unas décadas hacia el futuro y tratar de crear el fusil de asalto definitivo.

Así comenzó el programa ACR (Advanced Combat Rifle, Rifle de Combate Avanzado). Lo que siguió tardó años en conocerse, y aún hoy muchos de los hechos son cuestión de debate y discusión.

Cuatro empresas se apresuraron a presentar sus diseños: la austríaca Steyr, la alemana Heckler und Koch, la estadounidense Colt y la AAI. Cada uno de los cuatro prototipos era una demostración de imaginación, creatividad y excelencia de diseño. Los cuatro proponían cambios radicales al hacer uso de municiones de tipo sofisticado, capaces de lograr distintas hazañas tecnológicas.

El testeo de todas las propuestas duró cerca de un año, y fue llevado a cabo en Fort Benning, Georgia, hasta agosto de 1990. Un total de 46 soldados del Ejército y de la Fuerza Aérea, tanto hombres como mujeres, gastaron cerca de tres semanas solamente disparando cada uno de los cuatro candidatos. El resto de las pruebas, como es de suponer, también fueron durísimas.

El programa costó unos 300 millones de dólares, una cifra insignificante comparada con los avances que se produjeron para el largo plazo. Sin embargo, luego de tan grande batalla por lograr un contrato multimillonario, las cuatro empresas involucradas salieron perjudicadas, de una u otra manera.

Como ningún prototipo logró todos los objetivos del programa, éste finalmente fue cancelado. Sin duda que la prueba fue algo injusta, teniendo en cuenta que se puso como requisito que se mejorara en un 100% las bondades del M16A2. Pero, si ninguno de estos extraordinarios diseños pudo, ¿qué estaban esperando los militares estadounidenses?

Pero ni siquiera uno sólo de esos excelentes proyectos lograron ser aceptados. El Ejército de Estados Unidos decidió continuar introduciendo mejoras en el M16A2, una decisión tal vez poco acertada, teniendo en cuenta la edad del diseño. Con sólo aprobar uno de estos diseños, hubieran podido contar con el arma del futuro.

Sin embargo, corren también rumores de que en realidad el programa ACR no buscaba un reemplazo del M16A2, sino que más bien quería probar hasta dónde podía llegar la industria armamentística en su ansia de innovar. Según esta teoría, lo que las FFAA pretendían hacer era solamente eso, un experimento para probar las armas de última generación, al igual que las tecnología de munición más avanzadas, para luego pedir un diseño nuevo a partir de las ideas que parecieran más prometedoras. En teoría, esto haría que el reemplazo del M16A2 llegara hacia 1995, pero eso tampoco fue así.

En mi opinión, esta teoría o es falsa, o es errónea, o si es cierta, puede mostrar la gran ingenuidad de ciertos sectores. Cuando se busca un arma nueva, se hace un pedido y punto. Sin embargo, esta teoría ayudaría a explicar, en parte, qué sucedió con los enormes avances del proyecto ACR, que quedó defnitivamente en la nada a los pocos años.

Esta es una parte de la historia de la tecnología militar que estuvo en secreto durante mucho tiempo. Muy pocas publicaciones han dicho algo más que simples comentarios sobre estas armas, cuyo real desempeño todavía tiene sombras de duda. Encontrar material para estos artículos fue realmente difícil.

 



Volver a Arsenal Secreto


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto

Los 4 fantásticos

Steyr ACR: el prototipo de esta firma austríaca era similar exteriormente al AUG, pero proponía el uso de munición flechette, de una velocidad asombrosamente elevada.

H&K ACR - G11: el prototipo de la firma alemana H&K proponía el uso de una munición sin vaina, y fue el "extraoficial" ganador del concurso, aunque no logró todos los objetivos fijados.

AAI ACR: un prototipo en apariencia bastante convencional, tanto que casi pasaba por un fusil convencional.

Colt ACR: la empresa Colt, fabricante del M16, tenía más de un motivo para crear a su sucesor, pero falló esta vez.