Cañonero AC-130

AC-130U Spooky

El programa de adquisición para el nuevo cañonero comenzó en una orden del Congreso estadounidense a mediados de los 80s, para revitalizar las capacidades de operaciones especiales. Luego de que Rockwell lograra el contrato en 1987, se voló la primera aeronave el 20 de diciembre de 1990. Dos años más tarde, se aumentó el presupuesto para que, en lugar de 12 fueran 13 las naves convertidas, y así poder reemplazar al AC-130H perdido en la Tormenta del Desierto. Luego de completar los exhaustivos requerimientos de vuelo del programa desde 1991 hasta 1994, la primera aeronave fue entregada el 1º de Julio de 1994.

La versión AC-130U permitía reemplazar a los AC-130A, que estaban bastante desactualizados en cuanto a sensores, particularmente, pero además ya tenían muchos años de vuelo. Esta versión está integrada por un sistema de protección por armadura, sensores de alta resolución (televisión con todo tipo de nivel de luz, además de detectores de infrarrojos y radar de ataque), aviónica más avanzada, un sofisticado software para el control de disparo, y un conjunto de cañones integrados de 25 mm, 40 mm y 105 mm. El radar permite el uso del cañonero en todo tipo de condiciones climáticas, además de durante la noche.

Luego de la aparición del modelo U, el H es el más antiguo de la flota de cañoneros.

La escalada de calibres llega a su máxima expresión en la versión U del AC-130, que volvió a la denominación Spooky que antes tenía el AC-47. Lejos han quedado los años de la munición de 7,62 mm, pensada para hacer frente a formaciones de infantería enemiga. Cuando las primeras versiones del AC-130 incorporaron el cañón de 40 mm, y las posteriores hicieron lo suyo con el de 105 mm, llegó el tiempo de dejar de lado los cañones de 20 mm modelo M61. En efecto, el AC-130U reemplaza los dos cañones de este calibre que quedaban por un sólo cañón GAU-12 calibre 25 mm, en una instalación orientable, con una cadencia de fuego de 1.800 disparos por minuto. La experiencia acumulada durante los años reveló que a veces agregar más cañones no era lo más indicado; de hecho, en la época del AC-119 algunas tripulaciones desmontaban uno o dos cañones para tener más espacio para la munición. Si un cañón hace bien su trabajo y es confiable, no se necesita otro más, sino más proyectiles. Como puede verse, de los tres cañones del AC-47 se pasó a una etapa de agregar todos los cañones posibles, llegando a sus límites con las 4 Minigun y 2 Vulcan del AC-119K y las 4 Minigun y 4 Vulcan del AC-130A. Pero con la llegada gradual de más y mejores sensores, del poder de fuego bruto se pasó al fuego más preciso, que requiere de más municiones pero no de mayor cantidad de cañones. La idea de instalar el GAU-12 sigue esta experiencia: el modelo U puede llevar el doble de munición que el H. Además, el alcance de los proyectiles es mayor (3.500 para el de 25 mm contra 2.500 para el de 20 mm), lo cual permite alejarse un poco más de las baterías antiaéreas o cualquier otra amenaza terrestre.

Aunque se pueda llevar a pensar lo contrario, el AC-130U es una de las máquinas de combate más complejas que existen. El hecho de que esté montada sobre un relativamente barato carguero no evita que su costo llegue a los 190 millones de dólares (en comparación, el AC-130H cuesta unos 132,4 millones, de manera que puede verse la escalada de precio). Con 8 modelos H y 13 modelos U, la flota de cañoneros vale una verdadera fortuna. La mayor parte del precio lo comprenden los sensores, pero también otros sistemas que son imprescindibles. El mantenimiento de tan variado equipamiento (tres tipos de armas, varios tipos de sensores, diversos tipos de contramedidas electrónicas y de otros tipos) es una constante preocupación. Un ejemplo lo constituyen los sistemas de reducción de calor, que tienen una tendencia legendaria a cumplir su tarea a costa de constantes deformaciones o roturas.

Como era de esperarse, una máquina tan moderna posee un sistema integrado de computadoras, lo cual no ayuda a bajar su precio. Dicho sistema tiene un software que comprende más de 609.000 líneas de código, las cuales permiten controlar tres tipos diferentes de cañones al enviarle datos que provienen de los más avanzados sistemas de sensores. Su radar de ataque multimodo le da un rango de detección extremadamente grande, permitiendo rastrear los proyectiles de 40 mm y 105mm, dando a la tripulación el lugar exacto del impacto y permitiendo así corregir el fuego. Tiene capacidad para rastrear dos blancos separados por hasta un kilómetro, cada uno con un sensor diferente, de manera que cada sensor guíe a un cañón diferente permitiendo un ataque simultáneo a ambos: esta capacidad no se encuentra en ningún otro tipo de aeronave. Además de navegación inercial, posee un aparato de GPS, a lo que se le agrega el hecho de tener una autonomía mayor que la del AC-130H. La defensa pasiva incluye los ya obligatorios dispensadores de bengalas y chaff, para confundir a los misiles tanto IR como de guía radar; por otra parte se añadieron escudos de calor debajo de los motores para dispersar y esconder las señales infrarrojas que provienen de ellos.

Luego de que los AC-130U comenzaran a volar, las modificaciones descubiertas en los nuevos vuelos de prueba llevaron a una revisión general de todo el sistema, permitiendo así corregir el software y las pequeñas deficiencias del hardware y de la integración de ambas partes. Por otra parte, otro programa comenzó a reemplazar diversos sensores, instalando el detector de infrarrojos AAQ-26 tanto en el AC-130H como en el U, en lugar del AAQ-17. El cableado y varias otras partes de la aviónica serán renovadas, todo tendiente a mejorar la identificación y adquisición de blancos, permitiendo a la aeronave operar más rápidamente y así reducir su vulnerabilidad.

Como siempre, se hace especial énfasis en la defensa pasiva del aparato. Los sistemas de supresión de señales IR están siempre siendo revisados y se han reevaluado varias veces, para permitir mejoras en sus capacidades, mejorar su facilidad de uso y mantenimiento, y hacer que no interfieran con ningún sistema de la nave. Mientras la firma radar del enorme Hercules no puede ser eliminada, sí se pueden instalar sensores de alerta radar e interferidores; sin embargo la proliferación de misiles portátiles guiados por infrarrojos y la dificultad de su detección (siendo que no emiten ningún tipo de señal previa) los hacen especialmente peligrosos.

El AC-130U no parece ser, sin embargo, el último desarrollo, ni tampoco está excepto de mejoras y actualizaciones. Ya existen programas para reemplazar el GAU-12 por un cañón Bushmaster, que puede ser el modelo M242 de 25 mm o el Bushmaster II o III. También hay planes para reemplazar el cañón M102 de 105 mm por un mortero de 120 mm, y de sumar además la posibilidad de utilizar misiles del tipo AGM-114 Hellfire o cohetes Hydra 70, con el fin de tener un mayor alcance para cierto tipo de objetivos.

 

 

 

Recent and planned upgrades

In 2007, Air Force Special Operations Command (AFSOC) initiated a program to upgrade the armament of AC-130s. The test program planned for the 25 mm GAU-12/U and 40 mm Bofors cannon on the AC-130U gunships to be replaced with two 30 mm Mk 44 Bushmaster II cannon.[12] In 2007, the Air Force modified four AC-130U gunships as test platforms for the Bushmasters. These were referred to as AC-130U Plus 4 or AC-130U+4. AFSOC, however, canceled its plans to install the new cannons on its fleet of AC-130Us. It has since removed the guns and re-installed the original 40 mm and 25mm cannons and returned the planes to combat duty.[13] Brigadier General Bradley A. Heithold, AFSOC's director of plans, programs, requirements, and assessments, said on 11 August 2008 that the effort was canceled because of problems with the Bushmaster's accuracy in tests "at the altitude we were employing it". There were also schedule considerations that drove the decision, he said.[14]

There were also plans to possibly replace the 105 mm cannon with a breech-loading 120 mm M120 mortar, and to give the AC-130 a standoff capability using either the AGM-114 Hellfire missile, the Advanced Precision Kill Weapon System (based on the Hydra 70 rocket), or the Viper Strike glide bomb.[15]

The Air Force awarded L-3 Communications a $61 million contract to add weapons packages to eight MC-130W Combat Spear special-mission aircraft[16] to give them a gunship-like attack capability. L-3 will provide weapons kits, named "precision strike packages", for installation on the aircraft at Warner Robins Air Logistics Center, Georgia. MC-130Ws fitted with the weapons will be known as Dragon Spears. Air Force Special Operations Command is arming these aircraft to relieve the high operational demands on its regular AC-130 gunships until new AC-130Js enter the fleet.[17] The MC-130W Dragon Spear was renamed the AC-130W Stinger II in 2011.[18]

The Air Force launched an initiative in 2011 to acquire 16 new gunships based on new-built MC-130J Combat Shadow II special operations tankers outfitted with a "precision strike package" to give them an attack capability. The Air Force is requesting $1.6 billion from Fiscal 2011 through 2015 for this recapitalization. These aircraft would increase the size of the Air Force's gunship fleet to 33 aircraft, a net increase of eight after the planned retirement of eight aging AC-130Hs. The first aircraft would be bought in Fiscal 2012, followed by two in Fiscal 2013, five in Fiscal 2014, and the final eight in Fiscal 2015.[19] The decision to remain with the C-130s to fill the need came after funding to acquire 16 C-27Js was removed from the fiscal 2010 budget.[20] The AC-130J will follow the path of the Dragon Spear program,[21] along lines generally similar to the USMC Harvest HAWK program.[citation needed] On January 9, 2013, the Air Force began converting the first MC-130J Combat Shadow II into the new AC-130J Ghostrider. It is expected to be completed in November 2013 with flight testing by December 2013.[2

 

 

<<página 1
< página 2 >
página 3 >>

Búsqueda personalizada
 


Cuartel General | Ejércitos del aire | Ejércitos del mar | Ejércitos de tierra | Haciendo contacto


<<página 1

< página 2 >
página 3 >>

 

Artículo en PDF

Este texto forma parte de un artículo en PDF sobre los aviones cañoneros, desde su origen en Vietnam hasta la época actual. Si le interesa saber más sobre todos estos aparatos puede bajarlo gratuitamente aquí.

Enlaces útiles
C-130 Hércules